¿Invertir en barricas de Whisky?

Es un tipo de inversión que no deja de crecer ya que no le afecta ni la inflación ni los movimientos globales de la economía actual y que ofrece unos rendimientos en torno al 15%

invertir en barricas

Invertir en barricas de whisky está en alza, un negocio que nació en los años 80 para generar liquidez a las grandes destilerías de whisky escocés de malta, que tenían dificultades para afrontar la creación de un producto que tarda al menos 10 años en salir al mercado; y que en los años 90, tras el boom del consumo del famoso single malt en todo el mundo, se convirtió en un producto raro y escaso, ansiado por todo tipo de coleccionistas e inversores privados.


Según Samantha de Noia, directora de Desarrollo de Negocio de Braeburn Whisky en Europa y Latinoamérica, “las barricas son seres vivos en extinción, que influyen directamente en la calidad de los whiskies escoceses de malta, que sólo se elaboran en 5 regiones de Escocia (cada territorio imprime sus propias características al whisky), de manera artesanal, con producciones limitadas, bajo una regulación pública muy estricta, y siguiendo unas pautas heredadas de generación en generación, que esconden secretos relativos a la temperatura, al grado de salinidad o la humedad propia de un territorio único: las Highlands. Sin madera, no habría whisky”.

Una afirmación que Samantha hace coincidiendo con la presentación del informe Whsiky Cask Market Overview, que Braeburn Whisky hace cada semestrepara dar a conocer la evolución de este negocio tan singular.

Este informe “analiza los resultados de las destilerías de ‘single malt’ con mayor rendimiento de Escocia, entre las cerca de 140 que existen allí. De él se deduce que las 10 principales destilerías del índice obtuvieron rendimientos anuales entre un 13,42% y un impresionante 18,87%. Hay que remarcar que la media anual prevista queda en un 15,45%, y ninguna de destilerías del índice mostró rendimientos negativos en los últimos cinco años”.

«Las 10 principales destilerías obtuvieron rendimientos anuales de entre el 13,42% y el 18.87% y ninguna obtuvo rendimientos negativos»

Para llevar a cabo el informe, añade de Noia, “Braeburn Whisky utiliza los datos aportados por las más prestigiosas compañías de whisky escocés de malta y, utiliza su propio algoritmo para extraer, en tiempo real, los datos más significativos. Constituye un documento muy útil para los inversores, ya que les recomienda las mejores regiones y las mejores tipologías de barricas para invertir su dinero. A partir de ahí, los asesores de Braeburn Whisky, que son expertos en whisky y conocen muy bien la evolución del mercado, les asesoran y les ayudan a identificar las mejores oportunidades en cada caso”.

Invertir en barricas buscando seguridad

En un contexto como el actual, plagado de incertidumbres, con tipos de interés negativos, y con una inflación que no cesa de crecer, la inversión en barricas de whisky escocés de malta está demostrando ser un activo tangible seguro, cuyo coste no está vinculado a los movimientos globales de la economía, y es muy estable.

Según el informe Whiky Cask Market Overview del primer semestre de 2021, el precio de las barricas nuevas apenas varió un 1% durante 2020, en plena pandemia, frente a otras inversiones alternativas como el Bitcoin, que se mostró muy volátil; o tradicionales como el oro, cuya rentabilidad fue muy inferior, y cuyo incremento de valor no está vinculado al IPC.

«A diferencia de otras inversiones alternativas, las barricas son un valor estable, con una demanda que siempre es superior a la oferta»

Para Samantha de Noia, “esa estabilidad se explica porque el whisky aumenta su valor de forma natural, incrementando su precio a medida que envejece, y en base a un mercado continuo de escasez, en el que la demanda siempre excede a la oferta. Las destilerías ya no venden sus barricas, por lo que las únicas disponibles para la venta son las nuevas, o las que están en manos de inversores privados y coleccionistas. Nuestro mercado funciona de manera similar a otros como el de los coches de colección, que ofrecen mucha estabilidad, y grandes rentabilidades”.

Perfil del inversor en barricas

Uno de los datos que más sorprenden en el último estudio que ha realizado Braeburn Whisky es el aumento de dos segmentos muy concretos en el perfil de los inversores en barricas de whisky: las mujeres y los más jóvenes.

Hasta la fecha, el 91,2% de los inversores eran hombres, y el 68,1% mayor de 40 años. A raíz de la pandemia y de la búsqueda de valores para proteger el patrimonio frente a la volatilidad actual, el número de mujeres inversoras en barricas de whisky ha aumentado un 7,5% en el primer semestre de 2021, frente al aumento de un 4,4% registrado en el último semestre de 2020. Por su parte, a nivel generacional, cabe destacar el gran aumento de los millennials (de 25 a 40 años), que en este primer semestre de 2021 incrementaron su porcentaje en un 30%.

Barricas que valen más de un millón de libras

Uno de los efectos que ha tenido ese rejuvenecimiento en el perfil de los inversores ha sido el crecimiento que se ha producido en la demanda de las conocidas como barricas New Make (suelen tener capacidad para 250 litros), aquellas que acaban de fabricarse y albergan, por primera vez, a este auténtico oro líquido, cuyas ventas han protagonizado un aumento del 34,34%.

Para Samantha de Noia, “se trata de un producto ideal para empezar, ya que su coste puede rondar las 3.000 libras, y es muy atractiva como inversión a medio o largo plazo. La edad mínima de maduración de un whisky es de 3 años. Cada 5 años, se duplica su valor, y a partir del año 15, el incremento se acelera, siendo las barricas Blue Chip y las de categoría Premium las que más rentabilidades ofrecen. En este último caso, el precio de una barrica de 30 años puede llegar a costar medio millón de libras, y el récord en Braeburn Whisky es de una de 40 años, que fue vendida por 1,2 millones de libras. Cada barrica es única, y su precio, también”.

Un oro líquido que se gestó en España

De esas barricas New Make, muchas provienen de España y, concretamente de Jerez. “Sin las barricas de Jerez, la historia del whisky escocés de malta habría sido diferente”, cuenta Samantha. Allá por el Siglo XIX, el Jerez se exportaba al Reino Unido en botas de madera. En una ocasión, un destilador decidió reciclar una de esas barricas para elaborar su whisky de malta, y el resultado fue una bebida deliciosa, repleta de aromas y notas con mucha personalidad. A partir de ahí, se generalizó su uso, tanto al inicio de la maduración, como al final de la misma. De hecho, muchos de los grandes single malts pasan sus últimos años en el interior de barricas de Jerez, “incorporando matices que los hacen perfectos”.

Top 10 de las destilerías de whisky escocés de malta

El Informe Semestral Whiky Cask Market Overview incluye un listado de las 10 mejores destilerías de whisky escocés de malta, en función de su crecimiento anual. En el primer semestre de 2021, las destilerías de la isla de Islay han vuelto a copar los primeros puestos, aunque ha habido un cambio en el liderazgoStaoisha ha pasado de ocupar el tercer puesto del ranking, a alcanzar el primero gracias al aumento de su crecimiento de un 18,70%.

Por detrás de ella se sitúa la anterior líder, Laphroaig, y en tercer lugar Bunnahabhain, que también desciende una posición. Detrás de ellas, y protagonizando mínimas variaciones al alza y a la baja, están Highland Park, Caol Ila, Glenallachie, la archiconocida Macallan, Mortlach, Springbank y Bowmore.

Ese crecimiento está avalado por un fenómeno mundial, que muestra como, en los últimos 10 años, las ventas de whisky de malta escocés han crecido exponencialmente, y el aumento de la demanda ha hecho que el precio de las barricas se haya revalorizado en todos los segmentos del mercado.  Los consumidores son cada vez más exigentes y se sienten atraídos por las marcas que tienen una historia y un patrimonio real.

“El potencial de crecimiento de esta categoría única y ultra Premium es enorme, especialmente en muchos de los mercados emergentes como Asia, Latinoamérica, India o Estados Unidos. De hecho, a pesar del increíble reto de 2020 y 2021, todos los indicadores apuntan a que la industria continuará con su éxito, y que las presiones económicas de la oferta y la demanda aumentarán los precios y las inversiones al alza a corto, medio y largo plazo. El futuro para el whisky escocés de malta sigue siendo muy prometedor”, concluye Samantha de Noia.