Intim by Verding

Presumen de fabricarla en España y de controlar todo el ciclo de vida del producto. Eso les permite “obtener prendas sostenibles, cómodas, de gran calidad e innovadoras”.

Los responsables de esta idea son Yasmín García y Alberto Fernández, una pareja de profesionales (fotógrafa y publicista), que tras vivir una temporada en Londres, descubren que el acceso a productos ecológicos era mucho más fácil que en España. De vuelta a Barcelona, empiezan a concebir el modelo de negocio.

Lo primero que montaron fue Verding.es, una tienda especializada en productos ecológicos (no alimentación). “Para abrir la web investigamos durante un año los portales de los mercados más avanzados y testamos muchos de los productos que incorporamos en nuestra tienda entre grupos de consumidores ecológicos. La puesta en marcha del portal, diseñado y desarrollado para nosotros, la afrontamos con recursos propios y mucho trabajo, búsqueda de proveedores que no vendían en España, negociación con mayoristas, etc.”, recuerda Fernández.

Después deciden dar un gran salto: Intim by Verding, ropa interior ecológica. “Controlamos todo el ciclo de vida del producto, lo que nos permite obtener prendas sostenibles, de alta calidad, diseño innovador, cómodas y a precios de prendas no eco. La excelente calidad está garantizada por las trabajadoras profesionales de largo recorrido de dos cooperativas del sur de España que elaboran todas nuestras prendas”.

Analizar el mercado
Desarrollaron esta segunda línea de negocio conjuntamente con profesionales del ramo de la lencería no eco y con expertos en materiales eco, “y con el primer muestrario expusimos en febrero 2010 en Biofach (Nuremberg), la feria profesional más importante del mundo, donde nos entrevistamos con los mayores compradores de moda eco del mundo y poder así diseñar y mejorar nuestra colección, ajustándonos a los gustos y exigencias de los mercados más avanzados en ecología”.

Para diferenciarse de la competencia, decidieron fabricar íntegramente en España. “Optamos por solicitar el sello de garantía ecológico más exigente y prestigioso del mundo, el GOTS (Global Organic Textile Standard). No hay ninguna empresa española que lo haya logrado hasta ahora. En este sentido, el problema fue la búsqueda de proveedores con la preparación, la conciencia y la iniciativa para sumarse al proyecto. Para ello, trabajamos conjuntamente con nuestros proveedores; muchos de ellos desconocían el mundo ecológico y sostenible”.

www.conceptoverding.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo