Alvex, director de exportación para diferentes empresas

Su principal inversión ha sido acumular experiencia en diferentes empresas. Su conocimiento de diferentes mercados externos le ha permitido desarrollar
su propia compañía de servicios.

image
Iñigo Alvarez conoce a la perfección los mercados latino y asiático.

Su primer trabajo nada más terminar la carrera fue en una empresa del Grupo Mondragón. Le destinaron a China durante varios meses para hacer un estudio de mercado. Después, trabajó como responsable de exportación en una multinacional del mercado de contadores de agua. “ Hacía frecuentes viajes a América Latina para coordinar la red comercial y preparar las licitaciones a las que nos presentábamos. También hacía prospecciones de mercado en países donde no estábamos bien implantados, como Filipinas o Turquía”, recuerda Íñigo Álvarez.

Después se marchó como director de ventas en una de las primeras firmas europeas de fabricación de herrajes decorativos para muebles. “En esta empresa es donde más trabajé para empezar a exportar en mercados donde no estábamos presentes y reforzando nuestra presencia a través de una red de representantes comerciales a importadores. Con toda esta experiencia, en noviembre de 2008 decidí dar el salto para ser mi propio jefe y trabajar como director o departamento de exportación subcontratado”. Su empresa, Alvex Export Management, se centra en empresas con menor presencia en los mercados exteriores, “pero con el potencial y las ganas de internacionalizarse".

La actual crisis ha supuesto que el mercado nacional se haya retraído y exportar se hace más necesario que nunca”, afirma. Álvarez recuerda que, a lo largo de su experiencia, comprobó cómo los comerciales “pasábamos mucho más tiempo en tareas de oficina o atendiendo a la cartera de clientes existente que buscando otras vías de negocio para exportar a nuevos mercados. Y precisamente, Alvex se especializa en abrir mercados, buscando y desarrollando canales estables para canalizar las exportaciones”.

Con una inversión inicial que no llegó a los 12.000 euros –cantidad recuperada antes de cumplir su primer año de actividad–, Álvarez subraya la creación de una red de representantes en Francia y Alemania para uno de sus clientes y también una red de distribuidores en varios países de América Latina para otra de las empresas a las que presta servicio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo