15 ideas de negocio listas para triunfar en la nueva normalidad

Las mejores oportunidades de negocio en digitalización, salud y comercio online

Ideas de negocio

Hemos hablado con los mejores expertos en todas las áreas para detectar qué ideas de negocio han surgido con las nuevas exigencias de la sociedad. Aquí te ofrecemos la primera parte de un listado de más de 30 ideas para triunfar ahora. Las que corresponden a tres sectores clave para el futuro, como son la digitalización de negocios y de espacios públicos, la salud y la venta online.

Digitalizar las pymes

Sin duda, la digitalización de los negocios se ha convertido en la mayor fuente de oportunidades para crear nuevas empresas o nuevas líneas de negocio. Y nos referimos tanto a las primeras partes del proceso (la creación de la web) como a todo tipo de tecnología punta basada en inteligencia artificial, realidad aumentada o big data, por poner algunos ejemplos. Como explica Ismael Teijón, socio fundador de Demium y fundador de Social Wow, “en nuestro país hemos llegado a un grado de digitalización que en circunstancias normales tardaríamos en alcanzar tres años. Tenemos un 30% más de mercado que teníamos hace dos meses”. Él mismo ha perfilado Social Wow durante la crisis. “Vi la oportunidad en el marketing y la digitalización y poniendo el foco como clientes en las pymes, los pequeños negocios. Ofreciendo un servicio propio de grandes empresas, pero a coste de pequeñas. Hemos diseñado un modelo que llamamos Business in a box, un modelo que conocí en China y que está atrayendo a muchos fondos de inversión ahora en EEUU. Es algo así como el Internet franchising. Se puede aplicar a muchos verticales pero lo más parecido aquí puede ser Mr. Jeff: yo soy el máster del negocio y consigo que personas que saben de marketing o tenían una pequeña agencia trabajen bajo el paraguas de Social Wow. Utilizan mi marca, les doy formación específica y venden el servicio localmente. A cambio, nosotros ponemos mucha tecnología de procesos, para que esto se haga a gran escala. Le permites montar un negocio 360 con muy poco a cambio de una cuota de entrada, y luego una cuota mensual de mantenimiento pero él se queda con todo lo que haya cobrado al cliente”, explica.

Digitalización de verticales

Otra línea de oportunidades está en el desarrollo de herramientas específicas para sectores concretos, como los restaurantes, que están invirtiendo en cartas digitales y herramientas para gestión de pedidos, entre otras. Los gimnasios, los salones de belleza… Herramientas que puedan ayudarles “a tener visibilidad online, atraer nuevos clientes, fidelizar a esos clientes y a gestionar su negocio de la mejor manera”, explica Claudia Campagna, Country Lead de Treatwell Spain.

Este tipo de soluciones integrales tienen aún más sentido que nunca, ya que con ellas “pueden cumplir con las medidas de seguridad, optimizar el tiempo en su agenda diaria, no perder tiempo al teléfono cuando solo pueden atender a un cliente a la vez, configurar tiempos de limpieza, evitar colas de espera en el establecimiento, evitar el contacto con el efectivo con el pago online”, añade Claudia Campagna.

En torno a la digitalización de verticales vemos también la digitalización de mercados y puestos ambulantes, impulsados por las subvenciones específicas para el comercio ambulante: se trataría de proveerles de terminales de punto de venta, sistemas de codificación y lectura óptica de productos, etiquetas electrónicas, instalación de software y aplicaciones para la gestión de sus relaciones con los clientes y para desarrollar sus procesos de venta online.

Tecnología para teletrabajar

Según un estudio de Randstadt, más del 40% de las empresas españolas han implantado medidas de teletrabajo durante el confinamiento, lo que ha impulsado el uso de herramientas de colaboración, trabajo en equipo y videoconferencia. Un cambio que ha venido para quedarse. “El empleado acudirá a veces a la sede de la empresa para participar en proyectos donde la presencia física es imprescindible, pero contará con las herramientas para realizar su labor desde el lugar en el que sea más eficiente en cada momento y para ello necesita herramientas que faciliten la colaboración, el seguimiento de tareas, el intercambio de mensajes y ficheros, la realización de videoconferencias y todo ello sobre una plataforma pensada para las empresas y que resulte fiable, segura y escalable”, explica Héctor de Castillo, fundador y CEO de NOYSI.

Digitalización documental

“Miles de empresas cerraron sus oficinas y enviaron a sus profesionales a teletrabajar desde casa, pero los flujos de documentación física han continuado llegando a las oficinas. La digitalización será crítica para ser más eficientes en la gestión de la documentación y la información en las empresas”, explica Luis del Barrio, director de negocio de The Mail Company.

Ferias y eventos virtuales

El boom que han sufrido los eventos y ferias virtuales se mantendrá en el futuro y se diseñarán formatos híbridos, presenciales y digitales. Como explica Miguel Tapia, director comercial de Online Property Shows, “las ferias virtuales son ahora una única opción de celebrar eventos multitudinarios en los que personas de todo el mundo puedan conocer las propuestas, productos y servicios de las empresas. En un futuro a medio y largo plazo, ambos formatos, las ferias presenciales y las virtuales, probablemente acaben conviviendo e incluso complementándose porque las virtuales ayudan a acceder a un público global”. Por otro lado, “cada vez son más las empresas con capacidad de desarrollo de herramientas y soluciones para mejorar la actividad de las empresas sin necesidad de desplazamiento. Podemos hablar de Amazon Web Services, Photon, Vivox, Google Cloud Services… O de Online Property Shows, con un funnel específico enfocado a la venta del sector inmobiliario y que va a marcar tendencias. Hasta ahora ha habido otros eventos virtuales, pero en ellos los expositores solo podían mostrar productos en sus stands. Con los nuevos desarrollos la experiencia va mucho más allá y conduce al usuario a la acción o conversión que el expositor busca”.

Digitalización de espacios públicos

La digitalización de espacios públicos se convierte en una necesidad imperiosa para garantizar la salud en la nueva normalidad. “A principios de año instalamos en el Aeropuerto milanés de Linate un piloto de auto-embarque. Este sistema permite al pasajero registrarse desde casa con su móvil y posteriormente acceder al control de seguridad del aeropuerto y embarcar en el avión simplemente mostrando su rostro a una cámara. Se trata de un proceso que no implica intercambio de documentos ni contacto entre personas, justo lo que necesitamos ahora. Este tipo de sistemas son fácilmente replicables en todo tipo de infraestructuras: estadios, hospitales, industrias, oficinas, etc.”, explica Eva Labarta, CEO de everis Initiatives. “Muchas de las soluciones tecnológicas que se van a implementar en los próximos meses creemos que han venido para quedarse. Por un lado, porque eran tendencias cada vez estaban más asentadas, como la identificación biométrica o los sistemas de onboarding. Por otro, porque la gravedad de lo que hemos vivido en las últimas semanas hace que la ciudadanía demande medidas tanto a las administraciones públicas como a las empresas”.

“Cobran protagonismo dispositivos centrados en análisis de imagen con IA, sensorización de espacios, interacciones gestuales para evitar el contacto, etc. Un buen ejemplo es el de la posible progresiva sustitución del dinero en efectivo por medios de pago contactless”, comenta Ángel Barbero, CEO de Recúbica.

En esta línea hemos visto el pago del billete de metro y autobús con un código QR que se acaba de implementar en Madrid a través de la aplicación Imbric. También los accesos automatizados en hoteles y comercios, con aplicaciones como Plock para abrir puertas utilizando el teléfono móvil. O aplicaciones como ElParking para gestionar el pago y acceso a parking desde el móvil.

Desinfección de zonas comunes

Hay oportunidades en el desarrollo de sistemas de luz ultravioleta en espacios semiabiertos donde los sistemas de esterilización del aire no resultan eficaces, sistemas de ozono para la desinfección en espacios vacíos, la producción e instalación de materiales con tratamientos biocidas que aceleran la eliminación de virus o revestimientos cerámicos con cerámica fotocatalítica (TiO2) con componentes antibacterianos, pinturas y barnices que eliminan virus y patógenos y textiles anti bacterias para habitaciones de hotel y hospitales, entre otros lugares.

También servicios de arquitectura para reorganizar los accesos y espacios comunes. En soluciones de ingeniería para el filtrado del aire acondicionado, implantación de cámaras termográficas, dispensadores de gel y papel, instalación de alfombras químicas, desinfecciones con luz ultravioleta… O en proyectos de biotecnología como el uso de biocidas para proteger textiles, plásticos y superficies de metal o madera. También aplicaciones como Cubelizer, que ayuda a controlar el aforo en centros comerciales, oficinas y otros grandes espacios públicos en los que se haga necesario garantizar que el nivel de ocupación y distancia social entre usuarios son los adecuados.

Producción local de artículos sanitarios

Aquí hay una gran oportunidad por la escasez de oferta propia, tal como se ha visto con la crisis. Y buscando también alternativas más ecológicas (guantes y mascarillas menos contaminantes, por el problema de residuos que se está generando con su uso masivo y continuado). En esta línea hemos visto la andaluza FarmaQuivir, para competir con China en la fabricación de mascarillas N95 FFP2 con el reclamo de lo local, mejor calidad y precio más bajo. Y Mask365 que ha creado el concepto de mascarillas por suscripción para empresas y colectivos. Su idea es que las empresas abonen un pago mensual por trabajador para abastecerse de las mascarillas necesarias para proteger a sus plantillas y ellos se encargan de reacondicionar las mascarillas (que se pueden reutilizar), de forma personalizada para cada empleado.

En la producción nacional vemos también oportunidades en la ropa protectora no solamente pensando en sanitarios, sino también en profesionales como dentistas o peluqueros, con propuestas no tan técnicas y con más diseño.

También en la producción de mamparas más para locales comerciales, restaurantes, hoteles, etc. pero con un punto de diseño para realzar la decoración de los locales.

Tecnología para gestiones médicas

Soluciones como Scandit, que utiliza su know how en visión artificial móvil y realidad aumentada para desarrollar una aplicación de escaneo de código de barras para la captura de datos de pacientes con el smartphone, sin contacto, facilitando los protocolos de recogida de datos y muestras, evitando errores en el proceso y agilizando así toda la gestión de pruebas en laboratorios.

O como Idoven, un servicio de monitorización a domicilio que gracias a la inteligencia artificial puede detectar problemas cardíacos de forma temprana para optimizar el uso que hacemos de las urgencias. 

Delivery gourmet

Comida de chef a domicilio. “Las estrellas Michelín están reorientándose al delivery, pero sin perder su enfoque gourmet. Dabiz Muñoz, por ejemplo, ha lanzado GoXo, llevando su comida al concepto take away. Tiene poca oferta pero de mucha calidad a un precio más o menos asequible, y que lo puedes disfrutar en casa”, explica Paco Lorente, profesor de ESIC. En esta línea también se puede ofrecer online “el concepto de cuatro manos: dos chef de cierto prestigio se unen para hacer un menú o una experiencia concreta. Es algo como muy efímero. Antes se daban en un restaurante, ahora se están llevando al delivery”, añade Lorente.

Envases sostenibles para delivery

La compra de comida a domicilio crece y la necesidad de reducir el efecto que ello supone para el medio ambiente con la acumulación de envases de usar y tirar aumenta. Para evitarlo, ya hay en el mercado algunas soluciones, como Cookplay, una startup que ha lanzado envases creados a base de pulpa de caña de azúcar, ecológicos y desechables para delivery, take away, caterings y otros servicios de hostelería. “Los recipientes se pueden utilizar tanto en hostelería como por parte del cliente final, tipo picnic o en alguna celebración en la que no se quiere fregar. Se enfocan a todo tipo de restaurantes, a los de alta gastronomía, que ya vestían sus mesas con las vajillas de Cookplay y han dado el paso tras la crisis, y a aquellos cuyo formato siempre fue delivery. El delivery es el presente y debería ser sostenible, sin duda. De ahí la apuesta de Cookplay”, explica la diseñadora Ana Roquero, su fundadora.

Tecnología para la gestión de alimentos

Un consumidor mucho más preocupado por su salud se vuelve más exigente con lo que come y con la información que las empresas le ofrecen. Así, surgen oportunidades en tecnología que facilite la trazabilidad de los alimentos, con la excusa añadida de impulsar el consumo de productos locales. En esta línea hemos visto Umbria Food Cluster Project, para promocionar la autenticidad y calidad de los productos locales. Hay necesidad también de soluciones que ayuden a alargar la vida de los alimentos y eviten el uso de plásticos, como Bio2coat, recubrimientos alimenticios comestibles hechos de fuentes naturales. Controles de la calidad de los alimentos, como BioTip, un adhesivo que indica el grado de frescura de los alimentos. O tecnología para mejorar las cosechas, como Agrovisio una herramienta que permite detectar los campos cultivables de mayor calidad.

Productos y servicios para cocinar

“Mucha gente ha visto el momento de empezar a cocinar y perderle el miedo a los fogones, esto va a hacer que en el futuro la gente cocine más”, explica Beatriz Jacoste, responsable de desarrollo de negocio de KM ZERO Food Innovation Hub.

Del campo al consumidor

“Con la crisis se ha pasado de un 2,4% de ventas de alimentación online, a un 80%, por lo que muchas webs estuvieron colapsadas y con roturas de stock. Esto abrió nuevos canales como que hasta el momento eran minoritarios, como las plataformas de venta directa de los productores. Plataformas como Farmidable o La Colmena que dice sí, que traen a las ciudades productos de agricultores de la zona, productos frescos. Muchos consumidores supieron de estas plataformas digitales durante la crisis y empezaron a comprar en ellas”, comenta Beatriz Jacoste.

Taquillas inteligentes

El boom de las compras online se enfrenta a una debilidad del sector que con un mayor volumen de negocio se hace más acuciante: la optimización de las entregas. “Hay una oportunidad por la necesidad de minimizar las entregas fallidas y potenciar la sostenibilidad. Veo una oportunidad tremenda para que las taquillas inteligentes se terminen de consolidar. Hay bastantes propuestas, muy diversas, y que creo que es su momento. Como Citybox, una solución para comunidades de vecinos. Con estos armarios inteligentes la relación entre repartidor y usuario final es nula, no hay contacto físico y la entrega se puede hacer a cualquier hora. Otros modelos pueden ser Deliberty, taquillas inteligentes pero unipersonales para viviendas unifamiliares. O Mayordomo, una empresa de las más incipientes, que está enfocada al reparto en oficinas evitando también el contacto físico”, comenta Paco Lorente.