Kikalakuka, confección artesanal para bebés

image
Begoña Monasterio controla todo el proceso de creación de sus productos: diseño, patronaje y confección.

Begoña Monasterio empezó a diseñar ropa infantil hace algo más de 15 años en un pequeño taller que habilitó en la casa de su hermano en la localidad navarra de Cortes. Sus diseños y la producción artesanal de sus vestidos sobrepasaron fronteras y consiguió colocar sus creaciones en medio mundo junto a firmas prestigiosas como Bonpoint y Luz, en Francia; Daslu, en Brasil; Galerías Harrods y Monogrammed, en Inglaterra, y Olatz, en Nueva York, e incluso en destacadas tiendas de los Emiratos Árabes.

Monasterio lo hace todo: imagina, dibuja, crea los patrones y diseños y los cose…, como explica: “No somos una fábrica, sino un taller de artesanía”. Además, atiende las sugerencias de sus clientes: si quieren la manga más corta o que tenga más o menos lacitos, por ejemplo. Ella comienza y termina cada uno de los modelos.

En diciembre de 2007, decide lanzarse a la venta por Internet y desarrolla la web kikalakuka.com. “Este lanzamiento se debe a la crisis textil, a la necesidad de recortar gastos y, sobre todo, y pensando siempre en positivo, para darme a conocer a todo el mundo, ya que Internet es el mayor escaparate”, reconoce.

La facturación está en torno a los 110.000 euros anuales y, para este año, “tal y como está el mercado, espero que no baje de los ingresos de años anteriores”.

www.kikalakuka.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo