¿Cómo hacer que un restaurante sea rentable tras el estado de alarma?

La adaptación de los restaurantes al delivery y las nuevas tendencias de consumo será clave en el futuro de la hostelería, donde la tecnología jugará un papel muy importante.

¿Cómo hacer que un restaurante sea rentable tras el estado de alarma?

La tecnología y la adaptación a las nuevas tendencias de consumo serán claves para conseguir la rentabilidad con un restaurante en los próximos meses, tras el fin del estado de alarma por la crisis sanitaria. Las nuevas medidas obligan a los hosteleros a tomar decisiones rápidas y a realizar cambios constantes que determinarán sus próximas semanas.

Para ayudar en esta función, una compañía belga, Deliverect, lleva unos meses trabajando codo con codo con grandes cadenas de hostelería para digitalizar todo el proceso de delivery de un restaurante. Su tecnología “permite al hostelero despreocuparse de los pedidos online y centrarse en el servicio de la sala, facilitando el día a día y aumentar sus beneficios”, tal y como explican desde la startup.

A pesar del fin del estado de alarma, “es muy probable que los restaurantes continúen sufriendo ciertas restricciones”, explica Sergio Osona, GM de Deliverect. “También hay que tener en cuenta que, tras tantos meses, se han creado nuevos hábitos de consumo, como delivery y take away, que no son una moda pasajera. En este contexto estamos convencidos de que el delivery no solo no disminuirá, sino que seguirá creciendo”, apunta.

Además de las herramientas que se han convertido en tendencia en el restaurante tipo durante la pandemia, como los códigos QR o la presencia digital enfocada al reparto, la gestión de los pedidos es un apartado crucial para la gestión del negocio. En este sentido, una herramienta como Deliverect puede ser muy útil, y permite al emprendedor centrarse en la gestión de la sala u otros aspectos del negocio.

¿Es rentable el delivery en mi restaurante?

Antes de saber si tu restaurante puede organizar un servicio de delivery y ganar dinero con él, es necesario hacer cálculos: las comisiones que las principales plataformas cobran -aún más altas durante la pandemia-; el tiempo que hay que invertir en preparar los pedidos, el coste de personal y los posibles costes derivados de los errores en los pedidos… En definitiva, un análisis exhaustivo para evitar perder dinero.

En este sentido, desde Deliverect han desarrollado una herramienta que permite hacerse una idea aproximada de cuánto costará un buen servicio de delivery en tu restaurante, en función del número de pedidos, las plataformas con las que se trabaje y otros factores importantes para situarse a la vanguardia de esta nueva fórmula de negocio.

En este sentido, Osona afirma que, “cuando la estrategia de delivery está bien planteada, es algo más que un parche para equilibrar las restricciones; un restaurante puede llegar a nuevos clientes y diferentes segmentos, explorar nuevas oportunidades de negocio y crear flujos de ingreso adicionales. Además, en el entorno actual, una de las principales demandas de los clientes es tener todas las opciones posibles a la hora de hacer los pedidos, de pagar, consumir los platos y experimentar los restaurantes”.