La nueva ley concursal permitirá a los acreedores de una empresa forzar recapitalizaciones

La reforma de la ley concursal permitirá a los acreedores de una empresa forzar la recapitalización si la justicia estima que se trata de una solución para mejorar su viabilidad.

La nueva ley concursal permitirá a los acreedores de una empresa forzar recapitalizaciones

La reforma de la ley concursal sigue modificando aspectos importantes para las empresas que se encuentren en apuros. La última novedad conocida tiene que ver con las reestructuraciones, que dejarán de ser competencia exclusiva de los emprendedores.

Así, la medida permitirá a la justicia imponer una recapitalización dentro de la empresa a petición de sus acreedores, siempre y cuando quede acreditado que la medida mejoraría la viabilidad de la compañía y atender mejor sus deudas. En este sentido, la nueva ley concursal reconoce a los acreedores como grupo de interés económico dentro de la organización.

Se trata de una medida que ya lleva tiempo implementada en otros países, y una de las reclamaciones históricas por parte de los acreedores, que se ve respondida de esta manera en la reforma de la ley concursal. Con esta decisión, el catálogo de soluciones para las empresas con dificultades económicas se amplía, algo que ayudará a desbloquear algunos procesos concursales enquistados.

Además, la reforma de la ley concursal incluye otras novedades interesantes que te podrían sacar de más de un apuro como emprendedor si tu empresa pasa por un momento de dificultad en medio de la crisis de suministros y la inflación derivada de la crisis del mercado energético.

La nueva ley concursal protege más el patrimonio de los emprendedores

Además del poder de los acreedores para imponer recapitalizaciones en la empresa, la reforma de la ley concursal incluye otras importantes novedades, como la protección del patrimonio personal del emprendedor en caso de concurso.

Así, los empresarios podrían conservar su vivienda, su vehículo o sus herramientas de trabajo mientras se benefician de un porcentaje de exoneración de su deuda. Aunque, como es lógico, esta exoneración no está libre de condiciones. Los emprendedores que se acojan a un concurso de acreedores y se beneficien de las nuevas medidas de la ley concursal deberán cumplir con un plan de pagos acordado, que deberá ser aprobado por, al menos, el 40% de los acreedores afectados por la quita.

Además, el borrador que prepara el Gobierno tendría un apartado específico para las micropymes. El 10% de estas empresas terminan cerrando durante su primer año de vida, por lo que la nueva ley concursal busca agilizar los trámites necesarios en la liquidación, permitiendo que todo el proceso se realice a través de internet.

Los administradores concursales se sienten desprotegidos

En el lado opuesto, los administradores concursales se sienten desprotegidos ante la reforma de la ley concursal. En su opinión, la figura de estos profesionales “queda totalmente relegada, siendo una situación insólita, que no existe en ningún país del mundo”, afirmaba hace unos meses Diego Comendador, presidente de ASPAC, quien añade que “los administradores concursales somos parte de la solución, y así lo han expresado jueces, procuradores, acreedores, deudores y otras instituciones en numerosas ocasiones”.

Además, desde la asociación critican la inclusión en el anteproyecto de Ley Concursal de la figura del experto en reestructuraciones, un puesto para el cual solo hace falta demostrar experiencia previa y es propuesto por el deudor. Sobre este punto, desde ASPAC se preguntan por la necesidad de crear esta figura cuando los administradores concursales ya son expertos en reestructuración.