Hay varios indicadores que señalan que 2010 no va a ser especialmente bueno.

AMENAZAS

En primer lugar, que arrastra unas caídas que oscilan entre el 20% de restaurantes de lujo y de los bares y pequeños restaurantes hasta el 30% del ocio nocturno, aunque las cadenas de restauración rápida hayan crecido un 2%. En segundo lugar, hay dos cambios legislativos que les afectan directamente: la subida del IVA y la Ley Antitabaco. A todo ello hay que unir la sobreoferta de locales: “Tenemos un bar por cada 130 habitantes y muchos están en auténticos niveles de subsistencia”, sentencia José Luis Guerra, presidente de la Federación Española de Hostelería.

OPORTUNIDADES

Vendrán de la mano de la profesionalización de los hosteleros.

Gestionar Cookies