6 razones para que tu próxima reunión la hagas paseando

No todas las reuniones pueden celebrarse mientras se camina porque se requiere consultar documentos, tomar nota o son varios los asistentes. Sin embargo, en ocasiones más informales, muchos optan por reunirse mientras dan un paseo. La práctica, conocida en EE.UU como walking meeting, tiene cada vez más defensores. Estas son sus ventajas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aumenta la comunicación

Lo ideal para un walking meeting es que se celebre entre dos personas, a lo sumo 3. Esto permitirá a los participantes una comunicación más fluida, sin tantas interrupciones y sin tener que ceder la palabra constantemente a los integrantes de un grupo mayor. Se entiende también que este ambiente más distendido se presta más a la discusión de algún tema que a la aprobación de puntos trascendentales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Desinhibe

Abandonar un despacho y pasear por las instalaciones de la empresa para mantener una charla o salir a la calle -si es en contacto con la naturaleza mejor- produce un efecto relajador. Ademas, el hecho de estar los dos interlocutores al mismo nivel, paseando a la par, derriba las posibles barreras jerárquicas que puedan haber y entorpezcan las conversación propiciando encuentros más amigables.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Ayuda a la resolución de conflictos

Mientras que en una reunión convencional los conflictos tienden a enrocarse, un ambiente más distendido se presta al debate más que al enfrentamiento. Esta fue una de las observaciones hechas por Nilofer Merchant, directora de empresas en Estados Unidos, contaba en una charla TED, quien aseguró que discutir algún asunto mientras se pasea ayuda a salir de la caja. Es decir, favorece la empatía con nuestro acompañante y propicia la resolución de conflictos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Aumenta el ingenio y la creatividad

Caminar conforme conversas desencadena, aunque en pequeñas cantidades, todos los beneficios de la práctica de ejercicio. Así, incrementa la circulación de la sangre y oxigena el cerebro, algo que estimula la creatividad, según un estudio de la Universidad de Stanford . “Caminen y conversen. Les sorprenderá ver cómo el aire fresco impulsa el pensamiento innovador y les abre la mente”, decía Nilofer Merchant.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Conciliar ejercicio y trabajo

Otra de las cosas que contaba Nilofer Merchant  es su charla TED es que ella se había acostumbrado a celebrar las reuniones a pie siempre que tenía ocasión. Hizo el cálculo y comprobó que con esas costumbre andaba una media de entre 30 y 50 kilómetros a la semana. “Esto ha cambiado mi vida”, dijo, y lamentaba no haberlo descubierto antes. “Anteriormente, lo que ocurría es que tenía que elegir entre cuidar mi salud o cumplir mis obligaciones. Siempre una cosa a costa de la otra”. Ahora parece conciliar las dos y combatir el sedentarismo excesivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Empleados más felices

Acabar con la rutina diaria de trabajo, aliada a un ejercicio al aire libre, ayuda a transformar el ambiente laboral. La sensación de solidez aumenta y los empleados quedan más contentos. Como consecuencia, la productividad también aumenta. Así que procura no poner muchas trabas cuando un trabajador decide ausentarse de la oficina para reunirse con alguien al aire libre.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión