Qué argumentos manejan los empleados que piden un aumento salarial

Además de intentar convencer a los jefe con buenos argumentos, los buenos negociadores manejan otras estrategias.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué tienes que pedir?

En primer lugar debes compararte contigo mismo para saber, dependiendo de tus méritos, qué es lo que debes pedir:

- Solicitar una promoción. Si yo tengo un desarrollo muy alto, es decir lo que hago lo hago muy bien, y además, según la compañía, mi potencial es elevado porque puedo seguir asumiendo puestos de mayor responsabilidad, más que una subida de sueldo tendría que negociar una promoción. Lógicamente, en la promoción ya iría incluida un mayor salario.

- Pedir un aumento. Si he tocado techo en la compañía porque mis capacidades no van para puestos de mayor promoción, pero tengo un magnífico desarrollo porque sobrepaso objetivos y tengo más experiencia que los demás, entonces sí puedo pedir un aumento de sueldo.

- Negociar otros beneficios. Ahora, ¿qué ocurre si tengo potencial pero no he cumplido el desarrollo? En vez de una subida tengo que negociar una mayor inversión en formación para mi. 

Acude con argumentos

- Compárate con el mercado. A la hora de negociar el salario, es muy importante tener en cuenta el mercado en general, el sector particular en el que te mueves y la situación por la que pasa tu empresa.

Hay que tener en cuenta que los sectores que hoy están en auge, mañana pueden decaer, por ello estas subidas suelen estar ligadas a la retribución variable.

- Consigue buenos resultados. Basa tu petición en la mejora de los resultados obtenidos, pero sé realista. Mucha gente cree que por cubrir el 100% de su trabajo tiene que ganar mucho más, cuando en realidad te pagan por eso. Además, hay que ser muy cuidadoso en las cosas. No puedes decir: mire es que yo soy muy puntual, porque el argumento que hoy utilizas y que parece muy claro para una subida, mañana puede servir para que te digan que te vayas buscando un futuro mejor.

Cómo pagan a los demás

Si uno es consciente de que en la organización está peor pagado que otras personas que contribuyen lo mismo que él, esto sí se debe poner sobre la mesa, porque es injusto.

Sin embargo, aun siendo este un argumento de peso, no te hagas pasar por víctima ni te pongas a la defensiva. Haz ver a tu jefe la diferencia de salarios con datos evidentes de que vuestra situación laboral es equiparable y no la económica.

- Pensar en la carrera profesional. Hay que vincular siempre la retribución del próximo año a los objetivos futuros y a la trayectoria pasada. A las personas no se les paga sólo por el último año. Puede haber sido excelente después de cuatro muy malos.

Durante la entrevista

- No presiones. Para conseguir un aumento de sueldo nunca hay que poner sobre la mesa una contraoferta o nada que parezca presión. Todo lo que sea: yo quiero ganar más porque sino... al final es un efecto boomerang que se vuelve contra ti.

Además, si efectivamente se iguala esa oferta, se está haciendo de una manera poco natural y de algún modo obligada. Eso conlleva a que el nivel de confianza no sea el mismo y todo eso repercute en la relación de la empresa y la persona en el futuro.

Por otro lado, muchos trabajadores plantean la contraoferta antes de tenerla en firme con lo cual, no es raro que se encuentren sin una cosa y sin la otra.

- Sé positivo. Los términos que puedes utilizar en la negociación deberían girar en torno a: quiero permanecer, quiero saber cuál es mi futuro en la compañía. Yo voy a contribuir y a cambio quiero más.

El momento ideal

Si quieres pedir un aumento de sueldo, el mejor momento es aquel en el que la compañía hace balance del cumplimiento de los objetivos que se habían establecido y se negocian los objetivos para el nuevo periodo.

También conviene estar pendiente del IPC, pues es el dato de referencia sobe el cual se revisan los convenios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo