Cómo montar un marketplace

Los fundadores de Solostock y Vottun, Badi, Fiftykey, Bnext, Mariales de fábrica y Snau nos dan las claves para lanzar este modelo de venta online con éxito

marketplace

Lanzar un marketplace tiene unas particularidades muy concretas y distintas a lo que es un comercio online sin más. Seis emprendedores que ya han tenido éxito con este modelo nos dicen cómo hacerlo bien.

Luis Carbajo, CEO y fundador de Solostock (marketplace líder en el mercado español del segmento B2B) y Vottun:

“En un Marketplace es fundamental cuidar tanto la oferta como la demanda. Para empezar es primordial atraer la suficiente masa crítica de vendedores, así que pónselo fácil, que te puedan utilizar gratis. Luego ocúpate de los compradores, dales incentivos para que compren. Al principio puede ser difícil monetizar pero, una vez que las dos partes están balanceadas y comienzan a escalar, es un gran negocio”.

Carlos Pierre, CEO y fundador de Badi (marketplace de pisos compartidos):

“A la hora de crear un marketplace se debe decidir si el foco va a ser la cantidad o la calidad, sin confundirlas con la liquidez. Un marketplace transaccional como Badi puede ser extremadamente líquido, sin necesidad de alcanzar el volumen (cantidad) de una web de clasificados; le basta con un 25% de ese volumen».

«Las dos opciones pueden convertirse en negocios rentables, pero hay que trabajar bien la confianza del usuario, la calidad del servicio y el modelo de monetización, muy diferentes en cada caso. Además, aconsejo no dejarse llevar por métricas vanidosas y apostar por una estrategia a largo plazo enfocada en la experiencia del usuario, la única manera de crear un marketplace global capaz de romper barreras demográficas con una marca sólida”.

Guillermo Jiménez, fundador de Fiftykey (una de las mayores agencias de managment de influencers de Europa):

»Busca un mercado tradicional que no se haya digitalizado o que a través de la tecnología sea más eficiente la forma en la que se conecta oferta y demanda –ya sean productos o servicios– y que resulte más rentable gracias a la optimización del proceso. Pedir un taxi ahora se llama Cabify, pedir una pizza a domicilio Glovo, ligar es Tinder, los mercadillos de segunda mano Wallapop y hacer la colada Mr.Jeff. No puedo vaticinar cuál será la próxima gran oportunidad para digitalizar un proceso tradicionalmente analógico, pero desde luego a la velocidad a la que cambia todo, no tardará en aparecer un nuevo joven emprendedor que la descubra y la lleve a cabo».

Guillermo Vicendi, fundador de Bnext (primer neobanco español en conseguir la autorización del Banco de España para operar como Entidad de Dinero Electrónico):

“Por la dificultad de unificar oferta y demanda, creo que la mejor manera de poner a andar un marketplace es hacerlo de manera iterativa: conseguir atraer a un número pequeño de early adopters en ambos lados de la ecuación, oferentes y demandantes, para que empiecen a suceder las primeras transacciones que permitan ir al siguiente grupo de vendedores y compradores y demostrarles que el rol de middleman del marketplace que se plantea tiene sentido». 

Miquel Joan Vidal, CMO de Materiales de Fábrica (marketplace de productos para la reforma del hogar):

“Es clave conocer el sector donde te vas a enfocar, estudiar la competencia y ser crítico. Crear confianza online puede marcar la diferencia. Si ya nos cuesta confiar en una marca, más aún en una que vende cosas de otro. Hay que demostrar que tenemos el control de lo que ocurre en nuestra página y nosotros somos los máximos responsables de todo. Además, es importante trabajar un CMS que tenga una gran cantidad de módulos, ya que te permitirá un mayor margen de maniobra y variar tu estrategia si algo no está funcionando correctamente”.

Dado Díez, fundador de Snau (primera plataforma omnicanal de servicios para perros en España):

“Piensa en la economía de nodos o economía de red: un nodo es un punto de conexión entre dos o más elementos de un circuito. Esta analogía hay que traspasarla a tus operaciones. Empieza por tu primer nodo. Establece el punto de inicio de tu negocio y empieza desde ahí tu expansión. Que la ambición de querer estar en todas partes no mate tu proyecto. Expándete por nodos, poco a poco, como un virus, eso será tu efecto multiplicador. Detecta tu zona, infecta la zona, infecta el barrio, infecta el barrio de al lado, y tu masa critica de oferta y demanda se irá compensando sola”. 

Gestionar Cookies