El gran negocio de los hoteles por horas para infieles

Los hoteles por horas para infieles, que destacan por la comodidad de sus habitaciones y el máximo respeto por la privacidad de los clientes, se han convertido en un negocio de lo más rentable.

El gran negocio de los hoteles por horas para infieles

El crecimiento del número de problemas de pareja a raíz de la pandemia ha provocado la explosión de un negocio de lo más rentable: los hoteles por horas para infieles. El máximo respeto por la privacidad de los clientes y la comodidad de las habitaciones son las principales claves de estos negocios, que no han parado de crecer en los últimos dos años.

La clave del boom de los hoteles por horas para infieles se encuentra en el aumento de los problemas de pareja durante los confinamientos derivados de la pandemia. En este sentido, la aplicación para infieles Gleeden registró un crecimiento del 160% en sus registros durante los meses más duros de la pandemia. Además, el 42% de los hombres y el 31% de las mujeres han reconocido ser infieles a sus parejas alguna vez, según un estudio encargado por la plataforma.

Privacidad y comodidad: el modelo de éxito que explotan los hoteles por horas para infieles

El primer punto clave en el éxito de los hoteles por horas para infieles es la privacidad. Así, muchos de estos negocios cuentan con acceso directo a las habitaciones desde el parking, y no permiten a sus huéspedes salir de sus espacios sin estar acompañados por el personal del hotel. “Es para que los clientes no se crucen con nadie”, explica un trabajador en un reciente reportaje.

En otros casos, incluso la gestión de las entradas y salidas está informatizada para evitar que los clientes tengan contacto con sus empleados. Todas las medidas, enfocadas a garantizar la privacidad de los clientes de estos hoteles por horas para infieles que se han popularizado a raíz de la pandemia.

Además, la comodidad es otra de las ventajas de este tipo de negocio. Los hoteles por horas para infieles suelen contar con habitaciones amplias, con espacio para camas XXL o jacuzzis y saunas. Incluso, algunas empresas ofrecen a sus huéspedes la posibilidad de contar con diferentes juguetes sexuales o pedir comida, que llega a través de un pequeño montacargas colocado en la propia habitación.

Por último, la discreción en el método de pago es otra de las características de los hoteles por horas para infieles. Así, aunque la mayoría de los clientes elige pagar en efectivo, los pagos con tarjeta se realizan a la cuenta con el concepto de “servicios profesionales”.

Hoteles por horas para infieles, pero también para jóvenes y parejas

Aunque una gran parte de los clientes de estos hoteles por horas son personas que buscan cometer una infidelidad, desde estos negocios explican que no es el único perfil de cliente que acude a sus instalaciones. Los jóvenes también suelen acudir a estos negocios, sobre todo los fines de semana, a la salida de las discotecas; o parejas y matrimonios que deciden celebrar una ocasión especial en este tipo de espacios.

Con respecto al precio, son de lo más variado. Oscilan entre los 50 y los 120 euros por cuatro horas, dependiendo del tipo de habitación y las comodidades que sus clientes quieran contratar. Teniendo en cuenta que muchos de estos hoteles por horas para infieles funcionan las 24 horas del día, se trata de un negocio de lo más rentable.