Artaiz: te cobraré lo que estés dispuesto a pagarme

Fernando García y Judit Alberich son optimistas por naturaleza. Han montado una consultora, Artaiz Asesoría Tecnológica, en un pueblo de sólo medio centenar de habitantes y, además, se han inventado una peculiar estrategia comercial (al menos para su sector): un concepto de pago al que han bautizado DUV, acrónimo detrás del que se esconde la optimista frase de Dale Un Valor. ¿Se han vuelto locos?

“Estamos tan convencidos de que nuestros clientes quedarán satisfechos que queremos que sean ellos los que decidan cuánto pagar. Una vez termina nuestro asesoramiento, el cliente da valor a nuestra tarea fijando el precio”, explica García. Tanto confían en la calidad de su trabajo que aplican este concepto al 90% de los servicios que ofrecen: ERPs, factura electrónica, back–up remoto, soluciones de seguridad, entre otros.

Pero no es el único reclamo comercial que ofrecen. Además, aseguran que su concepto de negocio atrae a sus clientes. “ Somos un ejemplo vivo de cómo se puede trabajar desde un pequeño pueblo de 50 habitantes en el prepirineo navarro. Ayudamos a nuestros clientes a sacar partido de la tecnología que, al igual que a nosotros, permite teletrabajar con un ahorro de costes”.

Detrás de su concepto de negocio, se encuentra también su estrategia de guerrilla para darse a conocer. “No tenemos un gran presupuesto de márketing, así que hemos tenido que tirar de imaginación”, asegura. Básicamente seduciendo clientes en redes sociales.

¿CÓMO SURGIÓ LA IDEA?

“He trabajado durante 20 años en varias empresas de servicios informáticos y me he dado cuenta de que existe una gran falta de cultura tecnológica en la pyme. Se siguen desempeñando mu­chas tareas de forma poco productiva y, a me­nudo, las empresas ni se plantean que exista otra forma de hacer esos trabajos”.

image
Fernando García, uno de los fundadores de este negocio, está convencido de que se puede emprender desde el campo.

Fernando García y Judit Alberich son optimistas por naturaleza. Han montado una consultora, Artaiz Asesoría Tecnológica, en un pueblo de sólo medio centenar de habitantes y, además, se han inventado una peculiar estrategia comercial (al menos para su sector): un concepto de pago al que han bautizado DUV, acrónimo detrás del que se esconde la optimista frase de Dale Un Valor. ¿Se han vuelto locos?

“Estamos tan convencidos de que nuestros clientes quedarán satisfechos que queremos que sean ellos los que decidan cuánto pagar. Una vez termina nuestro asesoramiento, el cliente da valor a nuestra tarea fijando el precio”, explica García. Tanto confían en la calidad de su trabajo que aplican este concepto al 90% de los servicios que ofrecen: ERPs, factura electrónica, back–up remoto, soluciones de seguridad, entre otros.

Pero no es el único reclamo comercial que ofrecen. Además, aseguran que su concepto de negocio atrae a sus clientes. “ Somos un ejemplo vivo de cómo se puede trabajar desde un pequeño pueblo de 50 habitantes en el prepirineo navarro. Ayudamos a nuestros clientes a sacar partido de la tecnología que, al igual que a nosotros, permite teletrabajar con un ahorro de costes”.

Detrás de su concepto de negocio, se encuentra también su estrategia de guerrilla para darse a conocer. “No tenemos un gran presupuesto de márketing, así que hemos tenido que tirar de imaginación”, asegura. Básicamente seduciendo clientes en redes sociales.

¿CÓMO SURGIÓ LA IDEA?

“He trabajado durante 20 años en varias empresas de servicios informáticos y me he dado cuenta de que existe una gran falta de cultura tecnológica en la pyme. Se siguen desempeñando mu­chas tareas de forma poco productiva y, a me­nudo, las empresas ni se plantean que exista otra forma de hacer esos trabajos”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología