Medidas (muy prácticas) para transformar tu empresa en un negocio sostenible

El ideal de la empresa sostenible domina los discursos políticamente correctos de la comunidad empresarial.

9 medidas para crear empresas sostenibles

En muchas ocasiones los negocios responsables y sostenibles lo son de origen, ya que se crean en base a una situación real que se quiera poner de relevancia mediante el desarrollo de un modelo de negocio concreto. Jordán de la Fuente, cofundador de Nikarit , empresa que vende cosméticos naturales, alude a los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU como inspiración, al incluir aspectos como la igualdad de género, la producción y consumo responsables, la lucha contra el cambio climático o la promoción de la industrialización inclusiva, entre otros aspectos. Una vez que sabes en qué aspecto quieres que tu empresa tenga un impacto positivo, has de colocarlo como eje de tu desarrollo empresarial.

“Tienes que estudiar bien las necesidades de tu empresa y los productos que quieres desarrollar y pensar cómo mejorar el impacto que estos tienen”, sostiene Gonzalo Mestre, CEO de Sheedo, que comercializa regalos de empresa plantables. Para ello, no hay que quedarse únicamente con las opciones tradicionales a la hora de diseñar, fabricar o vender los productos u ofrecer los servicios, sino abordar esas necesidades con soluciones más creativas que sean socialmente responsables. “No hay que usar la etiqueta sostenible como gancho de ventas, sino como mentalidad a la hora de desarrollar su negocio”, propone.

Adaptarse a las exigencias legales, además de un coste en personal especializado y recursos adecuados, puede obligar a modificar sustancialmente los procesos productivos, pero pone en evidencia un compromiso serio del emprendedor con la protección del entorno. Aspectos referidos a la eliminación de residuos, uso de agua o reciclaje de componentes pueden ser perfectamente solventados con una buena auditoría medioambiental que nos muestre los requisitos que debemos cumplir (y hacerlo).

La hora de la verdad

Pero, para que la idea de la empresa sostenible no se quede en un simple ejercicio teórico, te sugerimos una serie de medidas prácticas para empezar el proceso de inmediato:

1) TEN PROVEEDORES DE CERCANÍA
Proveer el negocio con productos de cercanía no sólo facilita la gestión empresarial, con una mejor capacidad para asegurarse la calidad del suministro y un trato profesional de mayor confianza, sino que implica un beneficio para el medio ambiente, pues el transporte es más corto y se limitan las emisiones de CO2 a la atmósfera. Además, el contar con proveedores cercanos supone un impulso a la economía local, apostando por empresas y emprendedores que, en muchas ocasiones, no pueden competir con las grandes compañías.

2) QUE TU CADENA DE PRODUCCIÓN, TUS PROVEEDORES Y DISTRIBUIDORES SEAN TAMBIÉN SOSTENIBLES

Es importante tener cierto control sobre toda la cadena de producción, para que los objetivos que propugna tu empresa no se vean alterados en otras fases del proceso, desde la obtención de la materia prima hasta la venta, pasando por las condiciones laborales de fabricación o las emisiones de CO2 de los transportes. Que la responsabilidad que propugnas se cumpla en todos los eslabones. No hay que olvidar que, según un informe de The Carbon Trust, el 65% de los consumidores piensa que es importante comprar a empresas social y ambientalmente responsables.

3) IMPARTE TALLERES Y ACCIONES PARA UN CONSUMO RESPONSABLE

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta una empresa es la aún escasa sensibilización pública por el consumo responsable, sostiene el co-fundador de Nikarit, lo que obliga a desarrollar iniciativas para implicar a la gente, no meramente comunicativas, sino más activas, como talleres, presencia en eventos o charlas… “Cada vez somos más las empresas que lanzamos propuestas de consumo responsable como respuesta a las consecuencias sociales y medioambientales que está teniendo el modelo tradicional de consumo. Y es que tenemos un objetivo común: poner de moda el consumo responsable”, sentencia.

4) REVIERTE GANANCIAS EN LA REGIÓN
No solo es importante contar con proveedores cercanos, sino que otro modo de demostrar el compromiso social con tu comunidad es priorizando la contratación de personas de la región, para así contribuir al desarrollo económico de la zona. También se pueden asumir compromisos sociales, como patrocinar eventos locales, crear programas de prácticas para estudiantes o dar charlas en instituciones locales que permitan dar a conocer tu proyecto y mejorar la concienciación en sostenibilidad. Establecer una relación de cooperación con la región en la que se opera da buena reputación y refuerza la identidad y la marca del negocio.

5) DONACIONES A ONGs POR VENTAS

Donar parte de las ganancias que se obtienen a una institución de carácter no lucrativo es otra forma de demostrar el carácter sostenible de la empresa, eligiendo bien el proyecto y que se adecue a los valores defendidos por la empresa. El caso de Nikarit es un paso más de esta propuesta, pues surgió como una empresa social de OAN International, cuyas ganancias sirven para financiar el resto de proyectos de la ONG, “así como necesidades particulares identificadas en las comunidades con las que trabajamos”, corrobora Jordán de la Fuente.

6) LLEVA A CABO ESTRATEGIAS DE EFICIENCIA ENERGÉTICA
Es importante instalar equipos de iluminación eficientes y sustituir los tradicionales por fluorescentes compactos y lámparas LED, así como diseñar el negocio para aprovechar al máximo la luz natural (instalación de claraboyas, uso de colores claros, etc.). También se puede reducir el gasto energético con un correcto aislamiento térmico. Si se quiere apostar a lo grande, habría que usar energía alternativa, colocando, por ejemplo, placas solares, que al principio pueden aumentar la factura eléctrica, pero son más ecológicas y, a la larga, también más económicas.

7) MATERIA PRIMA 100% NATURAL

“El mercado demanda cada vez más propuestas de consumo natural”, sostiene el cofundador de Nikarit, que reduzcan las labores intermediarias de procesamiento y la alteración de las propiedades inherentes de los productos, lo que además de beneficiar al entorno es un gran reclamo comercial. Asegúrate de que los materiales que empleas y comercializas tengan sellos que certifiquen que son sostenibles, de modo que puedan ser reutilizados o, al menos, reciclados completamente.

8) CREA ALIANZAS

La colaboración con otras empresas o asociaciones empresariales permite un mayor número de recursos a tu disposición (formativos, estructurales, económicos, etc.) para desarrollar tus políticas sostenibles y llevar a cabo acciones que promueven la concienciación de la población. Te debes plantear colaboraciones con entidades que susciten acciones con un beneficio socio-ambiental.

9) CONTRATA HOSTING VERDE

Para hacer un uso racional de la energía del servicio de alojamiento de la página web, contrata a empresas que se sirvan de fuentes de alimentación con una eficiencia energética certificada del 80% o superior, discos duros eficientes con tecnología SSD (cuyo consumo es 5 veces inferior a un disco duro normal) y procesadores con consumo eléctrico que no supera los 80W.