Taxis desde el móvil

La idea es sencilla. Pides un taxi con una aplicación en tu teléfono móvil –no, no hace falta que sea un iPhone–, sin necesidad de hablar por teléfono, tan sólo pulsando un botón. El sistema te localiza por GPS y el taxi llega en cuestión de minutos. Después, para pagar, sólo tienes que darle a otra tecla de tu dispositivo móvil sin necesidad de discutir para que acepten tu tarjeta de crédito ni de pensar de dónde vas a sacar los cinco euros que te faltan para cubrir
la carrera. Y, además, el coste te llega directamente al móvil y pasa a formar parte de tu historial de trayectos (con su correspondiente pago) de la compañía, que puedes imprimir accediendo a una web y comparando precios en trayectos similares. La idea se le ha ocurrido a una empresa estadounidense, Ride Charge, (ridecharge.com).

La idea es sencilla. Pides un taxi con una aplicación en tu teléfono móvil –no, no hace falta que sea un iPhone–, sin necesidad de hablar por teléfono, tan sólo pulsando un botón. El sistema te localiza por GPS y el taxi llega en cuestión de minutos. Después, para pagar, sólo tienes que darle a otra tecla de tu dispositivo móvil sin necesidad de discutir para que acepten tu tarjeta de crédito ni de pensar de dónde vas a sacar los cinco euros que te faltan para cubrir la carrera. Y, además, el coste te llega directamente al móvil y pasa a formar parte de tu historial de trayectos (con su correspondiente pago) de la compañía, que puedes imprimir accediendo a una web y comparando precios en trayectos similares. La idea se le ha ocurrido a una empresa estadounidense, Ride Charge.

Publicidad - Sigue leyendo debajo