4 tendencias de Internet que van a ser protagonistas en 2022

El reto del vehículo conectado, nuevas formas de intercambio de datos, la glocalización y la automatización de los servicios de TI darán forma a la conectividad en el próximo año

Tendencias de Internet

El próximo año, Internet estará aún más presente en nuestras vidas. Un mundo más conectado necesita redes fiables y a prueba de fallos con la menor latencia posible. Por eso, en el impulso de las próximas tendencias de Internet tendrán un papel clave los puntos de Intercambio de la red (IX, por sus siglas en inglés) que garantizan un intercambio fluido, seguro y rápido de paquetes de datos entre redes de cualquier tamaño, desde los operadores urbanos hasta los proveedores de streaming y de servicios en la nube.

Tendencias de Internet que llegan para quedarse

De cara al próximo año, DE-CIX, principal operador mundial de puntos de intercambio de Internet, ha identificado 4 tendencias que darán forma al mundo conectado, a la evolución de las tendencias de Internet y al negocio de la interconexión en 2022.

1. El coche de 2022 estará más conectado

Actualmente hay cada vez más avances en los coches conectados y la conducción autónoma, lo que conllevará un aumento en la demanda de datos y la necesidad de una baja latencia. Una conexión de datos estable va a ser esencial para estos vehículos. Por ejemplo, la información en tiempo real sobre la estación de carga más cercana puede ser crucial para los usuarios de coches eléctricos.

Por tanto, el año que viene veremos la continuación de una tendencia que ya estamos viendo hoy: los fabricantes de automóviles se están convirtiendo en empresas digitales. En este punto, estas compañías tendrán que decidir qué sistemas y servicios subcontratar a las grandes empresas tecnológicas y cuáles construir y operar internamente. En ambos casos, se necesitará una infraestructura para el intercambio de datos entre el coche, el servidor y los diferentes proveedores involucrados, que se sitúe lo más cerca del usuario final, por lo que el Edge Computing seguirá siendo protagonista.

2. Una nueva era de intercambio de datos

Nunca antes se habían intercambiado tantos datos como ahora, pero en muchos entornos organizativos se siguen compartiendo datos confidenciales en formatos físicos. Es por eso que  se desarrollarán canales de datos confidenciales y seguros para resolver este problema, como ya ha surgido con Gaia-X. La idea básica del proyecto es crear un sistema europeo soberano de intercambio seguro de datos instalado en una infraestructura descentralizada e interconectada.

Por ello, mientras que las soluciones en la nube facilitan el almacenamiento y el manejo de datos, las plataformas de interconexión serán clave para permitir este intercambio de datos entre tantos miembros. Estos sistemas permiten a los proveedores intercambiar de forma rápida, segura y directa los datos necesarios para desarrollar o explotar servicios digitales complejos, como la digitalización sanitaria o la conducción autónoma, que se espera que se desarrolle en los próximos años.

Junto con estos sistemas, los Grupos Cerrados de Usuarios también serán clave. Estos permiten a las diferentes compañías conectarse con sus redes privadas a través de un nodo de interconexión, garantizando todas las medidas de seguridad, por lo que también supondrá un cambio en la manera de intercambiar datos.

3. La glocalización gana adeptos

Diversas aplicaciones tecnológicas nuevas como la realidad virtual, los juegos en la nube y la digitalización de la sanidad, por no hablar de los coches conectados y autónomos, están creando una demanda cada vez mayor de latencias lo más bajas posibles. Especialmente para las aplicaciones de movilidad, las latencias extremadamente bajas, inferiores a un milisegundo serán cruciales. Para esto, será necesario que el centro de datos más cercano esté como máximo a unos 80 kilómetros de distancia. Por tanto, una estructura de Internet centralizada, ya no puede hacer frente a esta tendencia. Así que veremos cómo el alojamiento y el procesamiento de datos se sitúan cada vez más a las afueras.

4. La automatización se extiende

La automatización no será solo una tecnología que se desarrolle en la industria y fabricación de productos. Cada vez más sectores están desarrollando soluciones para automatizar las tareas rutinarias de TI para ser más flexibles, especialmente en tiempos de incertidumbre como los que estamos viviendo, en los que la flexibilidad es un activo crucial. Si, por ejemplo, la demanda de un pequeño comercio cambia repentinamente de la tienda física a la tienda online, esta debe ser capaz de reaccionar rápidamente para no perder compradores y aquí es donde la automatización va a tomar un papel muy importante.