Prefix ofrece herramientas al mercado editorial

“El número de lectores de ediciones impresas está cayendo en el primer mundo, pero no ocurre lo mismo en África, donde sigue creciendo”, asegura Josh Adler quien, junto a Sam Hutchinson, creó en 2004 Prefix, firma que ofrece a las editoriales una multiplataforma para sus estrategias de distribución. Tras un año editando una revista de música, se dieron cuenta que sería mejor dedicarse a ofrecer herramientas al mercado editorial con las que las diferentes empresas pudieran sacar mayores beneficios. “Con nuestro software Preditor, las editoriales pueden reducir el coste de las ediciones impresas al tiempo que les permite explorar nuevas vías de publicidad en Internet y telefonía móvil maximizando el gran volumen de e-mails que se mueven en esta industria. Editoriales tradicionales pueden introducirse en la nueva era digital sin dejar de lado sus estrategias actuales”, explica Adler.
Estos dos emprendedores pretenden continuar su expansión en otros países en los que Internet no vaya a convertirse en el primer y único protagonista en los próximos años.
La compañía cerrará este año con unos ingresos aproximados de 1,1 millones de euros.

image
Sam Hutchinson y Josh Adler dirigen esta empresa con sede en Johanesburgo

“El número de lectores de ediciones impresas está cayendo en el primer mundo, pero no ocurre lo mismo en África, donde sigue creciendo”, asegura Josh Adler quien, junto a Sam Hutchinson, creó en 2004 Prefix, firma que ofrece a las editoriales una multiplataforma para sus estrategias de distribución. Tras un año editando una revista de música, se dieron cuenta que sería mejor dedicarse a ofrecer herramientas al mercado editorial con las que las diferentes empresas pudieran sacar mayores beneficios.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

“Con nuestro software Preditor, las editoriales pueden reducir el coste de las ediciones impresas al tiempo que les permite explorar nuevas vías de publicidad en Internet y telefonía móvil maximizando el gran volumen de e-mails que se mueven en esta industria. Editoriales tradicionales pueden introducirse en la nueva era digital sin dejar de lado sus estrategias actuales”, explica Adler.

Estos dos emprendedores pretenden continuar su expansión en otros países en los que Internet no vaya a convertirse en el primer y único protagonista en los próximos años. La compañía cerrará este año con unos ingresos aproximados de 1,1 millones de euros.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología