¿Sabes lo que son los infoproductos?

Son productos formativos muy escalables distribuidos por Internet

¿Sabes lo que son los infoproductos?

Probablemente, la principal ventaja de los infoproductos es que permiten una gran escalabilidad.

Pero, ¿qué son, qué características tienen, cómo se crean, cómo se lanzan al mercado…? Desde Patronum, una startup fundada por Álex Kasama y Arturo González-Pola y especializada en la producción y lanzamiento al mercado de estos productos formativos que se distribuyen a través de Internet, nos acercan a ellos.

Crecimiento exponencial

«El comercio electrónico ha crecido exponencialmente durante los últimos años, y no muestra síntomas de que vaya a dejar de hacerlo. Una de las tendencias de mayor crecimiento es el mercado de los infoproductos», sostiene Kasama, que subraya que los infoproductos son parte de la industria del elearning, «que en 2015 estaba valorada en 107 billones de dólares y se prevé que para 2025 alcance los 325 billones».

González-Pola afirma que esta explosión ha afectado, principalmente, a los infoproductos, «ya que muchas personas han pasado de no tener nada a alcanzar un éxito inimaginable en muy poco tiempo. Sin embargo, aunque se escuche hablar mucho sobre los productos digitales, no todo el mundo sabe qué son los infoproductos, y por ello tampoco mucha gente es consciente de la oportunidad que representan para los negocios de Internet».

¿Qué es un infoproducto?

Aunque el concepto infoproducto engloba cualquier tipo de producto de información, «generalmente, nos referimos a cursos online que venden una transformación guiada, paso a paso, y en el menor tiempo posible. Se han hecho populares en el mundo empresarial porque conectan especialmente bien con la audiencia, tienen muchísimo alcance y, al no tener asociados costes logísticos, permiten una enorme escalabilidad de las ganancias», destacan desde Patronum, que ya cuenta con tres escuelas activas, seis infoproductos lanzados y más de 6.000 estudiantes repartidos en 40 países diferentes entre España y Latinoamérica.

Según Kasama, los infoproductos son productos formativos que se basan en los conocimientos y la experiencia de un autor, y que son distribuidos por Internet. «Tienen como objetivo resolver un problema o una necesidad que el cliente tenga, gracias a un contenido valioso que se dirige a un avatar específico, es decir, a un tipo de persona concreto. Por ello, solemos decir que un infoproducto es una solución digital a un problema del mundo real. Al ser un producto digital, su distribución es totalmente escalable y con una entrega inmediata, lo que permite generar mayores beneficios».

¿Qué ventajas tienen?

Como argumenta González-Pola, una de las mayores ventajas de los infoproductos es que su distribución no es física: «Es decir, no existen procesos logísticos, envíos, ni consultorías presenciales, ni horarios. Es un sistema completamente digital que se distribuye de forma automática. El proceso de captación de clientes y de entrega del producto está al cien por cien automatizado, aunque el cierre de ventas y el soporte a los alumnos sí se tiene que dar de forma manual. Además, para un especialista que viene del mundo offline, automatizar su negocio gracias a los infoproductos es una excelente forma de hacer dinero online y aumentar su presencia en las redes invirtiendo el mínimo de tiempo».

Kasama añade otra característica: son de distribución casi gratuita. «No es lo mismo entregar un producto físico tras hacer una venta y los costes que ello implica a utilizar una plataforma digital que entregue el producto al cliente de forma totalmente inmediata y gratuita. Con excepción de lo que nos cobre una pasarela de pagos y las campañas de publicidad de pago, todo lo demás es gratis. Los infoproductos permiten crear negocios online, rentables y fáciles de implantar. Y, dependiendo del modelo de distribución, te permiten tener ingresos pasivos, es decir, ingresos en piloto automático sin necesidad de dedicar más horas de trabajo para ganar más dinero».

Modelos de negocio

Por ejemplo, en el caso de Patronum cuentan con dos modelos de negocio. «Captamos personas con talento para convertirlos en auténticos influencers digitales, con los que producimos contenido digital con gran poder transformador. Además, automatizamos el proceso de ventas y escalamos la compra de tráfico», afirma González-Pola.

Por un lado, ofrecen un modelo editorial, en el que esos influencers digitales desarrollan el contenido del infoproducto con la ayuda de Patronum, que se ocupa de la estrategia de lanzamiento, producción audiovisual, copywriting, desarrollo e implementación de embudos de conversión, inversión publicitaria, atención al cliente… «Este modelo es ideal si lo que deseas es una facturación recurrente y una relación a largo plazo».

Y, por otro, un modelo de compra de contenido: «Compramos el contenido y nosotros nos encargamos de darle salida comercial. Tanto si tienes el contenido de un curso desarrollado como si no, llegamos a un acuerdo para desarrollar el producto y nosotros nos encargamos de venderlo posteriormente. Este modelo es ideal si prefieres un pago único por tu obra».

¿Cómo se crea un infoproducto?

Kasama reconoce que cualquier persona puede crear un infoproducto, «aunque cuanto mejor sea la calidad del producto y la profundidad del contenido que se enseña, mayores posibilidades tendrá de triunfar».

Los pasos a seguir para hacerlo, según Patronum, son los siguientes:

1. Crear el contenido del infoproducto, generalmente, grabado en vídeo con cámara, micrófono y software de captura de pantalla.

2. Introducirlo en un LMS o plataforma de contenidos, para poder distribuirlo y configurar un área de alumnos.

3. Definir las estrategias de venta con un embudo de marketing adecuado y crear las páginas web informativas donde promocionar el infoproducto.

4. Promocionar tu infoproducto, gracias a tu audiencia en canales digitales, una lista de emails o campañas publicitarias de pago.

«Aunque siempre ayuda mucho que el instructor tenga ya una audiencia de seguidores o una lista de emails de suscriptores, no es necesario, ya que gracias a una buena gestión de campañas de publicidad de pago se pueden obtener resultados increíbles», puntualiza González-Pola.

¿Cómo se lanza al mercado?

En general, existen dos formas diferentes de lanzar un infoproducto. «La primera –explica Kasama– es el modelo perenne o evergreen, en el cual el producto se pone siempre a la venta y se puede facturar de manera diaria con él. Este modelo permite controlar mucho mejor los ingresos y los gastos, pero no suele tener picos de facturación muy elevados».

La segunda forma es a través de los llamados lanzamientos, «que consisten en una serie de acciones publicitarias concentradas en muy poco tiempo y que generan volúmenes de facturación muy elevados. Lo malo de este modelo es que no permite ser tan automatizado y solo se vende durante 3 o 4 semanas del año. Realmente, el modelo a elegir dependerá del tipo de producto y de las preferencias personales de cada uno».

¿Sobre qué podemos hacer un infoproducto?

González-Pola asegura que la gran flexibilidad que permite el uso de Internet y al estar alejados de programas curriculares convencionales, «los infoproductos pueden cubrir muchísimas necesidades distintas, poco tomadas en cuenta en la formación tradicional. Las temáticas que cubren son extensas, ya que se puede enseñar desde técnicas para entrenar a tu mascota hasta una nueva profesión digital o cómo autopublicar un libro en Amazon».

Según Kasama, aunque se puede lanzar un infoproducto de cualquier temática, siempre hay algunas categorías que funcionan mejor que otras. «Por ejemplo, los infoproductos que hablan sobre negocios y carreras profesionales son los más poderosos, seguidos de infoproductos de temas de salud y deporte. Otras temáticas que funcionan muy bien son relaciones sentimentales o desarrollo personal. Sin embargo, no es necesario hacer un producto de estas categorías para triunfar, ya que lo más importante es la calidad del contenido que un infoproductor pueda enseñar y las soluciones que suponga para la vida real de sus clientes potenciales».

Pero, el lanzamiento de un infoproducto es solo el primer paso, «ya que después hay que dedicarle tiempo a escalarlo, diversificarlo y poder maximizar las ventas obtenidas con el mismo esfuerzo. Lo más importante es que el cliente, al terminar de aprender el contenido de un infoproducto, esté interesado en seguir aprendiendo más con ese instructor y, por tanto, las posibilidades que ofrece esto son casi ilimitadas», concluyen estos expertos.