Software libre, no gratis

Es una buena opción de ahorro si tienes conocimientos informáticos, porque puedes descargarte aplicaciones gratis y de forma legal de Internet. Pero si no sabes, es preferible que contrates los servicios de empresas especializadas en trabajar sobre entornos de software libre. Éstas te instalarán estas aplicaciones totalmente gratis y te cobrarán por una serie de servicios añadidos: adaptar la aplicación a tu concepto de negocio, soporte técnico o mantenimiento, formación. “Por ejemplo, el coste de una aplicación ofimática es cero. Te puedes bajar OpenOffice (http://es.openoffice.org) en diferentes sistemas operativos y funciona igual que los clásicos del mercado. El precio comienza a aparecer cuando la aplicación que necesitas comienza a ser más compleja (un CRM, un servidor web, una tienda on line, etc.) y lo que se paga son los servicios adicionales a ese software”, explica Jorge Fuertes, director de sistemas de la empresa Conectahosting.es, especializada en este tema.