Laberintos de maíz

Con tan sólo 15 años, Scott Skelly supo reconocer una oportunidad empresarial para convertirla en un negocio que hoy le reporta unos 30.000 euros al año, un salario con el que muchos estudiantes soñarían. “Todo comenzó durante las vacaciones de invierno del año 2003/2004. Estaba aburrido en la granja en la que vivo y diseñé una página web con ubicaciones de laberintos en campos de maíz en Estados Unidos”, dice este joven emprendedor. “En seguida recibí e-mails preguntándome cómo podrían hacer su propio laberinto, así que decidí escribir un libro al respecto y eso fue la primera piedra de la empresa”, recuerda Skelly, que asegura que nunca se endeudó gracias a que pudo usar la maquinaria que su padre tenía en la granja, “aunque recientemente he reinvertido en
un GPS, un tractor y un cortador
de césped”, subraya.
Desde el año 2004, Corn Maze America no ha parado de crecer al tiempo que Skelly ha seguido estudiando.
La empresa ofrece varios servicios: diseño de laberintos, corte del maíz, consejos para visitantes… y ha sido la encargada de diseñar el primer laberinto de maíz en China, “y dentro de poco vamos a crear un laberinto en una zona urbana por un periodo
limitado de tiempo”, asegura Skelly.

image
La compañía de Scott Skelly no ha parado de crecer desde que la puso en marcha en el año 2004, con tan sólo 15 años. Los gastos fueron mínimos porque siempre utilizó recursos

Con tan sólo 15 años, Scott Skelly supo reconocer una oportunidad empresarial para convertirla en un negocio que hoy le reporta unos 30.000 euros al año, un salario con el que muchos estudiantes soñarían. “Todo comenzó durante las vacaciones de invierno del año 2003/2004. Estaba aburrido en la granja en la que vivo y diseñé una página web con ubicaciones de laberintos en campos de maíz en Estados Unidos”, dice este joven emprendedor. “En seguida recibí e-mails preguntándome cómo podrían hacer su propio laberinto, así que decidí escribir un libro al respecto y eso fue la primera piedra de la empresa”, recuerda Skelly, que asegura que nunca se endeudó gracias a que pudo usar la maquinaria que su padre tenía en la granja, “aunque recientemente he reinvertido en un GPS, un tractor y un cortador de césped”, subraya.
Desde el año 2004, Corn Maze America (www.cornmazesamerica.com)no ha parado de crecer al tiempo que Skelly ha seguido estudiando.
La empresa ofrece varios servicios: diseño de laberintos, corte del maíz, consejos para visitantes… y ha sido la encargada de diseñar el primer laberinto de maíz en China, “y dentro de poco vamos a crear un laberinto en una zona urbana por un periodo limitado de tiempo”, asegura Skelly.

Publicidad - Sigue leyendo debajo