La entrada de trabajadores al consejo de administración de las empresas está cerca

El próximo gran proyecto del Gobierno, con el que pretende “democratizar” las empresas, comenzará a estudiarse pronto. La entrada de los trabajadores al consejo de administración podría ser uno de sus puntos fuertes.

La entrada de los trabajadores al consejo de administración de las empresas está cerca

El Gobierno de España, a través de la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha anunciado que el próximo gran objetivo en materia laboral para los próximos años es “democratizar” las empresas a través de la entrada de los trabajadores en el consejo de administración de las mismas.

Así lo ha afirmado la ministra en dos ocasiones, considerando que “no hay ningún lugar en el que la democracia se ejerza de manera más directa como en las empresas, ya que es el único espacio en el que los trabajadores eligen directamente a sus representantes”. Para la vicepresidenta del Gobierno, la incorporación de los empleados a los consejos de administración también sería algo positivo para las empresas, que aprovecharían mejor el talento de las personas que trabajan para ellas.

La propuesta, que se enmarcaría dentro de un nuevo Estatuto de los Trabajadores -el actual data de 1980-, todavía no tiene fecha de aprobación, y parece que se debatiría durante la próxima legislatura en el caso de que el Gobierno actual revalidara su formación en las urnas. Sin embargo, la ministra ha afirmado que se reunirá con su equipo en las próximas fechas para empezar a estudiar la medida.

Jornadas laborales más cortas, otro de los planes del Gobierno para los trabajadores

Además de la incorporación de los trabajadores a los consejos de administración de las empresas, la ministra Yolanda Díaz ha insistido en la necesidad de reducir las jornadas laborales durante los próximos años, otro de los grandes debates que han marcado esta legislatura.

En esto, las fórmulas son diferentes, aunque Díaz se decanta por una. “Los tiempos presenciales no sirven para mejorar la productividad, tenemos que transformar la vida de las personas desde la flexibilidad interna. ¿Por qué no se pueden hacer bolsas de horas en las que los trabajadores pacten jornadas diferentes?”, se pregunta.

Continuando en este apartado, cabe destacar que la medida que más debate ha causado en los últimos años ha sido la de la jornada laboral de cuatro días. Algunas empresas, como la firma de moda Desigual, ya ha comenzado a aplicarlo en su plantilla de oficinas, tras el voto de la mayoría de sus trabajadores.

En su caso, los trabajadores han aceptado reducir su salario un 6,5% a cambio de trabajar un día menos o, lo que es lo mismo, un 13% menos de su jornada anterior. Así, han pasado de dedicar 39,5 horas semanales al trabajo a las 34,5 horas actuales. Se trata de una medida aún poco extendida, pero que podría ser la más utilizada por las empresas para retener a sus trabajadores en medio de una crisis de talento como la actual.