Pagar para no hacer cola en los restaurantes

Ahí va otra idea sencilla. Imagina que te gusta salir a cenar. Supón ahora que te gusta salir a cenar a restaurantes buenos (porque tienen fama, porque siempre son popular...) en los que es difícil encontrar mesa si no eres una persona especialmente previsora. Ponte en la piel de una persona poco previsora, pero que, de todas formas, quiere seguir cenando o comiendo en esos restaurantes. ¿Qué haces? A Jerry Remy, propietario de un popular restaurante de Boston (Estados Unidos) se le ha ocurrido crear un pase de temporada. Re­sulta que su restaurante está lleno durante la temporada de fútbol americano. Y claro hay listas de espera. A Remy se le ha ocurrido sacarle rentabilidad y cobrar a todos aquellos que no quieran esperar o quedarse sin cenar después de un partido. ¿Una idea exportable? Resulta que el pase cuesta 500 euros por temporada sólo por no hacer cola. Lue­go, eso sí, hay que pagar la cena...

Ahí va otra idea sencilla. Imagina que te gusta salir a cenar. Supón ahora que te gusta salir a cenar a restaurantes buenos (porque tienen fama, porque siempre son populares...) en los que es difícil encontrar mesa si no eres una persona especialmente previsora. Ponte en la piel de una persona poco previsora, pero que, de todas formas, quiere seguir cenando o comiendo en esos restaurantes. ¿Qué haces? A Jerry Remy, propietario de un popular restaurante de Boston (Estados Unidos) se le ha ocurrido crear un pase de temporada . Re­sulta que su restaurante está lleno durante la temporada de fútbol americano. Y claro hay listas de espera. A Remy se le ha ocurrido sacarle rentabilidad y cobrar a todos aquellos que no quieran esperar o quedarse sin cenar después de un partido. ¿Una idea exportable? Resulta que el pase cuesta 500 euros por temporada sólo por no hacer cola. Lue­go, eso sí, hay que pagar la cena...

Publicidad - Sigue leyendo debajo