Coches sin conductor, parques sin árboles, ascensores sin cable... Los emprendedores crean las ciudades del futuro

Ascensores inalámbricos que se mueven en horizontal, coches que giran a la izquierda porque así lo decide un algoritmo o columnas, que no árboles, que eliminan la contaminación. Estos son algunos de los proyectos que escriben la historia de las ciudades de mañana.

image
Getty images

“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación”. Hasta aquí, Charles Dickens podría repetir la introducción de su libro ‘Historia de dos ciudades’, el resto, a partir de donde sigue con la frase “aquella época era tan parecida a la actual”, tendría que reescribirlo entero. Estos son algunos de los emprendimientos que redactan hoy la historia de las ciudades de mañana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El coche autónomo

Alberto Sanfeliu, profesor de Robótica e Inteligencia Artificial en la Universidad Politécnica de Cataluña, está convencido de que, tarde o temprano, el coche autónomo será una realidad. No es que aún no lo sea -se están haciendo pruebas de centenares de kilómetros con coches autónomos- sino que pasará de la fase experimental a saltar al mercado de masas.

Ellos, en la Universidad, se dedican a desarrollar los algoritmos necesarios para que los coches puedan funcionar de forma autónoma, tanto en lo que respecta al ámbito de la visión, como a la planificación del recorrido y la toma de decisiones. “Aún no puede decirse que estos coches sin conductor vayan a circular de forma normal por carreteras, pero de aquí a un tiempo sí ocurrirá”, sostiene el profesor sin aventurarse a dar una fecha. Ello se debe a que, desde si punto de vista, “para que esto acabe siendo una realidad, tienen que pasar muchas cosas a la vez, empezando porque, experimentalmente, funcione a la perfección y se demuestre la capacidad para reducir de forma drástica el número de accidentes. Luego habrá que dictar un marco regulatorio armonizado y preparar las carreteras, entre otras cosas”. No es que el trazado actual no sea válido para que circulen los coches autónomos, pero habrá que mejorarlo y dotarlo de algún tipo de sensores en determinados tramos. Asimismo, los investigadores están aun implementado la tecnología que ha dado un importante giro con la irrupción del 5G.

En España, las pruebas de los vehículos sin conductor se realizan conforme a un reglamento dictado por la DGT. Este pone a disposición de empresas y centros de investigación una normativa abierta para la realización de ensayos, al no estar condicionada por la Convención de Viena. Esta establece desde 2016 una enmienda que permite la circulación de un coche autónomo siempre y cuando el sistema “pueda ser anulado o apagado por el conductor”. España, que en un principio se adhirió a esta Convención, luego no la ratificó, por eso podría convertirse en terreno de pruebas para cualquier experimentador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Todo hecho con grafeno?

Hace años que el grafeno se viene presentando como el material del futuro. Ello se debe a las múltiples propiedades que presenta en cuanto a su elevada resistencia, su extraordinaria ligereza (200 veces más resistente y ligero que el acero), elasticidad, tamaño mínimoo su capacidad como conductor del calor y eléctrico. En cuanto a sus aplicaciones se dice que son ilimitadas pudiendo utilizarse en áreas como la electrónica, la informática, tratamiento de aguas, sector energético, la industria automovilística o la telefonía móvil, entre otros. Valga el ejemplo de que en China ya se están fabricando teléfonos plegables de pantallas flexibles con este material.

Sin embargo, pese a la multitud de propiedades, el grafeno presenta también serias debilidades. Entre las principales destacan su costosa y poco escalable fabricación y los riesgos para la salud humana y medioambientales dado que este material se fabrica a partir de materias primas no renovables. Para contrarrestar estos efectos negativos, la solución que proponen José Manuel Estrada y Alexandre Colzi en Trovant Technology es fabricar grafeno a partir de residuos orgánicos. Su investigación la orientan a la industria automovilística con vistas al previsible crecimiento del coche eléctrico. Actualmente este tipo de coches utiliza baterías fabricadas con grafito, material que ellos quieren sustituir por grafeno al objeto de incrementar hasta en un 30% la capacidad y el tiempo de carga de las baterías. Este efecto del grafeno sobre las baterías ya se conocía, pero la innovación que ellos aportan es su producción a partir de residuos orgánicos no contaminantes que pueden ser reincorporados a un modelo de economía circular.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo

De demostrarse su eficacia, la solución de Trovant Technology podría extrapolarse a cualquier otro campo que recurriese a este material. La idea les ha servido para alzarse con el segundo premio en la XI edición del Programa Explorer ‘Jóvenes con ideas’ que impulsa Banco Santander a través de Santander Universidades y coordina el CISE.

Torres descontaminantes

Francesca Olivieri es profesora en la escuela de Arquitectura y colabora con el Centro de Innovación y Tecnología para el Desarrollo Urbano de la Universidad Politécnica de Madrid. Junto a su hermano, Lorenzo Oliveri, han obtenido financiación europea para proyectos innovadores de desarrollo urbano. Así es como han concebido un proyecto que denominan MUAC . Se trata de una solución basada en la naturaleza consistente en instalar torres con vegetación para la captación, absorción y purificación del aire contaminado de las ciudades. Pueden utilizarse también en espacios públicos cerrados con mala calidad de aire, como grandes superficies o parkings.

La solución está en la línea de otros muchos proyectos que persiguen introducir de nuevo la naturaleza en los entornos urbanos. Su caso se inspira en un sistema de jardinería vertical dispuesto en columnas que ocupan una pequeña superficie (menos de medio metro cuadrado de superficie y 4 metros de altura) que podrían instalarse en las aceras, las rotondas o los barrios con menos arbolado. La columna es capaz de absorber y filtrar los agentes contaminantes del aire, además de aumentar la vegetación en áreas muy pavimentadas, mejorar de las condiciones del microclima y aumentar la vegetación para la vida silvestre. En este momento se hallan optimizando el prototipo y realizand ensayos para analizar resultados, es decir, cuántas torres habría que instalar para obtener X resultado en un determinado punto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Entre sus ventajas destacan también la adaptabilidad del sistema al uso de vegetación autóctona y su ajuste a diferentes ambientes y climas. La solución incluye en los paneles un sistema de riego programable que se acomoda a las condiciones meteorológicas de cada ciudad. Se suma a ello el beneficio económico, dado el bajo coste de su instalación que, además, podría autofinanciarse mediante la integración de publicidad en algún panel de la torre.

Ascensores que se mueven en horizontal

El ascensor sin cables que se desplaza en vertical y horizontal es un desarrollo de ThyssenKrupp y se llama MULTI. La tecnología nace del Innovation Center que la multinacional tiene en Gijón y fue presentado el año pasado. MULTI marcaba un antes y un después en la industria de los ascensores dado que el nuevo sistema es capaz de aumentar en un 50% la capacidad de transporte y reducir hasta un 60% el consumo de energía en comparación con los sistemas de ascensores convencionales. Además, requiere de un menor hueco. Y para incrementar la seguridad en los mismos, el grupo creó MAX, una solución de mantenimiento predictivo de ascensores y escaleras mecánicas que, valiéndose de big data, cloud computing y machine learning, puede predecir los problemas de mantenimiento antes de que suceda algún incidente.

De forma casi simultánea, ThyssenKrupp lanzaba otro nuevo producto, ACCEL, una autopista para peatones que permite acelerar el recorrido de las personas que utilizan las cintas transportadoras, por ejemplo, en aeropuertos, estaciones de tren o algunas paradas de metro. Lo que más llama la atención de este invento es que, mientras que una persona accede y abandona a la cinta a velocidad normal para evitar caídas, otra que se halle a mitad del trayecto mantiene una velocidad mucho más elevada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo