El negocio de la multipropiedad de lujo llega a España

Algunas empresas inmobiliarias están llegando a España para explorar un nuevo negocio con altas rentabilidades: la multipropiedad de lujo.

La multipropiedad de lujo llega a España

La multipropiedad fue una de las opciones de inversión inmobiliaria alternativas más utilizadas durante el boom del ladrillo. Sin embargo, la crisis económica y las sucesivas estafas terminaron con la moda de esta fórmula de inversión, que ahora parece volver a tomar fuerza… En el sector del lujo.

La multipropiedad es un concepto alternativo para adquirir una vivienda, y consiste en la compra conjunta por parte de varias personas. Así, el precio total del inmueble se reparte entre varios socios, que pueden utilizarlo de manera proporcional durante todo el año.

Durante su primera etapa de expansión, la multipropiedad era una fórmula muy utilizada por las clases más populares a la hora de adquirir una segunda vivienda, de manera habitual en localidades costeras dedicadas al veraneo. De esta forma, los propietarios podían acceder a un apartamento en la playa con una inversión mucho más reducida, gastos compartidos y un periodo de ocupación asegurado durante sus vacaciones de verano.

La multipropiedad en la legislación española

Sin embargo, uno de los motivos principales para que la multipropiedad cayera en picado fue la proliferación de estafas. En realidad, la legislación española prohíbe utilizar el término, debido a que los “socios” nunca llegan a ser propietarios del inmueble. Así, lo adecuado según la ley es utilizar el término de “derechos de aprovechamiento por turnos de bienes inmuebles”.

Bajo la modalidad de la multipropiedad, el comprador solo accede a los derechos de uso por un periodo de tiempo preestablecido. Por ejemplo, una quincena anual durante diez años para su aprovechamiento con fines turísticos. La propiedad sigue siendo del vendedor de los derechos, que debe estar dado de alta y cumplir con las obligaciones de una empresa dedicada al sector vacacional.

Además, la legislación española contempla un periodo mínimo de uso de tres años, y un máximo de 50, así como la prohibición de que los turnos de aprovechamiento sean menores a una semana anual.

La multipropiedad de lujo llega a España de la mano de una empresa americana

Ante esta situación, la multipropiedad en España se ha convertido en una fórmula residual, aunque algunas empresas extranjeras ya han puesto el foco en este negocio tan rentable, sobre todo en el sector inmobiliario de lujo.

Es el caso de Pacaso, una compañía estadounidense que ha anunciado su desembarco en las localidades más exclusivas de la costa española, así como otras localizaciones premium de todo el país. Su modelo de negocio pasa por comprar inmuebles de lujo, con un precio superior a los dos millones de euros, para reformarlos y vender participaciones de aprovechamiento.

En concreto, cada inmueble cuenta con un máximo de ocho participaciones, por lo que los usuarios que opten por la multipropiedad de lujo podrían utilizar la vivienda unos 44 días al año. Además del precio de la participación -que podría revenderse en el futuro, obteniendo un beneficio si el precio de mercado aumenta-, los propietarios pagan a la empresa una cuota de 200 euros al mes en concepto de administración y mantenimiento del inmueble.

En definitiva, la multipropiedad vuelve a irrumpir en el mercado inmobiliario como una fórmula para invertir en una vivienda vacacional, y puede ser una oportunidad de negocio interesante si se piensa en la posibilidad de vender la participación pasados unos años, cuando el precio del inmueble pueda experimentar un crecimiento considerable.