6 claves para hacer una entrevista de selección de personal

Debes evitar guiarte por las recomendaciones y analizar si los candidatos se adaptarán bien a la cultura de la compañía. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo

A la hora de elegir, muchos empresarios se limitan a realizar una entrevista y se dejan llevar por la intuición, o bien contratan al candidato que mejor les cae, pero esta forma de selección no suele dar buenos resultados.

Lo mejor es planificar el proceso según el grado de complejidad de las tareas. Para el personal menos cualificado una entrevista personal clásica es suficiente, pero en puestos directivos o mandos intermedios es necesario hacer, además, una entrevista de competencias, un test de personalidad e, incluso, pruebas grafológicas.

Cualquiera que sea la técnica utilizada en las preselecciones, el proceso se debe cerrar con una entrevista que defina cuál es el candidato perfecto. Pero ten en cuenta las pautas que puedes leer a continuación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
1) Evita las preguntas directas

No se debe preguntar abiertamente lo que nos interesa. De lo contrario el entrevistado sabrá lo que buscas y mentirá para convencerte.

Por el contrario, las preguntas del tipo “¿alguna vez has tenido que despedir a un colaborador?, ¿por qué motivo?”, o “¿si descubres que un subordinado te está engañando, le preguntarías por qué lo hace o le despedirías sin más?”, ayudan a conocer los valores y objetivos del candidato.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2) No hagas falsas promesas

Es un error partir de un salario bajo con la promesa de subirlo cuando el candidato alcance el rendimiento esperado porque, si no se cumplen sus expectativas, tendrá un motivo para marcharse. Pero tampoco debes dejar escapar al candidato ideal porque pida más salario. Si el candidato es bueno, se debe seguir adelante con su candidatura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3) Pregunta por sus aspiraciones

Contratar a alguien que supere con creces las exigencias del puesto puede ser negativo, porque, en poco tiempo, estará desmotivado y rendirá menos. Por eso, hay que conocer sus motivaciones: si es su primer trabajo o busca algo para mejorar, qué importancia le da al salario, o si valora el buen ambiente de trabajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4) Capacidad de aprender

Si el puesto requiere una renovación constante de tareas o es de nueva creación para el que vas a contratar personal sin experiencia, debes medir el potencial de aprendizaje y desarrollo de los candidatos o tendrás que invertir en formación sin una garantía de éxito.

En este caso, los resultados de las pruebas psicotécnicas o averiguar si le gusta asumir nuevos retos te servirán de ayuda.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5) No juzgues por las apariencias

La forma de vestir te orientará sobre el estilo personal del candidato, pero no debe ser un factor decisivo al elegir.

La seguridad, la educación, la forma de mantener la mirada o la sinceridad en las respuestas sí pueden inclinar la elección hacia uno u otro candidato. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6) No decidas durante la entrevista

Si el candidato te gusta, conviene decirle que vas a seguir adelante con su candidatura, pero que no puedes decidir en ese momento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo