Los grandes de la moda se suman al metaverso

Las marcas de moda más conocidas del mundo han comenzado a moverse para tener un hueco importante en el metaverso que promete revolucionar Internet.

Adidas y Nike se suman al metaverso

Adidas y Nike han comenzado a moverse para formar parte del metaverso que revolucionará Internet en los próximos años. A través de diferentes iniciativas, las dos marcas deportivas más famosas del mundo tendrán un hueco importante en el universo virtual del futuro, lo que demuestra el potencial que las grandes empresas ven en esta tecnología.

La primera en acercarse al metaverso ha sido Nike, que hace pocos días registró ante la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos toda su mercancía, incluyendo el eslogan y el famoso logo de Michael Jordan, como productos virtuales descargables. Esta noticia tendría sentido, teniendo en cuenta que uno de los atractivos del universo virtual sería poder comprar ropa para los avatares.

Además, Nike ha puesto en marcha su propio metaverso, Nikeland, disponible a través de la plataforma de videojuegos Roblox. Se trata de una plataforma virtual y gratuita, donde los usuarios ya pueden vestir a sus avatares con las prendas más icónicas de la marca. Además, los jugadores pueden competir entre ellos para obtener puntos y tener acceso a modelos exclusivos que han marcado la trayectoria de la compañía de material deportivo.

Nikeland es el nombre del recién lanzado metaverso de Nike
Nikeland es el nombre del recién lanzado metaverso de Nike

Por otro lado, la segunda marca deportiva más reconocida del mundo, Adidas, no ha querido quedarse atrás, y ha firmado un acuerdo de colaboración con el exchange de criptomonedas Coinbase, que podría abrir la posibilidad de que la compañía comenzara a admitir como método de pago algunas de las divisas digitales más conocidas, como bitcoin o Ethereum.

Además, Adidas anunció hace unos días el lanzamiento de un token no fungible (NFT), una de las grandes tendencias de 2021 en el sector del blockchain; y ha adelantado la creación de su propio metaverso, que se llamaría AdiVerse y tendría unas funcionalidades similares a las del universo virtual de Nike.

Las grandes marcas experimentan con el metaverso

La creación de un metaverso propio por parte de Adidas y Nike es la primera prueba de que las grandes marcas están experimentando las funcionalidades de esta tecnología, que alcanzaría su momento de mayor desarrollo cuando Facebook -ahora Meta- lance su universo virtual, que pretende revolucionar Internet.

En este sentido, otras grandes marcas han optado por entrar en uno de los metaversos que llevan años triunfando, sobre todo en el sector de los videojuegos. Por ejemplo, Louis Vuitton ha firmado un acuerdo con League of Legends, mientras que Balenciaga lo ha hecho con Fortnite, para incluir algunas de sus prendas en los marketplace del juego.

Así, el sector de la moda se suma al metaverso, algo que ya hicieron hace unos años las figuras más destacadas de la industria musical. En este sentido, cabe recordar que Ariana Grande, J Balvin o Travis Scott ya han realizado sus primeros conciertos en un universo virtual. En concreto, sus actuaciones exclusivas en el metaverso de Fortnite fueron todo un éxito, llegando a alcanzar los 27,7 millones de espectadores en directo.

Además de la posibilidad de comprar los mismos productos que las marcas ofrecen en la vida real, una de las grandes ambiciones del metaverso de Meta es la posibilidad de trabajar en la propia plataforma. La pandemia y el teletrabajo han acelerado el crecimiento de plataformas de videoconferencias y otras herramientas digitales de comunicación y organización, por lo que no es descabellado pensar que el universo virtual podría ser un canal idóneo para ir un paso más allá y que sea tu avatar el que acuda a una reunión con tus compañeros y surjan nuevas herramientas de visualización enfocadas a mejorar la productividad.

En este contexto, ¿podría ser el metaverso una plataforma apta para montar un negocio propio? Aunque todavía no existe demasiada información, la respuesta es sí. Dedicarse a vender un producto o servicio en el metaverso puede convertirse en un trabajo real para muchas personas, en aspectos como el diseño de interiores – ¿A quién no le gustaría vivir en una casa de lujo, aunque sea en un universo paralelo? -, la compraventa de productos exclusivos o, incluso, la posibilidad de trabajar para otros.