OnlyFans: la plataforma para influencers que tuvo que girar hacia el porno

Esta plataforma nació hace cuatro años para que los influencers pudieran ofrecer contenido premium a sus seguidores. Ahora, es una de las webs más utilizadas para el consumo de pornografía.

OnlyFans: la plataforma para influencers que tuvo que girar hacia el porno

Aprender a pivotar es una de las aptitudes más importantes a la hora de montar una empresa. A veces, girar la dirección del proyecto también puede llevar a caminos insospechados. Es el caso de OnlyFans, una plataforma que se ha convertido en referente de la industria del porno a pesar de una idea inicial que pensaba más en los influencers de las redes sociales.

OnlyFans surgió en 2016 de la mano del emprendedor británico Tim Stokely, con la idea inicial de crear una plataforma a través de la cual los influencers de moda pudieran capitalizar sus publicaciones y ofrecer contenido a sus suscriptores más asiduos, que pagarían una cuota por acceder al contenido. «Si usas redes sociales para producir tu propio contenido, deberías estar en OnlyFans. Subas tutoriales, tips, material de detrás de escena o selfies sin parar, muchos de tus seguidores están dispuestos a pagar por ellos», apuntan en su web.

No obstante, desde hace algunos meses los influencers han sido sustituidos por actores y actrices de la industria pornográfica, que han visto en OnlyFans una plataforma que puede mantener su empleo en un contexto, el de la pandemia, que ha provocado una reducción considerable de las producciones pornográficas profesionales. El auge del porno en esta red ha causado algunas críticas relativas al control sobre la edad de sus usuarios o la huella digital que puede dejar la publicación de fotos y vídeos íntimos en internet.

El modelo de OnlyFans, muy lucrativo para los creadores

El modelo de recompensa que ofrece OnlyFans es muy lucrativo para los creadores de contenido, lo que ha atraído a grandes estrellas del cine para adultos, además de otros particulares que quieren hacer caja colgando contenido íntimo en la web desde sus casas. Los seguidores se suscriben a un perfil por una cantidad fijada por los creadores -van desde los 5 a los 50 dólares mensuales- a cambio de acceder a contenido exclusivo. Y, a diferencia de otras plataformas por suscripción, aquí el 80% de los ingresos son para el creador.

La aparición de la covid-19 y el comienzo de las restricciones de movilidad y confinamientos en marzo provocó un aumento considerable del consumo de material pornográfico, un filón que los profesionales -y no tanto- de la industria del porno han aprovechado en OnlyFans para vender material exclusivo. Tanto es así, que entre marzo y abril la plataforma experimentó un crecimiento de usuarios del 75%. Hoy, suman 200.000 nuevas cuentas al día, 10.000 de las cuales corresponden a nuevos creadores.

Aunque existen muchas estrellas del porno que obtienen grandes beneficios a través de OnlyFans -la actriz Mia Khalifa ocupa la quinta posición global, con más de seis millones de dólares mensuales-, también otros influencers y personajes públicos utilizan la plataforma para ofrecer contenido exclusivo a sus seguidores más fieles. Es el caso de la actriz de Hollywood Bella Thorne, que en agosto batió el récord de OnlyFans al conseguir unos ingresos de un millón de dólares en sus primeras 24 horas.

En definitiva, OnlyFans es una prueba más de que mantener la mente abierta a nuevas ideas puede relanzar un negocio estancado. ¿Quién sabe? La oportunidad puede estar en el sitio más inesperado.

Gestionar Cookies