Fiscalidad: solucionamos tus principales dudas

Te ponemos al día de algunas cuestiones que han cambiado recientemente en materia fiscal o aquellas a las que hay que prestar especial interés.

image
Getty images

¿Qué retención se aplica a los administradores societarios?

Los administradores de las sociedades de capital pueden percibir su retribución por distintos conceptos, que son principalmente los siguientes:

-Por su cargo de administradores

-Por su prestación de servicios a la sociedad, en virtud de un contrato aparte con la sociedad

Publicidad - Sigue leyendo debajo

-Por su relación de alta dirección

-Por una relación laboral con la sociedad en virtud de un contrato de trabajo.

La Dirección General de Tributos (DGT) ha ido publicando recientemente una serie de consultas vinculantes (entre otras, CV0543-17 y CV0623- 18) que viene a despejar gran parte de las dudas que existían en cuanto a la forma de retener en el IRPF por los rendimientos de aquellos socios/ administradores que a la vez ejercen funciones de trabajo efectivo en la sociedad. Es decir, todos aquellos trabajadores que pueden verse afectados por la teoría del doble vínculo mercantil/laboral en su relación con la sociedad.

No podemos obviar que en la realidad es frecuente que los administradores de una sociedad perciban retribuciones por el ejercicio de su cargo (formular y firmar las cuentas, convocar las juntas de socios, etc.), y también por su trabajo en el día a día del negocio (firma de contratos, gerencia, negociación con bancos…).

Al respecto, la DGT establece en líneas generales lo siguiente con relación a las retenciones a aplicar:

-Sobre las retribuciones satisfechas por la condición de administrador, se aplica una retención fija del 35% (porcentaje que se reduce al 19% para sociedades cuya cifra de negocios sea inferior a 100.000 euros).

-Sobre el resto de retribuciones se aplica el tipo de retención que resulte según su volumen y las circunstancias familiares del afectado, como ocurre con cualquier otro trabajador.

En caso de que la sociedad no satisfaga al administrador ninguna cantidad por el ejercicio de las funciones propias del cargo de administrador, al ser dicho cargo gratuito, éste no deberá imputarse ninguna retribución por tal concepto en su declaración del Impuesto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Respecto a los consejeros delegados, tradicionalmente la DGT (ejemplo, consulta vinculante V1375-12) ha considerado que debe aplicarse el mismo tipo de retención que a los consejeros con funciones deliberativas.

Cuando el socio-administrador no realiza actividades empresariales o profesionales, según la DGT con independencia de la naturaleza (laboral o no) que una a los socios con la sociedad y del régimen de afiliación a la Seguridad Social que corresponda a los socios, debe considerarse que los rendimientos satisfechos a éstos por el desarrollo de un trabajo que constituya el objeto de la sociedad tienen la naturaleza de rendimientos de trabajo.

En tal caso, el tipo de retención será el que resulte de las tablas de retención general del IRPF.

Si, por el contrario, el socio administrador realiza actividades empresariales o profesionales, la DGT distingue entre las actividades incluidas en la Sección Segunda de las Tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas (prestación de servicios profesionales) y el resto de servicios. En el primer caso, los servicios prestados por el socio administrador a la sociedad podría calificarse en el IRPF como rendimientos de la actividad económica cuando estuvieran dado de alta en el RETA o en una mutualidad. La retención aplicable sería la establecida para dichos rendimientos la Ley del IRPF (15% con carácter general).

Para el resto de servicios, la calificación de tales servicios sería la de rendimiento del trabajo siéndole aplicables los tipos de retención previstos para dichos rendimientos.

Si la sociedad paga un seguro médico a un socio, ¿está exento en el IRPF?

Si su sociedad cuenta, por ejemplo, con dos socios administradores solidarios, que poseen el 50% de la sociedad cada uno, y le paga un seguro de salud a estos dos socios, puede plantearse si dicho pago del seguro médico está exento del IRPF.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Hay que tener en cuenta que la Ley del IRPF establece que estarán exentos como rendimientos del trabajo en especie, las primas o cuotas satisfechas a entidades aseguradoras para la cobertura de enfermedad, cuando se cumplan los siguientes requisitos y límites: 1. Que la cobertura de enfermedad alcance al propio trabajador, pudiendo también alcanzar a su cónyuge y descendientes; 2. Que las primas o cuotas satisfechas no excedan de 500 euros anuales por cada una de las personas señaladas en el párrafo anterior o de 1.500 euros para cada una de ellas con discapacidad. El exceso sobre dicha cuantía constituirá retribución en especie.

La DGT ha señalado que la aplicación de esta exención exige la existencia de una relación laboral. En relación con el citado requisito de existencia de una relación laboral, la normativa excluye de la relación laboral a quienes ejerzan las funciones de dirección y gerencia, que conlleva el desempeño del cargo de consejero o administrador, o presten otros servicios para una sociedad mercantil capitalista, a título lucrativo y de forma habitual, personal y directa, cuando posean el control efectivo, directo o indirecto de aquélla. Se entenderá, en todo caso, que se produce tal circunstancia, cuando las acciones o participaciones del trabajador supongan, al menos, la mitad (50%) del capital social.

Por tanto: si el socio tiene el control efectivo de la sociedad en la que trabaja y, por tanto, cotiza en el RETA, el seguro médico no disfrutará de exención en su IRPF y la sociedad deberá imputarle las primas satisfechas como retribución en especie no exenta. Ahora bien, si no tiene el control efectivo y cotiza en el Régimen General de la Seguridad Social, cabe entender que su relación con la empresa es laboral y, por tanto, en este caso, sí podrá aplicar los mismos incentivos fiscales que el resto de trabajadores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Plazos para emitir factura rectificativa por IVA devengado en exceso

En una reciente y mediática sentencia del Tribunal Supremo (TS) de 5 de febrero de 2018 se declar´ la confusión que existe si para emitir la factura rectificativa de la base imponible del IVA, cuando la modificación comporte su minoración y, por ende, de la cuota inicialmente repercutida, se cuenta con el plazo de un año o si, por el contrario, el plazo aplicable es el de cuatro años.

El Tribunal Supremo resuelve el litigio suscitado por dos entidades que firmaron una venta de parcelas con previsión de modificación del precio, al alza o a la baja, en función del futuro de los planes urbanísticos que las regían. Al producirse las circunstancias que motivan una reducción del precio, existen dudas de los plazos para emitir una factura rectificativa.

El TS señala que la base imponible del IVA, sobre la que se ha determinado las cuotas repercutidas, ingresadas y deducidas, puede ser objeto de modificación, como ha sucedido en el caso, y la rectificación debe hacerse en el plazo de cuatro años contados desde que se produjeron las circunstancias que llevan a la modificación.

Solo una vez rectificada la cuota, y no antes ni simultáneamente, el sujeto pasivo debe regularizar su situación tributaria, pero en este punto se puedan dar dos situaciones: si la rectificación implica un aumento de las cuotas inicialmente repercutidas, y no ha mediado requerimiento previo, debe realizar el ingreso en la liquidación declaración del periodo en que deba efectuarse la rectificación, pero si se genera una reducción de las cuotas, el sujeto pasivo puede optar entre solicitar la devolución de ingresos indebidos o regularizar su situación en el plazo de un año.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

Surgen entonces dos plazos sucesivos: el primero, para rectificar las cuotas impositivas repercutidas, de cuatro años, con independencia de si la rectificación es al alza o a la baja, y un segundo, para que el sujeto pasivo regularice su situación tributaria, en cuyo caso, si la rectificación implica una minoración de las cuotas repercutidas y opta por llevar a cabo la regularización mediante declaración-liquidación, dispone de un año para obtener la devolución de las cuotas ingresadas en exceso.

Resuelve el Supremo la cuestión en el sentido de entender que la rectificación de las cuotas del IVA, repercutidas como consecuencia de la modificación de la base imponible, debe efectuarse en el plazo de cuatro años y solo una vez producida la rectificación, si supone una modificación de las cuotas repercutidas a la baja, surge el plazo de un año para regularizar su situación tributaria, sin perjuicio de que opte por instar un procedimiento de devolución de ingresos indebidos.

¿Pueden las empresas y autónomos deducirse las cestas y regalos de Navidad?

La respuesta a esta pregunta es sí, aunque depende del impuesto del que estemos hablando. Los importes satisfechos por las cestas de Navidad son un gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades, por lo que en este impuesto no hay ningún problema. En el caso concreto de las cestas de Navidad, en la medida en que formen parte de los usos y costumbres de la empresa (es decir, que se repitan en el tiempo), con respecto a su personal, tendrán la consideración de gasto deducible a efectos del Impuesto sobre Sociedades, sin que sea necesario que figuren en convenio colectivo o en algún tipo de pacto que les obligue a ello. En consecuencia, habrá que justificar el gasto y su naturaleza, así como su adecuación a los usos y costumbres. Por tanto, en caso de que la empresa no haya regalado cestas de Navidad anteriormente, o si ocurre solamente de forma ocasional, no se puede deducir el gasto. El primer año no se debe considerar como gasto deducible la entrega de cestas de Navidad a los empleados. El resto de años, siempre que se pueda demostrar la costumbre, sí se pueden deducir.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Además, la legislación establece que todos los gastos que estén relacionados actividades de relaciones públicas con clientes y proveedores y que se repitan en el tiempo, desgravan en la declaración de la renta.

De tratarse como retribución en especie para el trabajador, esto implica que tales conceptos considerados como gasto deducible en el ámbito de la empresa tengan el tratamiento de retribución en especie del trabajo por cuenta ajena para los empleados obsequiados con los regalos navideños y que la empresa tenga que realizar el correspondiente ingreso a cuenta de la referida retribución en especie. Del mismo modo, deberá incluirse entre los rendimientos en especies satisfechas tanto en las declaraciones trimestrales (modelo 111) como en la anual (modelo 190).

Además, tras los cambios de cotización introducidos en 2014, el importe de la cesta de Navidad debe incluirse en la base de cotización. En el caso de adquirir cestas para regalar a clientes, colaboradores o proveedores cabe tener en cuenta las siguientes consideraciones:

*En la medida en que se trate de gastos por relaciones públicas con clientes serán fiscalmente deducibles siempre que cumplan los restantes requisitos en términos de inscripción contable, devengo, correlación entre ingresos y gastos y justificación documental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

*Es imprescindible reflejar en la factura que se trata de un regalo personalizado. Por tanto, llevará el logo y/o el nombre de la empresa. Tenga en cuenta este dato para que quede justificado ante la Agencia Tributaria.

*Desde el 1 de enero de 2015, la deducción por gastos a clientes o proveedores está limitada al 1% del importe neto de la cifra de negocio del periodo impositivo correspondiente.

El gasto sólo alcanzará a la cantidad que hubiera sido contabilizada por el concepto de atenciones a clientes o proveedores. De esta manera, se tendrá que analizar si los gastos por atenciones a clientes o proveedores son tales, no integrándose aquí cualquier otro gasto a personas que no fueran clientes o proveedores, como, por ejemplo, gastos a socios o familiares de los mismos.

*Este límite no se aplicará a otros gastos de promoción, que seguirán siendo deducibles como hasta ahora:

*Podrá seguir entregando cestas de Navidad a sus empleados, de acuerdo a los usos y costumbres.

*Seguirán siendo deducibles sin límite los gastos derivados de la entrega gratuita de muestras o las relacionadas con los ingresos (por ejemplo, los obsequios ofrecidos para lograr una visita demostrativa de los productos).

Deducción del IVA de las cestas de Navidad

El IVA no será deducible, ya que, según la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido, no podrán ser objeto de deducción las cuotas soportadas de los bienes o servicios destinados a clientes, asalariados o a terceras personas excluyendo las muestras gratuitas y los objetos publicitarios de escaso valor y los bienes destinados exclusivamente a ser objeto de entrega o cesión de uso, directamente o mediante transformación, a título oneroso, que, en un momento posterior a su adquisición, se destinasen a atenciones a clientes, asalariados o terceras personas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los regalos publicitarios entregados a clientes y proveedores, a efectos de deducción del IVA, deben llevar de forma visible e indeleble el nombre de la empresa y se consideran de escaso valor cuando el valor de lo entregado a un mismo destinatario en un año natural no supera los 200 euros.

Por último, el IVA de los lotes acabará siendo un mayor coste para la empresa (ya que se soporta en la adquisición de bienes destinados al uso privado de su personal). El 10% o el 21% (depende de los productos que haya en los lotes) del total de la factura será un mayor coste para la empresa, y Hacienda podrá reclamárselo si lo deduce indebidamente.

¿Existe limitación en el embargo por parte de Hacienda en los ingresos de las actividades de los autónomos?

Ante la pregunta de si son inembargables los ingresos procedentes de actividades empresariales y profesionales (autónomos), aunque estas sean ocasionales, que no superen el salario mínimo interprofesional (SMI), la Dirección General de Tributos (DGT) ha declarado que los límites de embargabilidad establecidos en la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC) se aplican también a los ingresos de actividades profesionales y mercantiles autónomas, sin que deba establecerse como requisito adicional que estas actividades deban realizarse bajo las características contempladas para la figura del trabajador autónomo económicamente dependiente.

Recordemos que la LEC establece los siguientes sobre el embargo de sueldos y pensiones:

-Es inembargable el salario, sueldo, pensión, retribución o su equivalente, que no exceda de la cuantía señalada para el salario mínimo interprofesional (SMI). Desde enero de este año, el salario mínimo se ha establecido en 30 euros/día, 900 euros/mes o 12.600 euros/año (14 pagas), dependiendo de si el salario se calcula por días o por meses.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

-Los salarios, sueldos, jornales, retribuciones o pensiones que sean superiores al salario mínimo interprofesional se embargarán conforme a esta escala:

*Para la primera cuantía adicional hasta la que suponga el importe del doble del salario mínimo interprofesional, el 30%.

* Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un tercer salario mínimo interprofesional, el 50%.

* Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un cuarto salario mínimo interprofesional, el 60%.

* Para la cuantía adicional hasta el importe equivalente a un quintosalario mínimo interprofesional, el 75%.

* Para una cantidad que exceda de la anterior cuantía, el 90%.

-Si el ejecutado es beneficiario de más de una percepción, se acumularán todas ellas para deducir una sola vez la parte inembargable. Igualmente serán acumulables los salarios, sueldos y pensiones, retribuciones o equivalentes de los cónyuges cuando el régimen económico que les rija no sea el de separación de bienes y rentas de toda clase, circunstancia que habrán de acreditar al secretario judicial.

Lo que la norma pretende es asegurar la subsistencia de aquellos trabajadores autónomos que, de no tener esta protección, verían como todo lo facturado por sus servicios sería embargable, con el consiguiente perjuicio para su buen hacer y futuro.

¿Esta su empresa obligada a presentar la declaración estadística Intrastat?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El Intrastat, básicamente, es una normativa que permite la obtención de los datos necesarios para la elaboración de la estadística de los intercambios de bienes entre Estados miembros de la Unión Europea (UE). A través del Sistema Intrastat se registran los intercambios de bienes, no de servicios, entre los países pertenecientes a la UE. Más específicamente, recoge todas las mercancías que circulen entre todos ellos.

La información obtenida en la declaración Intrastat es requerida por las instituciones y organismos nacionales y de la Unión Europea, así como por la asociaciones empresariales y sectoriales e instituciones académicas, con el fin de que llevar a cabo los análisis económicos correspondientes con fines tales como el fomento de la exportación, prospección de mercados, cálculo de magnitudes macroeconómicas, desarrollo de la política comercial, etc.

En esta declaración se informa, entre otros datos, del tipo de mercancías, del valor, de las unidades o de los kilogramos de cada producto, del país de origen o de destino, etc., suministrando así información respecto a las balanzas comerciales existentes entre países de la UE.

Como en las operaciones realizadas dentro de la UE no es preciso presentar el DUA (documento en el que se declaran dichos datos para operaciones con terceros países), el Intrastat permite a la Administración disponer también de esta información. Los datos individuales están sujetos a confidencialidad y, por tanto, los datos obtenidos siempre se publican de forma agregada de forma que no pueda ser identificado ningún operador.

Para saber si está obligado a presentar Intrastat, antes se debe conocer el concepto de obligado estadístico. Se trata de aquél que:

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

*Ha formalizado el contrato que tiene por efecto la expedición o la introducción de las mercancías, excepción hecha del contrato de transporte o, en su defecto,

*Ha procedido o hace que se proceda a la expedición de las mercancías o se hace cargo de éstas a la introducción o, en su defecto,

*Está en posesión de las mercancías objeto de la expedición o de la introducción.

Conociendo esto, básicamente, está obligado a presentar Intrastat, y a suministrar información estadística a través de la declaración, las personas físicas o jurídicas que están sujetas al IVA, intervienen en un intercambio de bienes con otro Estado miembro de la Unión Europea, y superan los umbrales de exención establecidos para el periodo de referencia. El suministro de servicios está excluido del sistema Intrastat.

En concreto, todos los sujetos pasivos del IVA, por cualquier concepto, están obligados a presentar la declaración recapitulativa Intrastat, que tiene periodicidad mensual, siempre que se alcance el umbral de exención (actualmente 400.000 euros).

Por tanto, si el volumen de sus envíos de mercancías a otros países de la UE (expediciones) o de sus adquisiciones de productos procedentes de la UE (introducciones) supera los 400.000 euros anuales (sin IVA), deberá presentar la declaración estadística Intrastat.

Los intercambios de mercancías con Estados miembros de la UE que tengan procedencia o destino a las Islas Canarias o las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla no se declaran en Intrastat.

Se deberá presentar una declaración de expedición cuando se hayan realizado operaciones que supongan la salida de mercancías destinadas a otros países de la Unión Europea y éstas superen los 400.000 euros el año natural anterior. Asimismo, deberá presentarse declaración cuando en el curso del año, se alcance dicho valor acumulado.

Los obligados a presentar declaración en un determinado flujo que no realicen operaciones en un mes, deberán presentar declaración sin operaciones referidas a dicho mes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo