El horario laboral de 9 a 18 podría tener los días contados

Una encuesta revela que el 40% de los españoles piensa que el horario laboral de 9 a 18 podría estar terminando para siempre.

El horario laboral de 9 a 18 podría tener los días contados

España es el país europeo donde los trabajadores más perciben que el tradicional horario laboral de 9 a 18 podría acabar para siempre en el entorno postpandemia. En concreto, el 40% de los españoles encuestados en un estudio internacional de Poly se posicionan en esta visión, por el 26% de la media europea.

Además, los españoles muestran una predilección por el trabajo híbrido. Algo que, sumado a los cambios en el horario laboral, podría marcar el futuro de las condiciones de trabajo. Así, el 32% de los españoles consultados consideran que trabajar tres días en la oficina y dos en casa a la semana es la opción más eficiente para las empresas en el entorno postpandemia que viviremos durante los próximos meses.

Además, el estudio muestra cómo una gran proporción de encuestados europeos querrían trabajar, al menos, un día a la semana desde casa. Sin embargo, una de las grandes preocupaciones que los mismos tienen que ver con el horario laboral que se sigue trabajando en remoto, algo que puede generar problemas de estrés y falta de conciliación.

En definitiva, y a juzgar por la opinión de más de 7.000 personas de España, Reino Unido, Francia, Alemania, Suecia, Polonia y Emiratos Árabes Unidos, el horario laboral de 9 a 18 será sustituido por un modelo más flexible. No en vano, uno de los aspectos que más valoran de trabajar desde casa es poder dormir más, organizarse de forma personal o tener más tiempo para pasar con la familia.

El interminable horario laboral español

El tradicional horario laboral español es uno de los motivos que hacen que los trabajadores del país estén más dispuestos a optar por un modelo más flexible. Tanto es así, que el problema saltó hace unos meses a la prensa internacional, de la mano de The New York Times. El diario americano dedicó un artículo a repasar los inconvenientes de las interminables jornadas de trabajo.

“El resultado de hacerlo todo a destiempo es un país cansado y empeñado en dar la espalda a los beneficios” de un horario laboral más racional, explicaba entonces David Jiménez. Un problema que, en su opinión, se comienza a dar desde las edades más tempranas. “Nuestros hijos van a la escuela hasta las 5 de la tarde, les añadimos trabajos extraescolares y los mandamos a la cama una hora más tarde que en otros países, aunque se levantan media hora antes. Es una de las razones de que su rendimiento esté por debajo de la media de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos”, explica.

Ante la problemática del largo horario laboral de los españoles, la solución más evidente pasa por reducir los descansos de comidas y cumplir con la jornada estipulada para los trabajadores. Sin embargo, en los últimos meses se viene hablando de varias iniciativas destinadas a mejorar la productividad y aumentar la conciliación.

En este sentido, la más popular es la implantación de la jornada laboral de cuatro días. Esta solución alargaría el horario de trabajo habitual, pero dejaría un día más de descanso a la semana para los trabajadores. Las empresas que están aplicando esta modalidad, donde los empleados suman 37,5 horas de trabajo semanal, ya han notado un aumento significativo en la productividad, lo que hacer crecer el debate sobre su implementación definitiva.