Qué hacer para convertir la app de tu empresa en otro canal de ventas

El éxito de una aplicación para dispositivos móviles se mide en las interacciones que logra con los usuarios. Te desvelamos los secretos para lograr que tu app se descargue y, sobre todo, se use: si funciona incrementará tus ventas el 15%. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La Tagliatella: 100.000 descargas

La aplicación de La Tagliatella está pensada como un canal para premiar las visitas, pero también para mejorar la experiencia conociéndole más a través del big data”. Lo explica Alberto Monedero, responsable de marketing online de esta red de hostelería italiana. Con este objetivo se diseñó una app que ha ido incorporando utilidades en cada actualización.

En su lanzamiento ofreció localizador de restaurantes y club de fidelización, si bien en lugar de premiar con el descuento habitual se canjean los puntos por productos gourmet de cocina italiana, poniendo el acento en la materia prima, un valor al que siempre se ha asociado la marca. Gradualmente se ha incluido utilidades como reserva online, tramitación de pedidos para llevar o pago a través del móvil.

En el desarrollo de Amici de La Tagliatella se involucró a toda la empresa, para lo que un comité trabajó durante más de seis meses. Su lanzamiento se realizó primero en unidades propias para, comprobada la acogida, pasar a la red franquiciada.

El resultado ha superado las expectativas: unas 100.000 descargas en nueve meses: “Lo importante es que la funcionalidad de la app sea relevante para el usuario, si no, la elimina y es muy difícil volver a captarle”, explica. En su promoción se volcaron todos los canales de contacto con los clientes. Sus redes sociales, entre las que destacan los 580.000 fans de Facebook, e-mailings a clientes y el punto de venta. También se invirtió en publicidad con campañas display en dispositivos móviles. Pero su responsable insiste en la aportación del restaurante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Akira Comics: 4.000 descargas

La app es una reafirmación de lo que siempre hemos hecho: apostar por la innovación”, explica Jesús Marugán, portavoz de este negocio familiar de venta de cómics en el barrio de La Vaguada de Madrid. Pero no hablamos de una tienda más, sus 370 m2 fueron reconocidos en 2012 con el Eisner Spirit Comics, el premio más prestigioso de esta industria que se da a conocer en la Convención Internacional del Cómic de San Diego; en 2016 recibió el tercer premio como Mejor Webshop social de España.

Este templo de los amantes del cómic desde hace 23 años, cuenta con web desde 1995 y en 2001 empezó a vender online, un canal hoy responsable del 60% de su facturación. Con estos antecedentes estaba cantado que la marca Akira Comics pronto estaría en el móvil. “Lo barajamos durante años, veíamos la evolución de las apps de las grandes marcas 
y cuando las librerías de referencia americanas se lanzaron, no lo pensamos más”.

Así en 2012 se empezó a trabajar diseñando primero una app de consulta de los fondos de la librería, que en 2015 incorporó la venta: “De momento aporta el 5%, pero pensamos que es una buena evolución en su primer año, tenemos grandes esperanzas”.

Sin embargo, Marugán aconseja actuar con prudencia: “Al final, una mayoría de empresas 
va a recorrer este canal, pero hay que hacerlo con planificación, sabiendo qué se quiere y cuánto puedes gastar”. Una inversión que, en su caso, calculan en unos 9.000 euros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Fisiohogar: 1.500 descargas

Cuanto más le facilitas el contacto al cliente con tu marca, más posibilidad de negocio hay”. Así de práctico se muestra Pablo Herrera, fundador de Fisiohogar, servicios de fisioterapeuta a domicilio desde 2007, que ya agrupa a 40 profesionales, y desde el año pasado se expande en régimen de franquicia desde su Madrid natal.

Fisihogar es ejemplo de máximo aprovechamiento de las plataformas estandarizadas de app, en este caso en una rentable colaboración con Application. Con un coste de unos 400 euros al año y una dedicación limitada (“apenas empleamos tiempo en su gestión”), han encontrado en este canal una interesante vía de comunicación con el cliente.

“Somos una empresa de vocación tecnológica, entre otros objetivos, para ser más accesibles al cliente”, explica Herrera. “Pensamos que nuestra app debía ofrecer información práctica, que nosotros llamamos hojas de estiramiento con ejercicios y consejos para cuidarse, y además ofrecemos una sección de consultas”, añade. Pero lo que realmente ha aportado valor es la posibilidad de gestionar la cita desde el móvil, en especial en su servicio para empresas, donde cada compañía cliente cuenta con una pestaña en la que distribuir las sesiones con los empleados interesados. 


La app lleva operativa dos años, la promocionan sin inversión publicitaria pero en todos los canales a su alcance, incluidos eventos, y además de aportar valor de marca, ayuda a vender: “No
 es una herramienta de venta directa, pero con el servicio de notificaciones push lanzamos precios de última hora para sesiones que no tenemos cubiertas con un gran éxito”. 
La satisfacción es alta, de hecho “trabajamos en el diseño de otra de uso más interno con la que vamos a sacar partido al geoposicionamiento”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo