El consumidor con dos pies izquierdos

Ahí va un negocio de nicho. Imagina que tienes un pie de talla más grande que el otro. No nos mires así, resulta que no es tan extraño.?Hasta ahora si un consumidor con esa particularidad quería comprarse unos zapatos que le quedaran bien, no tenía más remedio que adquirir dos pares de distinto número (si le daba igual que un pie se encontrase inexorablemente incómodo, entonces se compraba un par de la talla más grande y tan amigos). A un emprendedor australiano que padecía este problema, se le ocurrió poner en contacto a través de una comunidad on line, Unevenfeet.com, a personas con esta peculiaridad para que pudiesen intercambiar su calzado y encontrar, así, la horma de su zapato.

Ahí va un negocio de nicho. Imagina que tienes un pie de talla más grande que el otro. No nos mires así, resulta que no es tan extraño.?Hasta ahora si un consumidor con esa particularidad quería comprarse unos zapatos que le quedaran bien, no tenía más remedio que adquirir dos pares de distinto número (si le daba igual que un pie se encontrase inexorablemente incómodo, entonces se compraba un par de la talla más grande y tan amigos). A un emprendedor australiano que padecía este problema, se le ocurrió poner en contacto a través de una comunidad on line, Unevenfeet.com, a personas con esta peculiaridad para que pudiesen intercambiar su calzado y encontrar, así, la horma de su zapato.

Publicidad - Sigue leyendo debajo