Este ingeniero madrileño, que inició su trayectoria empresarial en 1987, con 56 años, sigue al mando de un imperio de 8.000 millones de euros que incluye a OHL, Ferroatlántica, Espacio y Fertiberia. Pese a que ha designado a su hijo Juan como su sucesor (vicepresidente) y le está rodando como responsable de OHL Concesiones, Villar Mir sigue supervisando la gestión diaria, los movimientos estratégicos y las negociaciones más decisivas.

Lo más importante es que no muestra indicios de cansancio. Según dice un portavoz , “va a trabajar todos los días, no menos de 12 horas, y le sobra tiempo para dar conferencias. Es el que manda y toma las decisiones”. Naturalmente, como la mayoría de los seniors que aparecen en este reportaje, no piensa en marcharse ni en bajar el ritmo de trabajo.