Bompas & Parr, surrealismo gastronómico

De una manera rápida y simplificada se puede decir que Bompas & Parr diseña experiencias gastronómicas diferentes a gran escala utilizando la tecnología más avanzada; sin embargo, esto sería dejar mucho en el tintero. Desde que en 2007 Sam Bompas y Harry Parr crearon su empresa sin ningún tipo de financiación, después de tratar de montar sin éxito un puesto en el mercado de su condado para vender postres saludables, estos jóvenes emprendedores no han pasado inadvertidos.

Navegar sobre ponche

“La verdad es que hemos hecho cosas muy diferentes: la Alcoholic Architecture, el Cognac Punch…” explica Bompas. Para entendernos, una tienda en la que se podía inhalar los vapores de ginebra con tónica –previo visto bueno de un grupo de científicos que calibró la potencia de la nube– y un bol de ponche gigantesco con más de cuatro toneladas de coñac Courvoisier, por el que los visitantes navegaron antes de empezar a beber. Además de estas iniciativas gastronómicas, Bompas & Parr han sabido capitalizar y añadir valores a uno de sus productos culinarios más versátiles, la gelatina, con la que crean colores, tamaños y formas completamente inusuales para eventos muy peculiares. “Utilizamos un software de diseño de arquitectura y maquinaría de alta precisión para obtener las formas deseadas”, asegura este emprendedor. Sus proyectos exploran cómo el sabor de la comida se altera con la altura, la profundidad y la densidad.

Sin imitadores

“¿Socios? No, la creatividad es para nosotros lo más importante y no queremos comprometerla. ¿Imitadores? Tampoco, porque nadie podría estar tan loco como para querer ganarse la vida haciendo lo que hacemos nosotros”, asegura Bompas. Locos o cuerdos el caso es que ambos lograron unos ingresos el año pasado de casi 300.000 euros y esperan terminar 2010 con 1,2 millones de euros. Unas previsiones muy positivas si se tiene en cuenta que, como dicen, su público objetivo no puede ser más grande: todo aquel que tenga estómago.

También comercializan moldes para gelatinas y galletas, gadgets para la cocina, trabajan como consultores de experiencias gastronómicas y ofrecen servicios de catering. Y para seguir ampliando sus posibilidades han publicado el libro Jelly with Bompas & Parr.
En agosto pasado construyeron para el festival Big Chill el Zigurat del Sabor, una construcción piramidal, inspirada en los monumentos Cuccagna del siglo XVIII, con una nube de fruta respirable en su interior. ¿La idea? Cumplir con la recomendación de comer cinco piezas de frutas diarias... tan sólo respirando. Y para diciembre, en el Welbeck Abbey’s Titchfield Library, al tiempo que se proyecta Indiana Jones y el templo maldito, desarrollarán sabores.

Entre sus clientes están BBC, Bloomberg, Disney, Ferrero, Courvoisier, Kraft Foods, Habitat o Hendrik’s Gin. Y han trabajado para el arquitecto Norman Foster, la diseñadora Stella McCartney, el cocinero Heson Blumenthal y los museos Modern Art, de San Francisco, y el Victoria & Albert, de Londres.

image
Sam Bompas y su socio Harry Parr han sido galardonados con el BT Business Entrepreneur of the Year Award 2010

De una manera rápida y simplificada se puede decir que Bompas & Parr diseña experiencias gastronómicas diferentes a gran escala utilizando la tecnología más avanzada; sin embargo, esto sería dejar mucho en el tintero. Desde que en 2007 Sam Bompas y Harry Parr crearon su empresa sin ningún tipo de financiación, después de tratar de montar sin éxito un puesto en el mercado de su condado para vender postres saludables, estos jóvenes emprendedores no han pasado inadvertidos.

NAVEGAR SOBRE PONCHE

“La verdad es que hemos hecho cosas muy diferentes: la Alcoholic Architecture, el Cognac Punch…” explica Bompas. Para entendernos, una tienda en la que se podía inhalar los vapores de ginebra con tónica –previo visto bueno de un grupo de científicos que calibró la potencia de la nube– y un bol de ponche gigantesco con más de cuatro toneladas de coñac Courvoisier, por el que los visitantes navegaron antes de empezar a beber. Además de estas iniciativas gastronómicas, Bompas & Parr han sabido capitalizar y añadir valores a uno de sus productos culinarios más versátiles, la gelatina, con la que crean colores, tamaños y formas completamente inusuales para eventos muy peculiares. “Utilizamos un software de diseño de arquitectura y maquinaría de alta precisión para obtener las formas deseadas”, asegura este emprendedor. Sus proyectos exploran cómo el sabor de la comida se altera con la altura, la profundidad y la densidad.

SIN IMITADORES

“¿Socios? No, la creatividad es para nosotros lo más importante y no queremos comprometerla. ¿Imitadores? Tampoco, porque nadie podría estar tan loco como para querer ganarse la vida haciendo lo que hacemos nosotros”, asegura Bompas. Locos o cuerdos el caso es que ambos lograron unos ingresos el año pasado de casi 300.000 euros y esperan terminar 2010 con 1,2 millones de euros. Unas previsiones muy positivas si se tiene en cuenta que, como dicen, su público objetivo no puede ser más grande: todo aquel que tenga estómago.

También comercializan moldes para gelatinas y galletas, gadgets para la cocina, trabajan como consultores de experiencias gastronómicas y ofrecen servicios de catering. Y para seguir ampliando sus posibilidades han publicado el libro Jelly with Bompas & Parr.

En agosto pasado construyeron para el festival Big Chill el Zigurat del Sabor, una construcción piramidal, inspirada en los monumentos Cuccagna del siglo XVIII, con una nube de fruta respirable en su interior. ¿La idea? Cumplir con la recomendación de comer cinco piezas de frutas diarias... tan sólo respirando. Y para diciembre, en el Welbeck Abbey’s Titchfield Library, al tiempo que se proyecta Indiana Jones y el templo maldito, desarrollarán sabores.

Entre sus clientes están BBC, Bloomberg, Disney, Ferrero, Courvoisier, Kraft Foods, Habitat o Hendrik’s Gin. Y han trabajado para el arquitecto Norman Foster, la diseñadora Stella McCartney, el cocinero Heson Blumenthal y los museos Modern Art, de San Francisco, y el Victoria & Albert, de Londres.

www.jellymongers.co.uk

Publicidad - Sigue leyendo debajo