60 soluciones de tecnología para digitalizar todas las patas de tu empresa

Soluciones para montar tu propio canal online, pasarelas de pago, logística, gestión de almacenes, ciberseguridad...

digitalizar

En este artículo Cómo digitalizar tu empresa: herramientas y tecnología para ser más eficientes, te explicábamos ayer cómo iniciar el proceso de digitalización de un negocio desde cero y aprovechando el Kit digital. Hablábamos de la oficina digital, con soluciones de RRHH, facturación, cobros, etc. También del concepto de SaaS, la nube, la gestión de documentos y el CRM. Aquí te ofrecemos la segunda parte de este especial, en el que abordamos todas las áreas de la empresa.

Un canal de ventas online

Si decidimos dar el paso a un comercio online, “las soluciones más utilizadas son Woocommerce, Shopify, Shopify Plus, Prestashop, y menos Magento; la más potente actualmente es Shopify”, comenta Andrés de España, CEO de 3dids.

Plataformas que hoy ya permiten incluso pasar de un mercado basado exclusivamente en B2C al B2B. Operar con una sola plataforma con todo tipo de clientes si queremos ampliar nuestro público objetivo.

Para una empresa que empieza a vender yo recomendaría Shopify o Prestashop. Shopify para olvidarte de todo tipo de problemas técnicos, soporte informático, etc. Y Prestashop si no te importa tener ese tipo de relación con los técnicos y los servidores. Ahora mismo los condicionantes para utilizar una plataforma u otra básicamente son esos porque hoy no hay limitaciones por número de productos y todas las plataformas pueden vender ya en diferentes precios en diferentes países”, comenta Andrés de España.

Otra clave para elegir: ¿tienes tiendas físicas o solo vendes online? “Para un negocio con tiendas físicas yo utilizaría Shopify. Básicamente porque tiene una versión que se llama Shopify POS, que es como una especie de tienda en formato de aplicación que los que atienden en las tiendas pueden tenerla en su móvil y pueden estar vendiendo igual que si vendieran en Internet. Con Prestashop, en cambio, tendrías que hacer una aplicación, incorporarla, es un poco más complejo”, continúa Andrés de España.

Plataformas de pago

“El sistema de cobros puede ser de un banco, pero yo aconsejaría que fuera un sistema de cobros que integrara múltiples formas de pago. En formatos de pago de todos los países encontramos Strike, también Shopify Payments, y Checkout. Sin olvidar sistemas de pago aplazado tipo Klarna, Sequra o Paga más tarde”, comenta Andrés de España.

También plataformas para crear sistemas de pagos a la carta de forma sencilla y sin conocimientos de tecnología, como Wannme, con soluciones de pagos online, cobros recurrentes, recobros y marketplaces. Y soluciones avanzadas de pago como Paycomet, que además de los sistemas tradicionales de cobro online, telefónico y presencial, incluye pago por QR, tokenización de tarjetas…

Sin olvidar las más populares del mercado, como Paypal, sobre todo para negocios con presencia internacional, o Google Pay, Amazon Pay y Bizum.

Un buscador de productos

“En cualquier plataforma online es básico tener un buen buscador, algo que te permita, si tienes un gran catálogo de productos a vender, utilizar filtros avanzados también para encontrar productos, que te permita tener fichas de integración con redes publicitarias, o con marketplaces”, explica Pedro Gallardo, director de Desarrollo de Negocio de atSistemas. 

Entre los buscadores, uno de los más populares en España y de los más recomendados por los profesionales de ecommerce es Doofinder. “Su algoritmo, junto a la mejora continua de la Inteligencia Artificial, consigue ofrecer mejores resultados, perfeccionando los que ofrece el buscador por defecto. Con la ventaja de poder instalarlo en prácticamente 5 minutos y sin muchos conocimientos técnicos (no necesita código). Si además configuras las herramientas de marketing avanzadas que tienes a disposición, el aumento en conversión puede ser considerable”, explica Llorenç Palomas, CMO de Doofinder.

Que añade: “A la hora de elegir el tuyo, “busca una solución fácil de integrar y mantener. Que permita indexar los productos y stock de forma fácil y automática. Y que al menos se actualice de forma diaria para evitar problemas de rotura de stock. Piensa también en las funcionalidades: que se trate de herramientas que faciliten la vida de los compradores, que puedan filtrar por facetas (precio, color, talla…), sugerencias de búsqueda -como Google-, gestión de sinónimos…».

«Y que tengan disponibles funcionalidades avanzadas como búsqueda por voz o por imagen. También en la velocidad; primordial que los resultados se muestren en pocos milisegundos. Y en los datos, conocer cómo buscan nuestros clientes y su comportamiento post búsqueda, nos facilitará la toma de decisiones y mejorará nuestro negocio”.

Chatbots

En la automatización comercial entrarían también “los canales de interlocución con tus clientes o proveedores. Canales online con asistentes virtuales que te permitan en un momento dado no tener que hacer inversiones en un contact center o en un equipo de servicio post venta”, recomienda Pedro Gallardo.

Los chatbots te ayudarán a automatizar la atención al cliente y reducir el número de llamadas atendidas personalmente. Además, puedes programarlos definiendo el viaje del cliente en la relación con tu negocio y automatizando acciones como enviar emails o guardar información en tu CRM.

A la hora de desarrollar tu chatbot puedes utilizar herramientas que te ayudan a crear el tuyo propio de forma sencilla como Landbot.

Sin olvidar que “hay muchas plataformas que trabajan con APIS que se integran con herramientas ya existentes en la mayoría de los teléfonos móviles de los usuarios. En este caso, tú podrías decantarte por tener una aplicación propia, donde integras un chatbot o usar un canal como WhatsApp o las redes sociales que tiene cualquier potencial cliente en su móvil”, comenta Pedro Gallardo.

También, herramientas de videoconferencia, para empresas que se mueven en entornos B2B como Zoom, Teams o Meet. Y Calendly, que permite a los clientes gestionar sus propias citas.

Experiencia del cliente

“Otro elemento básico es la automatización en la relación con los clientes y en todo el viaje que realizan con la marca o con la compañía. Y ahí sugiero siempre una herramienta española, creada en Murcia, que se llama Conectif, una herramienta de automatización que permite personalizar la experiencia del cliente en todos los ecommerce y en todos los puntos de contacto del mismo”, dice Andrés de España.

Recuperación de carrito

Es una herramienta de marketing que te ayudará a aumentar la conversión de tus visitas enviando a los usuarios que ha pasado por tu comercio y no han comprado diferentes mensajes para reactivar la compra. En el mercado encontrarás herramientas muy completas como BrainSINS, Cart Saber, E-Goi o Salecycle.

En el caso de Salecycle, no se trata de un SaaS al que uno se suscribe sin más, sino que detrás de esta tecnología, una vez que se activa a nuestra web, hay un equipo que analizar el tráfico del comercio y los motivos por los que los clientes entran y no finalizan la compra”, explica Carlos Medina, ejecutivo de cuentas de Salecycle.

Es una herramienta más pensada para ecommerces de cierto tamaño, a partir de tres millones de euros, con los que trabajan en “la retención del usuario, para que no se marche de la web, la captación, para crear bases de datos que después se trabajan comercialmente, y la conversión. Aquí entran análisis minuciosos del funnel de ventas, donde abandona el usuario, cómo se comporta en todo el recorrido de la web, el tiempo que permanece visitando productos y agregando artículos al carrito… Y ese análisis se hace por igual si se trata de usuarios ya registrados en el comercio en cuestión o se trata de nuevos visitantes”, continúa Carlos Medina.

Además, analizan el comportamiento del usuario en tiempo real, para actuar antes de que se marche, “enviando un pop up u otras acciones para invitarle a dejarnos su correo y enviarles el recordatorio de la venta que quiere abandonar, un descuento o lo que pueda animar a la conversión en cada caso”, continúa Medina.

Email marketing

El marketing online es una de las herramientas estrella para las pymes por su bajo coste y su alta efectividad. Ayudan a diseñar campañas con bases de datos de clientes, con acciones y promociones especiales que se automatizan fácilmente con herramientas como MailChimp, Acumbamail o ActiveCampaign.

Gestión de redes sociales

Para automatizar y monitorizar tus redes sociales, tienes herramientas como Metricool, Hootsuite y SEMRush, las más populares. Con ellas puedes programar contenido en las distintas redes sociales, generar informes de tu actividad en redes y en el caso de SEMRush también diseñar acciones de marketing en buscadores.

También herramientas para automatizar procesos de marketing en buscadores e impulsar tu presencia en ellos con SEO, como DWX.ai. O paradesarrollar comunidades en torno a una marca, como Zyper.

Y para trabajar con datos que aglutinan distintos servicios y conocer el impacto online de tus acciones de marketing, Google Analitics o Supermetrics; en esta última podrás analizar el impacto de tu publicidad en las principales redes sociales, incluidas Linkedin y TikTok.

Si decides trabajar con influencers, en el mercado encontrarás también soluciones para escoger a los que mejor se adapten a las exigencias de tu negocio, como FakecheckHeepsy o Influencity.

IA para crear contenidos

Una de las principales debilidades de las pymes al trabajar en redes sociales es la dificultad para crear contenidos de calidad y que tengan un buen posicionamiento SEO. Pues bien, la tecnología ya ayuda en algo tan importante y complejo como es esto gracias a herramientas como Contents. “Es una plataforma para generar todo tipo de contenidos para redes sociales, blogs, ecommerces, fichas de producto, artículos… Las empresas necesitan generar cada vez más contenidos, y contenidos que sean consistentes y fácilmente localizables por los motores de búsqueda de Internet, para posicionarse bien”, explica Alejandro Sánchez, country manager de Contents España.

Contenidos que se pueden cambiar de formato de voz a texto y al revés, además de generar traducciones automáticas con la propia herramienta porque hay muchas compañías que se dedican a exportar y necesitan generar contenidos de calidad y con posicionamiento SEO también en otros idiomas”, añade.

“Nuestro cliente natural son agencias y freelancers de marketing y comunicación, pero también ecommerces que tienen decenas de miles de referencias, con descripciones, titulares, datos y metadatos que van haciéndose viejos, y en sitios como Google o Amazon o incluso en otros buscadores empiezan a colocarse peor porque las reglas y los algoritmos de estos buscadores van cambiando y les penalizan si no tienen las palabras óptimas”, comenta Alejandro Sánchez. “A estos últimos les hacemos una propuesta de modificación de descripciones en el contenido y automáticamente reciben más visitas y convierten más”.

“Está pensado tanto para compañías grandes como para pymes. De hecho, tenemos muchas empresas del sector vinícola que tienen blogs de enología, empresas del sector de tubos de materiales que exportan y necesitan algunos textos técnicos, pymes que necesitan los textos optimizados y que están en un proceso de digitalización…”, apunta Alejandro Sánchez. 

Marketing de afiliación

“El canal de afiliación es una estrategia de marketing digital que lleva en el mercado años y años y que consiste en unir a anunciantes con los afiliados a través de una plataforma tecnológica. Los afiliados pueden ser páginas de códigos descuento, blogueros, clubes de empleados, empresas de retargeting, empresas de SEM… que generan ventas para los anunciantes a cambio de una comisión», explica Soraya García Merino, directora general Iberia, LATAM & Turquía de Grow by Tradedoubler, una plataforma de marketing de afiliación para pymes y startups que ayuda a vender a los ecommerces de sectores como moda, belleza, turismo, electrónica, gaming, productos de deporte…

«A través de nuestra plataforma los anunciantes eligen a los afiliados que quieren que hagan promoción de sus productos, suben sus creatividades, suben sus productos… Ellos lo hacen absolutamente todo y con un coste muy limitado: la comisión que pagan a los afiliados por cada venta generada y 50 euros mensuales por el uso de la plataforma, con un mes gratuito. Democratizamos el acceso al marketing de afiliación”, continúa García Merino.

“Es un modelo muy útil para empresas que tienen una cesta media de la compra que no supere los 300 euros. Es más para venta compulsiva. Para una empresa como Lladró, no tiene sentido porque no hay mucha gente que vaya a comprar una escultura de 15.000 euros a través de Internet. Es ideal para las pymes que están empezando a comercializar a través de estrategias de marketing digital. No todo el mundo puede invertir 5.000 euros al mes en una campaña de compra programática”, añade.

Gestión de la logística

Aquí lo primero que se debe tener en cuenta es qué patas vas a digitalizar. “No es lo mismo la optimización intralogística, el flujo interno de las mercancías, es decir, de los almacenes, que de rutas o de flotas o de exportaciones/importaciones. En cada caso, hay que tener en cuenta las variables que intervienen. Pero en términos generales la transformación digital en procesos logísticos tiene claros objetivos y que se resumen en eliminar procesos repetitivos y de poco valor añadido, optimizar procesos y hacerlos más transparentes, obtener datos y tomar decisiones en base a ellos”, comenta Cristina Sánchez, CEO de Pelican Comunicación, una agencia especializada en proveedores de logística.

Que añade: “En la cadena logística intervienen demasiados eslabones y es crucial que todos estén informados de lo que ocurre a cada paso que da una mercancía. Eso solo es posible con tecnología”.  

Gestión de inventarios o logística interna

“Para la gestión intralogística de una empresa, controlar el flujo interno de mercancías,hablamos de un SGA o de WMS, que es un software de gestión de almacenes. Y existen numerosas opciones: ACSEP, Grupo V10, Dematic con su Software iQ…”, recomienda Cristina Sánchez.

En esta pata de la digitalización entra en juego una de las tecnologías que hemos mencionado antes, pero que no hemos desarrollado: el IoT o Internet of Things, que se basa en la sensorización de almacenes para recopilar datos que ayuden a tomar decisiones automatizadas. Y tiene otras muchas aplicaciones sectoriales, como la gestión del campo y de la ganadería basada en datos.

En la gestión de almacenes trabaja Bossard Spain, un fabricante de tornillos que provee de tecnología IoT a sus clientes para facilitar la gestión de sus stocks. 

“La tecnología hace más eficiente la gestión de estas piezas. Con esta tecnología el inventario es digital, automático y la respuesta en cuanto al aprovisionamiento también es automática, no necesitas un empleado detrás para hacer un pedido de un elemento de tornillería que vale 0.01 euros», explica Ramón Martínez, director de operaciones de Bossard Spain.

Que añade: «Nuestros dispositivos conectan el negocio del cliente con nuestro sistema a través del IoT y cada vez que en una cubeta hay un movimiento envían la información de lo que está pasando, de manera que continuamente estamos enviando información de inventario y de consumo en tiempo real. Con esta información el sistema toma decisiones para adaptarse al consumo real del cliente y que éste no se quede sin stock”.

Última milla para ecommerces

Para venta online, “hay proveedores que se dedican exclusivamente a última milla, que es ese proceso de entrega del producto a domicilio o en punto de conveniencia, directamente al consumidor final. En este tipo de empresas, el mayor requerimiento es obtener un buen control de las flotas disponibles, de las rutas, de los repartidores disponibles, del tráfico del momento y cómo encontrar una ruta mas directa y sin tráfico, incluso cómo está de disponibilidad el usuario final, si está en casa, si lo quiere recoger después…. Aquí encontramos software de reparto como FIELDEAS, Tookane, Vonzu o Logístiko”, comenta Cristina Sánchez.

Andrés de España recomienda también “Packlink y Sendcloud para la gestión de paquetería, estados de pedidos, logística, etc. de un ecommerce. Sin olvidar herramientas como Tábula, que permite automatizar o autogestionar toda la relación con el cliente una vez que el pedido se ha realizado. Compartir por WhatsApp o por correo electrónico si ha habido un cambio de pedido o preguntar al cliente a qué hora prefiere que pase el reparto. La relación con el cliente mejora muchísimo y las opiniones aumentan en Google y con eso se consiguen mejores resultados”.

Claves también para una gestión óptima de los envíos son los sistemas de taquillas inteligentes para espacios privados y públicos como Smart Point. Las redes de puntos de venta tipo Mondial Relay, para la entrega y recogida de paquetes. Y los servicios de renting de flotas sostenibles como Soyinquieto.  

Logística de larga distancia

Si hablamos de logística de larga distancia, “proveedores para empresas que necesitan saber, por ejemplo, dónde está su contenedor o su mercancía en cada momento, tenemos herramientas como Mojito 360 o Bytemaster”, explica Cristina Sánchez. Que advierte: “Cuando hablamos de software de logística, hablamos de una tecnología que necesita una capacitación de los usuarios para sacarles el máximo partido. No elijas un proveedor que te instale un producto y se marche”.

Industria 4.0

La digitalización también es clave en empresas industriales, donde entra tecnología basada en IA, blockchain e IoT basadas también en SaaS para mejorar procesos.

“Como eje central de la transformación digital tenemos el ERP y alrededor de él vamos adaptando una serie de soluciones integradas, desde la gestión de RRHH, hasta soluciones para el control de calidad, control en planta… Por ejemplo, hay empresas fabricantes de bienes de equipo que tienen procesos de control de verificación bastante tensos y que hasta hace poco utilizaban agendas para archivar esa información, les aportamos soluciones en la nube, que permiten registrar ese checking en el que pueden intervenir todas las personas que hay en la cadena y generar informes automatizados”, explica José Luis García López, consultor de Negocio del Área de Servicios de Transformación Digital de Seresco.

“En los procesos de fabricación, la sensórica y el IoT permiten recopilar datos en tiempo real de máquinas, de bienes de consumo eléctrico, de sensores de temperatura o sensores de cualquier tipo. Un ejemplo, la elaboración de productos cárnicos tiene una serie de normativas bastante exhaustivas. La sensórica permite monitorizar todo el proceso de fabricación, recopilar datos y tener un análisis de todo lo que pasó con un lote de fabricación, las condiciones de temperatura a las que se ha producido ese lote, la calidad con la que ha salido, las pérdidas de peso … todo eso lo puedes tener totalmente controlado de forma muy sencilla a través de una plataforma IoT”, explica José Luis García López.

Que añade: “Y con esa información obtener modelos predictivos, podemos llegar a predecir qué sucede cuando una señal de esas se altera y actuar en consecuencia”.

Otra pata importante de la industria 4.0 la aporta el blockchain con soluciones de trazabilidad, de economía circular, de certificación, de NFT… como las que ofrece Vottun, especilizada en el segmento pyme. “Las soluciones de blockchain ayudan a eficienciar y mejorar procesos de las empresas aportando transparencia y seguridad al dato: soluciones de trazabilidad, de economía circular, certificación de procesos y tokenización. La trazabilidad es clave para empresas de alimentación, de oro, de diamantes, de vacunas, de productos farmacéuticos… Por ejemplo, hacemos la trazabilidad de los aceites y vinagres italianos de Módena de Aceites Borges para garantizar el origen del producto”, comenta Marta Valles, cofundadora de Vottun.

Que añade: “En empresas de economía circular y sostenibilidad, el blockchain aporta transparencia, seguridad y notarización del dato. Un ejemplo es Tirme, que gestiona los residuos de Mallorca. Tirme recoge los residuos orgánicos de los hoteles de Mallorca, los residuos los transforma en compost, ese compost lo vende a los agricultores de la zona, de kilómetro cero de Mallorca, y esos agricultores con el compost vuelven a plantar sus tomates para proveer a los hoteles, cerrando el proceso de economía circular. El blockchain certifica todo ese proceso”.

“En el caso de NFT tenemos una solución para empresas de arte, de deportes, artistas, empresas de retail, de gaming que quieran implantar sus propios NFTs de manera sencilla. Por ejemplo, con Duran Subastas, con Felix Bao, un artista pequeño o con Mediapro”, explica Marta Valles.

Ciberseguridad

Es una pata de la digitalización que se suele descuidar y gestionar mal, porque “la ciberseguridad no es un problema solamente informático, sino que tiene mucho que ver con montar procesos corporativos de seguridad. Por ejemplo, definir quién puede ver tu información, cuándo y para qué. Y asegurarte que tienes un buen control de tus proveedores, de tus clientes en el acceso a la información y de los empleados, que también son una parte es crítica”, apunta Francisco Valencia, director general de Secure&IT.

Que añade: “En la digitalización de la ciberseguridad, debemos contemplar cuatro vectores: el correo electrónico, protegerse no solo con antispam que puedan recibir con ficheros maliciosos, sino también quién puede acceder al correo electrónico, asegurando que los usuarios tengan doble autenticación; la red, nuestra página web, que es lo que más nos expone y si alguien nos quiere atacar va a ir a la página web, y la navegación de los usuarios, o sea, a qué sitios voy a poder ir a navegar”.

En el mercado hay software de ciberseguridad que se pueden comprar en grandes superficies, pero aquí no estamos hablando de ese nivel de seguridad, sino de uno mucho más alto. Secure&IT, por ejemplo, dispone de “centros de seguridad que están 24 horas al día vigilando y monitorizando la red y la acción de los usuarios para identificar posibles ataques y neutralizarlos en tiempo real. Un servicio pensado para democratizar la ciberseguridad, entender que una pequeña floristería, o una pequeña clínica dental o una gestoría necesitan tener el mismo nivel de protección que tiene una gran petrolera o un gran banco. Cada uno a su nivel, pero no podemos decirle vete al Mediamark y cómprate un antivirus”, comenta Francisco Valencia.

“Hay que mirar con detalle la protección que ofrece cada proveedor porque hay muchas diferencias entre unos y otros. No se puede comparar un antivirus de mercado con una solución EDR como la nuestra. Hay una diferencia abismal”, explica José Antonio Castro, director de estrategia de Factum, una empresa de ciberseguridad enfocada a grandes empresas que acaba de lanzar Cyber Guardian, un servicio que ofrece ese mismo nivel de seguridad a las pymes.

“En nuestro caso hablamos de soluciones avanzadas que están en la nube, quitan poco rendimiento a nuestros equipos, menos de un 1% de la memoria del disco, a diferencia del antivirus convencional que se lleva un 40 o un 50% de capacidad de proceso. Y luego está la diferencia en la protección. Una solución estándar protege de las amenazas conocidas. Una avanzada, incluye también lo desconocido. Va mirando el comportamiento de la máquina y si detecta algo raro lo bloquea. Te protege de lo que todavía no se conoce a nivel global, que son la mayoría de las amenazas ahora mismo. Diariamente surgen casi 350.000 variantes nuevas de virus, malware, ransom».

«Si protegemos solo frente a lo conocido vamos unas semanas por detrás de los delincuentes. Protegemos no solo el puesto de trabajo, no solo los dispositivos, sino también los emails, y la navegación, que son los tres puntos de entrada fundamentales de los ciberdelincuentes. Estamos ofreciendo el mismo nivel de protección a una pyme que puede tener una gran compañía”, añade José Antonio Castro.

Soluciones verticales

En el mercado existen también herramientas muy especializadas en sectores muy concretos: software de restauración y de gestión hotelera, como Pikotea Software o tuinn; farmacias (Luda Partners); bodegas (OnVinum) o asesorías (ASESTEK).

¿Qué aporta esta capa de especialización? “La tecnología permite digitalizar la contabilización de las ventas de los clientes con programas de facturación, la contabilización de los gastos de los clientes con programas de lectura de gastos y OCRs, la contabilización de los asientos de banco con programas de lectura bancaria o incluso las nóminas con un portal del empleado. No obstante, el Despacho tiene que ir más allá apostando por tecnología que le ayude a vender más, entender mejor a sus clientes, identificar el potencial de venta cruzada y asesorar de manera automatizada con CRMs especializados del sector de la Asesoría”, explica Gonzalo Fernández, ex CEO de Finutive y CEO de ASESTEK.

Que añade:“La tecnología necesita adaptarse a los flujos de trabajo de cada sector para ser realmente efectiva y, lo más importante, aportar valor y no quedarse en mera sustitución de lo humano por lo mecanizado. Un ejemplo interesante de esto es cómo hemos construido nuestro lector de gastos (OCR), en vez de trabajarlo desde cero, hemos construido sobre un lector de documentos (OCR) y hemos incorporado varias capas de inteligencia, reglas de negocio y flujo de trabajo de una asesoría (reglas de fiscalidad, bloqueos ante posibles incidencias, alertas de revisiones manuales para temas complejos fiscales o contables…)”.

“Nuestra visión en esto es muy clara: no podemos simplemente digitalizar los flujos de trabajo mecánicos y sustituir el trabajo de un asesor profesional por una máquina porque lo único que vamos a conseguir es disminuir el nivel de servicio y por tanto el valor que le aportamos al cliente, derivando esto en una guerra de precios”, matiza Fernández.