Casona Cantiga del Agüeira, un lugar donde disfrutar de la música

image
El matrimonio formado por Reinhold Bohrer y Patricia Cid ha sabido compaginar trabajo, familia, aficiones e inquietudes artísticas.

¿Se puede cambiar por completo de ritmo y estilo de vida y salir ganando? Sí. Y eso es lo que les ha pasado a Patricia Cid, a su marido, Reinhold Bohrer, y a sus tres hijos (uno de 6 años y dos mellizos de 4), que dicidieron hacer las maletas, dejar Madrid, sus trabajos en una multinacional e instalarse en Santa Eulalia de Oscos, un entrañable paraje del bosque de Pumares (Asturias).
Trabajo y familia
Y se fueron hasta allí para rehabilitar una antigua casa del siglo XVII (Casona Cantiga del Agüeira) y convertirla en un hotel rural “que nos permitiera conciliar nuestros intereses personales y profesionales”. Y en ese interés mutuo de la familia Bohrer-Cid subyace, además del contacto con la naturaleza, la música; tanto que es la base de su negocio rural: “Los huéspedes pueden disfrutar de las veladas musicales que organizamos mi marido (concertista de guitarra clásica) y yo (soprano).

La casona cuenta de una amplia estancia con chimenea en la que charlar, leer o disfrutar de la música. Se puede disfrutar escuchando música o, si tocas algún instrumento, interpretas música vocal o compones, se puede participar en las veladas interpretando alguna pieza. Incluso si eres músico y quieres ensayar solo o con tu grupo, te ofrecemos un ambiente tranquilo en el que concentrarte y combinar trabajo musical, relax y buena gastronomía”, explica Cid.

La inversión financiera que tuvieron que hacer fue grande (unos 640.000 euros), que consiguieron gracias a la venta de su casa de Madrid, un préstamo hipotecario y una subvención regional con fondos europeos del Centro de Desarrollo Regional de Oscos-Eo.

www.cantigadelagueira.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo