¿Qué medidas se pueden poner para que no se le vaya la pinza al CEO de una startup?

Un error frecuente del emprendedor de éxito es ser demasiado personalista. El hiperliderazgo, que tiene sus ventajas cuando la empresa es pequeña, suele ser una fuente de problemas cuando el negocio crece. Estos son los mejores consejos que nos han dado los expertos para evitarlo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cómo reconocer que ejerces hiperliderazgo

Cuando el emprendedor se encuentra en un proceso de crecimiento y sobre él recaen muchas responsabilidades de tipo financiero, comercial, marketing y de equipo, eso requiere una dedicación excesiva que en muchas ocasiones obliga a dejar de lado aspectos importantes, se quiere llegar a todo y se puede estar perdiendo la oportunidad de expandirse.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Primera señal: eres un cuello de botella

Si mantienes todas las relaciones te conviertes en un cuello de botella, ¿atiendes a tu equipo o a tus clientes a destiempo?¿eres el único que hablas con tus delegados comerciales? ¿Nadie se mueve hasta que tú no das un visto bueno?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Segunda señal: ejecutivo florero

Nadie tiene cinco ideas buenas seguidas, lo que ocurre es que la gente haya aprendido que lo importante es darte la razón, con independencia de que tus ideas sean buenas o no.

Otro síntoma es ir siempre a las reuniones acompañado pero, ¿sólo hablas tú? Y además, ¿sueles concentrar todos los contactos comerciales?

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Primera medida: Monta un comité de dirección

Es una formula de no tomar las decisiones solo. El objetivo de este comité sería analizar todos los meses el estado de la compañía, que los que los que te rodean den la opinión y luego ya el emprendedor decide.

También es una buena práctica establecer indicadores, los cuales servirán para poder medir a tu equipo directivo y que este a su vez pueda hacer lo mismo respecto a la gente que tienen por debajo.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Segunda medida: Convierte a tus mejores empleados en socios

Tiene que haber muchos éxitos antes de hacer socio a un empleado. Si un trabajador funciona bien un año se le puede premiar con un bonus si se repite a lo largo del tiempo puedes llegar a hacerle socio ya que ha demostrado su valía y compromiso.

Jobs, cuando regresó de su destierro a Apple, se cargó los bonus económicos y los sustituyó por acciones de la compañía (le funcionó aunque le trajo alguna complicación con Hacienda).

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Tercera medida: Distribuye responsabilidades

Estás ejerciendo un exceso de liderazgo cuando te ves haciendo algo que no te apetece, o cuando te ocupas de cosas que no te tienes que ocupar. En ese momento es en el que hay que comenzar a plantearse en repartir responsabilidades, ya que no es necesario que todo lo hagas tu mismo o tomes todas las decisiones.

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Habilidades