Por qué el oro sigue siendo una buena oportunidad para invertir

Los grandes inversores han vuelto a considerar al oro como un buen activo refugio en tiempos de incertidumbre.

La inversión en oro vuelve a repuntar en el segundo trimestre de 2021

En momentos incertidumbre, el oro siempre ha sido una salida segura para canalizar los fondos de los grandes inversores. En este sentido, 2021 ha comenzado flojo para este activo, con una caída del 5% debido al optimismo en los mercados. Sin embargo, podría experimentar un nuevo repunte a finales del segundo trimestre…

Así, la semana pasada se registró la mayor entrada de dinero en el mercado del oro desde hace tres meses, según los datos del Bank of America. Una tendencia que podría mostrar la incertidumbre en los mercados bursátiles y el ánimo de los grandes inversores, que prefieren dirigir su dinero hacia un activo menos volátil ante las dudas sobre una posible caída del resto de sus inversiones.

“Los flujos todavía son leves, ya que apenas hubo aportaciones de 1.600 millones de dólares, pero sí parecen indicar un cambio de tendencia”, explica el especialista Vicente Varó en El Confidencial. Como causa fundamental de esta tendencia acumulativa de oro, los expertos mantienen como motivo fundamental el riesgo de que la inflación se desboque durante los próximos meses, aún por encima del crecimiento de la economía.

Pero, ¿es necesario tener algo de oro entre tus inversiones si no eres un gran inversor? “Para quienes quieran diversificar sus carteras, los asesores financieros recomiendan tener una parte de su cartera en el metal. ¿Cuánto? Ya depende del perfil del inversor… Y de su interés en estar prevenido frente a los riesgos”, explica Varó en su artículo.

El oro, un activo refugio por los siglos de los siglos

El oro ha sido, desde hace varios siglos, el principal activo refugio para las fortunas o, simplemente, los inversores que querían conservar su capacidad adquisitiva. A lo largo de las décadas, este activo ha crecido al ritmo de la inflación, incluso por encima, lo que ha permitido que el patrimonio de sus poseedores -al menos, una parte- no perdiera valor.

Así, los bancos centrales cuentan con importantes reservas de oro, y algunas entidades bancarias aceptan el metal como aval, lo que demuestra que su valor seguirá manteniéndose en el tiempo. Su carácter exclusivo y limitado le sigue confiriendo un valor especial, y sigue siendo el activo refugio más demandado en tiempos de crisis.

Aunque, curiosamente, la sociedad del siglo XXI ya habla de otros activos -esta vez digitales- que pueden sustituir al oro como activo refugio en el futuro. Uno de ellos es el bitcoin, que ha experimentado un crecimiento sin precedentes durante el año de la pandemia, pasando de los 3.300 euros en marzo de 2020 a superar los 54.000 solo 12 meses después.

Como el oro, el bitcoin es un activo con unidades limitadas, lo que puede dar lugar a pensar que su precio se revalorizará con el tiempo. Sin embargo, las criptomonedas todavía presentan una gran volatilidad, e invertir en estos activos más dinero del que se está dispuesto a perder puede ocasionar graves problemas de liquidez. Por ello, es necesario tener en cuenta los consejos de los expertos antes de depositar el dinero ellos.

Gestionar Cookies