Casa Botín: el restaurante más antiguo del mundo está en Madrid

Casi 300 años después de su apertura, Casa Botín sigue abierto en Madrid. El restaurante más antiguo del mundo sigue haciendo historia.

Casa Botín: el restaurante más antiguo del mundo está en Madrid

1725. Es la fecha en la que se inauguró el restaurante Casa Botín, uno de los enclaves más famosos del Madrid de los Austrias, que casi 300 años después de su apertura sigue dando servicio en la calle Cuchilleros de la capital. Una cifra de récord para un negocio con muchísima historia.

Aunque es el único símbolo con vida de la España imperial, el restaurante tiene como fundador a una familia francesa. En concreto, Jean Botín, un cocinero galo que se mudó a Madrid para probar suerte como cocinero en la corte. Mientras tanto, un sobrino de su esposa, Candido Remis, decidió abrir una posada en un local de la calle Cuchilleros.

Así, se puso manos a la obra y efectuó unas reformas que todavía hoy pueden apreciarse en el restaurante. Cerró los soportales y arregló la planta baja del edificio para adecuarlo al tipo de negocio que pretendía abrir. “De esta obra ha quedado constancia en una piedra de la entrada en la que figura la fecha. De esta fecha data también el horno de leña de la casa, que aún hoy en día sigue activo”, explican en la web de Casa Botín.

Una historia repleta de leyendas y anécdotas en el restaurante

A medida que Casa Botín ha ido labrando su historia, el número de leyendas y anécdotas alrededor del restaurante se ha ido multiplicando. Una de las más curiosas tiene que ver con Francisco de Goya, del que dicen que fue friegaplatos en el negocio durante algunos meses. Sin duda, un trabajador ilustre.

Benito Pérez Galdós, María Dueñas, Ramón Gómez de la Serna, Arturo Barea, Truman Capote…  Son algunos de los genios de la literatura que han comido en numerosas ocasiones en Casa Botín, como puede demostrarse en las menciones al restaurante que hicieron en algunas de sus obras. También Ernest Hemingway, del que se afirma que aprendió a cocinar paella en sus instalaciones.

Sin embargo, la historia de Casa Botín no está exenta de dificultades, como en casi cualquier negocio longevo. Por ejemplo, durante la Guerra Civil, cuando el restaurante ya estaba en manos de sus actuales propietarios, la familia González. En medio de la contienda, la mayor parte de la familia emigró a su pueblo natal, mientras que el restaurante quedó como una posada para milicianos.

Tras la guerra, dos de los hijos del matrimonio González se pusieron al frente del negocio, que se ha ido heredando dentro de la familia hasta hoy, cuando apenas quedan tres años para que el restaurante cumpla tres siglos de servicio a los estómagos madrileños.

Un negocio de récord Guinness

La amplia trayectoria del restaurante Casa Botín, así como su estilo y su estado de conservación, han valido al negocio familiar para ganar diversos premios y reconocimientos internacionales. Quizás el más llamativo es el récord Guiness que obtuvieron en 1987, y que les reconoce como el restaurante más antiguo del mundo.

Además, la gran calidad de su carta, formada por platos típicos de varias zonas de España como el gazpacho, la paella o el cochinillo, convierte a Casa Botín en uno de los mejores 10 restaurantes clásicos del mundo, según la revista Forbes.

Varias vidas después, el restaurante Casa Botín se ha convertido en parte del patrimonio cultural de la villa de Madrid. Y, como negocio, su historia demuestra que la calidad y el trabajo siempre dan sus frutos, incluso aunque se trate de una empresa familiar como las que te presentamos en este otro artículo de EMPRENDEDORES.