Las 10 habilidades del nuevo jefe

Los nuevos modelos de organizaciones empresariales y las metodologías ágiles exigen también un cambio de liderazgo. Según un artículo publicado en Harvard  Business Review por Jack Zenger y Joseph Folkman, de la compañía Zenger/Folkman, consultora  estadounidense de desarrollo de liderazgo, estas son las 10 habilidades que debe reunir un líder moderno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Excelente visión de estrategia

Los líderes de innovación más eficaces podrían describir vívidamente su visión del futuro, y como señaló un entrevistado acerca de su jefe en el estudio de los autores del artículo: "Ella sobresalió al pintar un cuadro claro del destino, mientras trabajábamos para encontrar la manera de llegar allí”.

Tener un fuerte enfoque al cliente

Según el estudio del que los autores referidos extrajeron sus conclusiones, los nuevos líderes no pierden de vista al cliente. “Trabajaron en red con los clientes y le hicieron preguntas incesantes sobre sus necesidades y deseos”, dicen.

Crear un clima de confianza recíproca

La innovación conlleva altos niveles de riesgo, algo que los empleados tenderán a evitar si no se sienten respaldados por sus dirigentes ante un posible fracaso. La actitud de “estos líderes altamente innovadores” suele ser entablar relaciones de confianza con los trabajadores que innovan. “Sabían que su líder les cubriría la espalda y no los tiraría debajo del autobús si algo salía mal”.

Mostrar lealtad sin miedo a hacer lo que es correcto para la organización y el cliente

Agradecen al jefe o a algún otro ejecutivo de mayor nivel ocupar el asiento trasero, animando a la iniciativa, pero sin dejar sólos a los empleados en la toma de decisiones, orientadas al cliente y en beneficio de la organización.

 

Creer en una cultura que magnifica la comunicación ascendente

Por comunicación ascendente hay que entender aquella que parte de los empleados para llegar a los administradores y los puestos más altos en la organización, sin prejuicios de ningún tipo. Según los autores del artículo, estos nuevos líderes se preocuparon por crear una cultura activa en la empresa que “desencadenó buenas ideas desde el primer nivel de la organización” encontrando siempre una actitud receptiva a sus propuestas. Se trata de potenciar y dejar que brote en talento de la empresa, no de reprimirlo.

Ser persuasivo

Estas personas eran muy eficaces para lograr que otros aceptaran buenas ideas. No empujaron ni forzaron sus ideas a sus equipos. En su lugar, presentaron ideas con entusiasmo y convicción, y el equipo voluntariamente lo siguió.

Excelencia en el establecimiento de objetivos

En este punto no se trata sólo de saber establecer y priorizar objetivos, sino también de permitir que los equipos se sientan libres para averiguar la mejor manera de alcanzarlos, mucho más allá de trabajar duro.

Enfatizar la velocidad

Conforme a la filosofía de las metodologías ágiles, es preferible fracasar rápido y barato. Por eso los nuevos líderes apuestan por la dinámica de prueba y error y otorgan mayor importancia a la velocidad para crear y testar prototipos que profundos estudios previos en busca de la perfección. Es la mejor forma de acelerar la productividad.

Son francos en la comunicación

Pueden parecer contundentes, pero optan por una comunicación transparente y honesta abierta a la réplica. Ello genera un clima de confianza donde, según los autores del estudio, “los subordinados sentían que siempre podían contar con la respuesta directa de su líder”.

Inspirar y motivar a través de la acción

No se trata sólo de pensar y dictar órdenes para que las ejecuten otros sino de ganarse la autoridad motivando con el ejemplo y la acción e incrementando, así, el compromiso de los empleados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión