La agencia que se alzó con el ‘Óscar’ al diseño con una mochila de viaje

Lúcid es una agencia que utiliza el diseño estratégico como herramienta de transformación de los negocios. Lo hace tan bien que el pasado mes de abril se alzó con uno de los premios Red Dot, los galardones de diseño más prestigiosos del mundo que normalmente se lleva Apple.

LUCID

Lúcid es una agencia de diseño estratégico fundada por dos amigos de la infancia: Marc Fabra y Pol Fantoba. Este año la empresa celebra su décimo aniversario y lo hace que con un equipo que integran ya 30 diseñadores trabajando a tiempo completo, con más de 750 proyectos lanzados y con unas previsiones de facturación para este año que superan los 2,5 millones de euros. 

También en estos diez años han tenido tiempo de acumular más de 40 premios internacionales, entre ellos el más prestigioso de todos en su categoría: los Red Dot, galardón que obtuvieron en 2021 con la mochila Shell de Tropicfeel. Con este proyecto se hicieron merecedores del Best of the Best. Para quienes no entiendan el alcance de estos premios, decir que en la lista de los galardonados suelen figuran empresas como Apple, Adidas, Nokia o Mercedes Benz y que los equiparan con el máximo galardón cinematográfico, el de los Óscar, en el mundo del diseño.

Ecodiseño

Además de la originalidad, lo que tienen de peculiar los diseños estratégicos de Lúcid es, sobre todo, el interés por la sostenibilidad.

“Hoy, casi todo gira en torno a la conectividad del producto físico, pero muchos olvidan aplicar la estrategia de un producto circular desde el origen. Se calcula que el 80% del impacto medioambiental de un producto, se decide en la fase de diseño, y eso es algo que todos deberíamos tener en cuenta. No se trata solo fabricar con materiales naturales o reciclables, sino de usar metodologías orientadas a la economía circular de verdad, procurando la durabilidad del producto; impulsar modelos de pago por uso, y alentar a no consumir más de lo que haga falta ”, sostiene Marc Fabra para quien, todo lo demás, sería un simple greenwashing.

Esta es la estrategia de impacto positivo que ponen ellos en el horizonte cada que que asumen un proyecto. En este sentido han conseguido hacer icónicas con su rediseño marcas como Espora, Citysens y Bellota o la ya citada  Tropic Feel.

El poder transformador del diseño para un negocio

Suyo es también el popular taburete de la empresa alicantina Vigar, el sencillo taburete plegable presente en casi todos los hogares españoles y uno de los best seller en Amazon. “Podrían haberlo hecho más fácil y más barato contratando el diseño y la fabricación a una empresa china, pero optaron por la estrategia inversa, apostar fuerte por un producto sencillo que ha conseguido llamar la atención del mercado y posicionar el nombre de la marca”, argumenta Fabra como ejemplo de lo que puede hacer el diseño por una marca.

Algo similar puede decirse de su colaboración con Tropic Feel. Si gracias a ellos, Lúcid obtuvo el galardón de Red Dot, gracias a sus diseños, Tropic Feel ha conseguido posicionarse como marca de renombre más allá del mundo de las ‘zapas’ y levantar sucesivas rondas de financiación.

El equipo de Lúcid en una de sus sesiones de trabajo

La estrategia 

Lúcid no tiene productos propios, trabajan siempre para terceros. El 60% de sus clientes son startups o empresas de nueva creación, pero figuran también en su portfolio compañías del Ibex35 a las que animan a cambiar su estrategia y dar el salto a la sostenibilidad. “Nos interesan como clientes, no solo por ser grandes cuentas, sino por el impacto medioambiental que generan, algunas de ellas con miles de productos en el catálogo”, dice Fabra.

Entre sus proyectos actuales, el equipo trabaja ahora en el diseño de un nuevo concepto de tienda que el grupo Inditex quiere lanzar en 2023.

Como empresa, Lúcid se estructura en torno a dos departamentos principales: uno que se dedica al diseño industrial del producto físico, y un segundo que se dirige a lo Phygital, la unión entre lo físico y lo digital más en busca de la experiencia del cliente y del ‘efecto WoW’.

En cuanto la estrategia que siguen con cualquier encargo, Fabra la resume en cuatro pilares básicos: 

1.-Conocer al usuario final y a todos sus stakeholders. En esta parte analizan el público al que se dirigen así como las necesidades que satisfacen y las que se quedan sin cubrir.

2.-Negocio. El diseño no es solo cuestión de colorear cosas o hacer objetos romos. Engloba toda una ciencia y un conocimiento que Lúcid pone al servicio de los clientes con profesionales que conocen bien los negocios por dentro ayudándoles a ver las opciones más adecuadas a su modelo.

3.-Investigación de las tecnologías que funcionan ya en el mercado. Valoran en esta parte las tecnologías susceptibles de utilizar en un proceso de innovación. Una de sus prácticas favoritas es trasladar soluciones tecnológicas concebidas para un uso determinado a otros campos que, a priori, no tienen nada que ver. Ejemplo: el sistema de cierre ideado por la marca GoPro que ellos han aplicado a un dispositivo médico.

4.-El planeta. Asegura Fabra que ellos se hicieron diseñadores para generar impacto en la vida de las personas y del planeta. Guiados por este afán, trabajan con una metodología propia con la que quieren cambiar la forma de hacer las cosas y los modelos de negocio girándolos hacia la economía circular y la sostenibilidad. “Nosotros trabajamos contra la obsolescencia programada”, concluyen.