Un decálogo para que la relación con tus asesores sea satisfactoria

Recomendaciones para ayudar a que la relación de trabajo que debe mantener la empresa y sus responsables con sus asesores se desarrolle en un marco de confianza, valoración mutua y con un alto grado de eficiencia y profesionalidad.

image
© D.R.

En las pequeñas y medianas empresas, generalmente, el tipo de relación que se viene manteniendo con sus asesores, son relaciones que no suelen estar muy normalizadas o protocolizadas, pues impera sobre todo la confianza de muchos años. Por ese motivo consideramos que existe todavía un gran margen para la mejora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Poner en práctica muchas de las recomendaciones que incluimos a continuación, sin duda también puede ayudar al asesor a poner en valor sus servicios y tangibilizarlos. No nos olvidemos que una de las grandes quejas del sector de las asesorías es la falta de diferenciación y la poca valoración de sus servicios por parte de sus clientes. Luego desarrollar y poner en práctica todos los puntos que exponemos a continuación, sin duda, puede ayudar también a los asesores y a sus firmas a diferenciarse y a cambiar la percepción que tienen sus clientes respecto a sus servicios.

NUESTRO DECÁLOGO

Al inicio de cualquier trabajo o prestación de servicio es recomendable exigir a tu asesor que elabore una agenda u hoja de ruta documentada y escrita donde se detallen los trabajos
a realizar y fechas claves.

Cualquier respuesta de su asesor debe cumplir los siguientes requisitos; fiabilidad, correcto razonamiento, remisión a la normativa, respuesta formalizada y explicación de las implicaciones.

Fácil acceso, disponibilidad y comunicación con su asesor.

Anticipación y prevención para evitar problemas y riesgos, apoyándose en un conocimiento profundo de nuestro negocio, sector y situación familiar.

Poner en marcha revisiones periódicas cada dos o tres años.

Ser escrupuloso con los plazos, con el tiempo del cliente y con el orden.

Ante una problemática compleja donde deben intervenir diferentes profesionales de una misma firma, exigir que exista un único interlocutor.

Rapidez y eficacia en las respuestas ante problemas urgentes.

Pedir que se documenten todas las actuaciones y respuestas.

Recibir información resumida de los cambios legislativos.

Tener una cierta información sobre las actividades e iniciativas de la firma profesional que les asesora.

Publicidad - Sigue leyendo debajo