Software con conciencia 90% verde

A un joven emprendedor estadounidense se le ha ocurrido diseñar un software que garantiza que todo lo que se imprime a través de los ordenadores de una empresa sea medioambientalmente racional y suponga un ahorro de costes. Esto es lo que ha ideado: una aplicación que reconoce, no sólo en qué formato y con qué tinta imprimir con menos gasto –que eso ya lo hacen la mayoría de programas–, sino que ayuda al usuario a eliminar fácilmente todo aquello que no debería imprimir porque, realmente, no es necesario: imágenes, gráficos, banners, pies de páginas, entre otros. Según esta empresa, el empleado medio de una empresa malgasta, de media, seis hojas de papel al día. Así dicho no parece mucho, pero multiplícalo por el número de empleados y por el de días que trabajan al año.El secreto de la aplicación de esta empresa (que lleva ya un año y medio funcionando) es que resulta muy fácil de utilizar y no sólo tiene potencial para un mercado corporativo, sino también para los consumidores particulares.

A un joven emprendedor estadounidense se le ha ocurrido diseñar un software (www.printgreener.com) que garantiza que todo lo que se imprime a través de los ordenadores de una empresa sea medioambientalmente racional y suponga un ahorro de costes. Esto es lo que ha ideado: una aplicación que reconoce, no sólo en qué formato y con qué tinta imprimir con menos gasto –que eso ya lo hacen la mayoría de programas–, sino que ayuda al usuario a eliminar fácilmente todo aquello que no debería imprimir porque, realmente, no es necesario: imágenes, gráficos, banners, pies de páginas, entre otros. Según esta empresa, el empleado medio de una empresa malgasta, de media, seis hojas de papel al día. Así dicho no parece mucho, pero multiplícalo por el número de empleados y
por el de días que trabajan al año.

El secreto de la aplicación de esta empresa (que lleva ya un año y medio funcionando) es que resulta muy fácil de utilizar y no sólo tiene potencial para un mercado corporativo, sino también para los consumidores particulares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo