La regla del silencio de Jeff Bezos y 4 ‘tips’ para aplicarla con tu jefe

Tim Cook, CEO de Apple o Jeff Bezos, fundador de Amazon, son algunos de los que aplican la ‘regla del silencio’ en sus negocios. Se trata de una técnica desarrollada por Justin Bariso, periodista y autor de Inteligencia Emocional.

regla del silencio

La regla del silencio a la que recurren grandes emprendedores se basa en hacer una pausa de entre 10 o 20 segundos antes de dar respuesta a una pregunta desafiante en vez de responder de inmediato. Al final, resulta un silencio incómodo que puede desconcertar a tu interlocutor. 

Entre los beneficios de practicar esta regla se habla de entrenar el pensamiento, ofrecer respuestas más reflexivas, aumentar la autoconfianza y, sobre todo, estar seguro de que dices solo lo que quieres decir.

Pero la aplicación de esta regla no se restringe al mundo de los negocios. Cualquiera que lo desee puede cultivarla y recurrir a ella cuando estime conveniente, como cuando un empleado realiza un viaje de trabajo con su jefe. Puede que en ese trayecto compartido surja un tenso silencio entre ambos, circunstancia que, según Giovanni Bernardi, jefe de ventas de BizAway, scaleup especializada en viajes corporativos, puede convertirse en una oportunidad.

“Un silencio con nuestro jefe no tiene por qué convertirse en un momento incómodo, es más, debemos ser capaces de aprovecharlo y sacarle partido sin temor a equivocarnos. Eso sí, siempre con las herramientas correctas que nos garanticen el éxito de la conversación”, explica Bernardi.

Consciente de la delicadeza del silencio incómodo entre empleado y superior, Bernardi ofrece 4 tips clave que debemos anotar para que nos sea posible anticiparnos a cualquier silencio o situación incómoda derivada del intercambio de palabras: 

1.-Elige las palabras adecuadas

Cuando los nervios se apoderan de uno mismo, uno de los síntomas más famosos es hablar sin medir las palabras. Por ello, es de especial importancia seleccionar el vocabulario idóneo para la persona a la cual nos dirijamos, en este caso nuestro jefe. De este modo, evitaremos utilizar ciertas expresiones que puedan derivar en malinterpretaciones. 

No es necesario prepararse con antelación el encuentro, ya que no podemos dominar el tiempo a nuestro gusto, sin embargo si podemos pensar en aquellas expresiones que mejor debemos evitar.

2.-Cuidado con la comunicación no verbal

Recuerda que todo gesto comunica. Esta afirmación debemos grabarla en nuestras mentes cuando hablemos con nuestro superior. Cuando estamos en silencio, nuestros gestos cobran especial importancia, y es cuando más atención captan. Por ello, debemos mantener una compostura que no desprenda nerviosismo, como lo hacen los brazos cruzados o bien apartarse el cabello constantemente, y por el contrario mostrarnos dispuestos a entablar cualquier tema. Para hacerlo podemos ladear la cabeza al escuchar e incluso asentir cuando el tema sea de nuestro interés, todo ello para apoyar la conversación. 

3.-Experto por un día

Otra de las técnicas más utilizadas cuando no se dispone de ningún tema y el silencio ya se esté alargando, es convertirse en un experto sobre algún tópico en el que se encuentren los implicados. A esta habilidad se la llama convertirse en “crítico gastronómico”, y hace referencia a conversar alrededor del plato que se está comiendo o bien el transporte con el que se viaja, para así intentar ofrecer un nuevo tema de conversación común. 

Con esta técnica, la persona puede ser experta sobre cualquier factor que lo rodee, ya sea objetos, culturas e incluso sobre la compañía con la que se viaja. 

4.-Opina. Siempre sin miedo

Una conversación debe alejarse del monólogo constante de uno de los implicados a la vez de evitar pregunta tras pregunta, ya que es precisamente el escenario perfecto para un silencio que ponga fin a la charla. Por el contrario, y para que la conversación resulte excitante e interesante, debes exponer tu punto de vista sin temor a equivocarte y así invitar al otro a posicionarse sobre el tema, invitándolo a debatir, en el caso que no coincidáis, o bien ahondar sobre temas comunes aportando la experiencia personal.