Un robot inspector de trabajo, el regalo de reyes a las empresas

A partir de este año, el Gobierno empezará a utilizar un robot para detectar infracciones en el trabajo.

Robot inspector de trabajo

El Gobierno español quiere mejorar la detección de irregularidades y malas prácticas en el trabajo y para ello recurrirá a la Inteligencia Artificial (IA). Desde el pasado 1 de enero se supone que la Seguridad Social dispone de un programa informático que, basándose en un análisis masivo de datos, servirá para automatizar las inspecciones laborales y que, según algunas fuentes, podría abrir actas de sanción a las empresas sin necesidad de que intervenga un inspector.

Esta medida forma parte del Plan Estratégico de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social 2021-2023 que fue publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 3 de diciembre . En este se advierte ya del desarrollo de “una aplicación informática que permita detectar los incumplimientos salariales a partir de las tablas salariales de los convenios colectivos sectoriales para facilitar una respuesta inspectora mucho más ágil”.

Aunque el ministerio de Trabajo y Economía Social que encabeza la vicepresidenta Yolanda Díaz aún no ha especificado qué aspectos concretos se automatizarán, los expertos apuntan a que se podría usar el análisis masivo de datos (tributarios, laborales y de la Seguridad Social) para detectar infracciones habituales como el no cumplimiento de las horas límites de trabajo, errores en el alta y baja de los empleados, errores en la cotización, en el registro de los contratos, falsos autónomos o falsos becarios, entre otras.

La novedad tecnológica amplía los recursos de la Inspección y agiliza el trabajo, pero también inquieta a parte de su personal, a los empresarios y algunos representantes del Derecho. 

La indignación de los inspectores

Por su parte, en relación a la presentación del Plan Estratégico de la Inspección de Trabajo y Seguridad 2021-2023, desde el Sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social (SITSS), se ha emitido un comunicado en el que piden a la ministra Yolanda Diaz “una disculpa a todos los compañeros que formamos la Inspección de Trabajo y Seguridad Social”.

En concreto se refieren a unas palabras pronunciadas por Díaz en el acto de presentación afirmando que “este Plan Estratégico, lo que hace es cambiar el paradigma de la Inspección de Trabajo tal y como la conocemos hasta hoy. Ustedes conocen una Inspección de Trabajo que en realidad, actuaba sobre todo en los fraudes en la Seguridad Social, altas y bajas, y estas cosas, comunes, y algo del empleo, del empleo irregular. Lo que hacemos ahora es abrir completamente el foco, convertir toda la acción pública en transversal y ampliar la mirada, la mirada ¿hacia dónde? abarcando todo lo que tiene que ver con la garantía de los derechos de los trabajadores y las trabajadoras, pero en el sostén de relaciones laborales que han de ser de calidad, basadas en la lucha contra la precariedad y sobre todo, el fraude”.

A juicio de estos profesionales, “el Plan Estratégico presentado no cambia el paradigma de la Inspección de Trabajo”, y lamenta la simplificación de sus tareas llevadas a cabo durante todos sus años de existencia. “La Inspección de Trabajo y Seguridad Social no amplía la mirada, la tiene desde su creación, centrada en el trabajo, en garantizar los derechos de los trabajadores y en mejorar la calidad de las relaciones laborales y en el trabajo contra la precariedad laboral”, sostienen.

La mirada del Derecho

Por otro lado, según un post publicado en la web de Cautrecasas , “el motivo de esta preocupación es doble. Por un lado, deberían estar inquietas las empresas porque va a incrementarse extraordinariamente la capacidad de la Administración de manejar información para la detección de posibles incumplimientos particularmente en el ámbito del control de la cotización a la Seguridad Social, ello gracias a la introducción del Big-Data en su función de vigilancia. La cobertura legal que ahora llega para esta nueva tecnología permitirá recabar una ingente cantidad de datos y su tratamiento masivo, lo que, en un futuro inmediato, se convertirá en una potentísima herramienta de lucha contra posibles fraudes en la cotización a la Seguridad Social…

…Por otro lado, existe otra razón para la inquietud de las empresas y es que el mismo Real Decreto-ley 2/2021 ha añadido un nuevo párrafo al artículo 53.1.a) de la Ley de Infracciones y Sanciones del Orden Social (LISOS), que permitirá que, en las actas de infracción, los hechos (los supuestos incumplimientos) que consten no hayan sido constatados por inspectores o subinspectores, sino que deriven de actuaciones administrativas “automatizadas”, es decir, hayan sido comprobados solo por los ordenadores o máquinas electrónicas de la Administración. Se da entrada así en la función inspectora a “robots”, capaces de almacenar mucha información y tratarla automáticamente mediante operaciones matemáticas y lógicas controladas por programas informáticos”.

Según Cuatrecasas “el peligro de este cambio radica precisamente en el tratamiento masivo de datos, que puede determinar a su vez la generación masiva de actas de infracción con el mismo sujeto responsable”.