El marketing de la felicidad como clave para vender más

Un 72% de los consumidores elegiría una marca que utilice el humor frente a su competencia y una mayoría está dispuesta a pagar más por experiencias que le hagan feliz, según un estudio de Oracle

marketing de la felicidad

Quizás el mayor consumo no de la felicidad pero la felicidad, o el marketing de la felicidad, sí nos hace consumir más de una determinada marca o producto. O dicho de otro modo: los consumidores escogen y pagan más por las marcas que les hacen felices, según un nuevo informe de investigación de Oracle Fusion Cloud Customer Experience (CX) y Gretchen Rubin, superventas del New York Times y creadora de podcasts.

El Informe sobre la Felicidad incluye insights de más de 12.000 consumidores y líderes empresariales de 14 países, y revela que las personas buscan nuevas experiencias que les hagan sonreír y reír y que están dispuestas a premiar  a las empresas que apuestan claramente por el humor como vía para mejorar su fidelidad, defensa de la marca y compras recurrentes, alejándose, por contra, de aquellas que no pongan la felicidad por bandera.

¿Cuánto vale la felicidad?

La pandemia tiene mucho que ver con esta exigencia de momentos de felicidad por parte del consumidor, ya que, según el estudio, muchas personas no han vuelto a experimentar felicidad en los últimos dos años, lo que explica que estén también dispuestos a pagar por ella.

Concretamente, el 45% de los encuestados no ha sentido verdadera felicidad desde hace más de dos años y el 25% no sabe, o ha olvidado, lo que significa sentirse realmente feliz.

El consumidor post pandemia busca nuevas experiencias que le hagan sonreír y reír (concretamente el 88% de ellos) y para alcanzar la felicidad priorizan la salud (80%), las relaciones personales (79%) y las experiencias (53%).

Además, un 53% asegura que le gustaría que el dinero pudiera comprar la felicidad y el 78% estaría dispuesto a pagar más por disfrutar de la verdadera felicidad.

Esta correlación entre felicidad y consumo explica en parte el aumento de las ventas online durante la pandemia. Así, el 89% reconoce que intentó encontrar la felicidad realizando compras online, una búsqueda que no todos consiguieron por igual: el 47% de los consumidores asegura que recibir paquetes los hizo felices, pero otro 12% reconoce que le costaba recordar las compras realizadas en la red.

El marketing de la felicidad

El informe destaca también lo mucho que queda por hacer por parte de las marcas, tan reticentes todavía a apelar al corazón de sus clientes con mensajes de humor. Al menos así lo percibe la mayoría de los consumidores: el 78% de las personas considera que las marcas pueden hacer más para proporcionar felicidad a sus clientes y el 91% prefiere las marcas divertidas. Este porcentaje es superior entre la generación Z (94%) y entre los Millennials (94%). ¿Las ventajas del marketing de la felicidad?

Mejor recuerdo de marca. El 90% de las personas recuerda más fácilmente los anuncios divertidos. A pesar de ello, los líderes empresariales consultados aseguraron que solo el 20% de los anuncios off-line de sus marcas (televisión, vallas publicitarias, etc.) y el 18% de sus anuncios en línea utilizaban el humor de manera activa.

Más conversión. El 77% de las personas está más dispuesto a comprarle a un vendedor que sea divertido, a pesar de lo que sólo el 16% de los líderes empresariales afirma que sus marcas utilizan el humor para vender.

Más engagement. El 75% de las personas prefiere seguir en redes sociales a una marca divertida, pero solo el 15% de los líderes utilizaría el humor en las redes sociales. Además, el 68% de las personas prefiere interactuar con chatbot/asistentes virtuales divertidos y un 69% está más dispuesto a abrir un correo electrónico de una marca si la línea del asunto es divertida.

“Para las marcas que tratan de contribuir a la felicidad de su público objetivo, el proceso comienza con los datos y el conocimiento de sus clientes. Solo entonces se puede conseguir la mezcla adecuada de humor, personalidad y experiencia de marca que impulsará la lealtad de los clientes y la promoción de la marca”, apunta Gretchen Rubin, superventas del New York Times y creadora de podcasts.

La risa paga dividendos, pero asusta a las empresas

Los datos reflejan claramente que las personas premian a las empresas que recurren al humor con su fidelidad, defendiendo su marca y con compras recurrentes, y se distanciarán de aquellas que no lo hagan: el 80% de los consumidores tienen más probabilidades de volver a comprar los productos de las marcas que utilizan humor, un 80% las recomendaría a familiares y amigos, otro 72% la elegiría frente a la competencia (72%) y un 63% gastaría más en ella.

La explicación de este divorcio entre la realidad de los resultados y la posición empresarial está en el desconocimiento y el miedo de quienes toman decisiones. Así, un 95% de los líderes de negocio temen utilizar el humor en las interacciones con sus clientes y el 85% de los líderes empresariales sostiene que no dispone de los datos, de los insights o de las herramientas necesarias para recurrir al humor con éxito. Los mismos tendrían más confianza a la hora de recurrir al humor en las interacciones con los clientes, si tuvieran una mejor visibilidad de los mismos (55%) y acceso a tecnologías avanzadas, como la Inteligencia Artificial (32%).

En este contecto, Rob Tarkoff, executive vice president y general manager, Oracle Fusion Cloud Customer Experience (CX), recuerda que “la experiencia de cliente sigue evolucionando, pero al final del día todo se reduce a una cosa: hacer feliz al cliente”.

Y añade: “Son múltiples y muy diversos los factores que hacen felices a los clientes y en esta investigación decidimos estudiar el humor, al ser uno de los que más matices tiene. Tal y como muestran los resultados, la mayoría de los líderes empresariales quiere hacer que sus consumidores se rían más y entiende que ello constituye un aspecto crítico para consolidar una relación verdadera. Para alcanzar el éxito, las marcas deben situar los datos en el corazón de su estrategia de experiencia del clientes”.

Puedes leer más sobre enamorar a tus clientes aquí: Por qué Apple o Harley Davidson tienen fanáticos de sus marcas y cómo seguir sus pasos.