Así dejó la crisis a nuestras empresas y así se recuperan

Un reciente estudio elaborado por la CEOE sobre la evolución de las empresas y trabajadores en el periodo 1999-2016 pone de relieve que las pequeñas empresas resistieron mejor la crisis que las grandes, pero que, en momentos de recuperación, son las segundas las que crecen más deprisa.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Metodología

Los datos para el estudio de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) se extraen del Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Para este, se considera empresario, aunque su actividad no esté motivada por ánimo de lucro, a toda persona natural o jurídica, pública o privada, por cuya cuenta trabajen personas incluidas en el campo de aplicación de la Seguridad Social y a las personas físicas que realizan de forma habitual, personal, directa, por cuenta propia, una actividad económica o profesional a título lucrativo, y que en calidad de empleadores den o no ocupación a trabajadores.
En cuanto al número de trabajadores se corresponde con el número de situaciones que generan obligación de cotizar; considerando que la misma persona se contabiliza tantas veces como relaciones laborales tenga, es decir que cuentan a los pluriempleados tantas veces como empleos tengan.

Las empresas en números

El máximo número de empresas en nuestro país se alcanzó en junio de 2007 (1.427.497 empresas). A partir de aquí empieza un descenso que no se detiene hasta hasta 2010, momento en que se inicia un tímido repunte paulatino hasta 2013. Las cifras actuales en el número de empresas en España se sitúa, según el gráfico recogido en el estudio, en 1.312.345, cercanas a las que había en el año 2005.


Coincidiendo con el entorno de los países que integran la UE (28) los sectores de minerías y excavaciones y energía son los que tienen más empresas grandes y medianas, mientras que en el otro extremo (micro y pequeñas empresas) se sitúan los sectores de reparaciones (70 %), construcción (50 %) e inmobiliarias (50 %). Las pequeñas empresas se hallan en hostelería y restauración (30 %), construcción (25 %) y manufactureras, comercio y suministro de agua (en los tres grupos con un 20 %). Las empresas medianas se focalizan en actividades manufactureras y suministro de agua (en ambos casos con un 25 %). Finalmente, las grandes empresas se concentran en el sector energético (80 %), minería y excavaciones (70%)y los sectores de transporte, servicios administrativos y suministro de agua (en los tres casos, con un 50 %).


Desde 2010, el número de empresas de menos de 50 trabajadores ha ido aumentado, que han pasado de representar en el 97,77% (2010) al actual 97,98 %, por lo que no se aprecian cambios significativos. Mientras, las empresas de más de 50 trabajadores aún no ha recuperado los porcentajes anteriores a 2010. Asimismo, las empresas de más de 500 trabajadores han sufrido un ligera variación a la baja, de un 0,16 % en 2010 a un 0,15 % en 2016.

Su comportamiento

En los momentos de crisis económica en España, concretamente en los años 2008 a 2013, las empresas más pequeñas (hasta 9 trabajadores), presentan bajos índices de mortalidad, un 61,08 % del total, cuando representan el 86,21 % del total de las empresas en 2008. En cambio, la gran debacle se concentra en las empresas que tienen entre 10 y 49 trabajadores, que suponen, en número de trabajadores, el 31,85 %, cuando representan el 11,58 %, es decir, tres veces más.
Los datos ponen de manifiesto que las pequeñas empresas se adaptan a las crisis económica de todas las maneras posibles, siendo los salarios y el tiempo de trabajo, sus principales herramientas de supervivencia. Esta realidad aún es más evidente en el número de empleos perdidos (178.482), siendo sólo el 7,70 % del total, cuando representan al 24,19 % del total del empleo. Por el contrario, las empresas de entre 10 y 49 y de 50 a 250 trabajadores han sufrido en mayor medida la destrucción de empleo, así como también las empresas de más de 250 trabajadores.


Sin embargo, en momentos posteriores de recuperación económica, especialmente en el período 2013-2016, las empresas que más crecen no son precisamente las más pequeñas, si no se analiza en términos absolutos, sino en su porcentaje sobre el total. De hecho, son 45.944 las nuevas empresas creadas entre 1 y 9 trabajadores, que suponen un 69,4 % del total, cuando las empresas de este tamaño suponen el 87,01 %. En cambio, las empresas entre 10 y 49 y 50 y 250 trabajadores, así como las de más de 250 trabajadores, aunque es cierto que en menor porcentaje, crecen mucho más en comparación a su importancia sobre el total.

Trabajadores

Coincidiendo con el mejor momento de nuestro tejido empresarial, el máximo número de trabajadores en España se alcanza en el mes de junio de 2007 (14..913,5 miles) y disminuye durante todo el año 2013, siendo en los primeros meses de 2014 en los que inicia su recuperación.


Desde 2010, la presencia de trabajadores en empresas de menos de 50 trabajadores ha aumentado, pasando de representar el 41,61 % al actual 44,81 %; en cambio la presencia en empresas de más de 499 trabajadores ha disminuido desde 34,35 % en 2010, hasta el actual 31,93 %, siendo el descenso más relevante, ya que en los otros dos grupos (50-250 y 250-499) el mismo no llega al 0,5 %. De hecho, las empresas que más crecen son las más grandes (aquellas que tienen más de 250 trabajadores), que suman más de la mitad del total de trabajadores.

Por sectores

Si se analizan los 4 sectores con más trabajadores que representan más del 65 % del total de los países de la Unión Europea, se observa que en las manufacturas (22,32 % del total), dan ocupación en España al 5,85 % de los trabajadores; el comercio (24,39 % del total), al 8,91 %; en el sector administrativo y servicios (10,15 % del total), un 8,97 % y el sector de la construcción (9,19 % del total), un 8,02 % del total.


Las principales variaciones se observan en el sector de la Construcción donde se produce un importante descenso desde 2010, cuando representaban el 7,9 % del total, hasta el mínimo en 2014 (4,8 %) y a partir de este año, se mantienen con ciertas variaciones. En cuanto a la Hostelería, se producen aumentos cada año desde el año 2010 con el 6,7 % al actual 8,4 %. En lo que respecta a Administración pública y Defensa, se mantiene un porcentaje del 9,2 % desde 2010 hasta 2015, con un descenso en 2016 hasta el 8,3 %. Finalmente, en Sanidad y Servicios Sociales, se pasa del 8,4 % al 9 % en el período 2010-2011 y a partir de este año se producen incrementos constantes hasta la actualidad (9,3 % en 2016).

Afiliados

El informe de la CEOE pone de manifiesto que durante muchos años “el ritmo de creación de empleo fue prácticamente nulo” y no empieza a recuperarse hasta el año 2013. En junio del año 2007 el número de afiliados en España se sitúa en 19,523 millones, mientras que en 2016 la cifra desciende a 17.741. El mayor incremento en número de a liados se encuentra entre las empresas de 10 a 49 y de 50 a 249 trabajadores.


Si el análisis se realiza según sectores de actividad se observa que el sector Agrario crece desde el 6 % (2007) hasta el 6,41 % en 2016. La Industria desciende progresivamente desde el 14,27 % en 2007 al 12,10 % en 2016. La Construcción se situó en 2007 en el 13,50 % del total y disminuye hasta el 5,99 % en 2016. El sector Servicios se ha incrementado progresivamente desde el 66,23 % en 2007 al 75,50 % de 2016.


En cuanto a la afiliación en los diferentes regímenes de la Seguridad Social, se observa un incremento de afiliación desde 2013, especialmente en el Régimen General, frente a incrementos muy moderados del RETA.

El informe completo puede consultarse en este enlace

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Gestión