Siete startups que pueden acabar con las fake news

Siete empresas con siete modelos de negocio muy diferentes con las que dan respuesta a esta nueva preocupación social.

Man looking through office blinds
Getty ImagesSimon Potter


Un sistema de puntuación de noticias

Si el problema de las falsas noticias es que no hay modo de que el lector advierta que se trata de un bulo, sin duda una forma de acabar con ellas es poniendo nota a la información que recibe el usuario. Esa es una de las ideas que ha querido desarrollar el mismo Elon Musk a través de su proyecto Pravduh y la misma que ha desarrollado startups como NewsGuard. La diferencia entre una y otra propuesta es que si el proyecto de Musk aspira a que sean las personas quienes pongan nota a las noticias, NewsGuard, fundada por los periodistas Steven Brill y Gordon Crovitz propone que sean los profesionales de la información y analistas quienes revisen millones de sitios de información y las califiquen en tres colores, verde, amarillo y rojo, que ayuden a los lectores a conocer de forma sencilla la fiabilidad del sitio que están leyendo. Algo similar propone la británica PunFabula AI, un sistema de puntuación de noticias, pero en este caso a través de la Inteligencia Artificial. Han desarrollado una herramienta, Geometric Deep Learning, que aprende de las redes sociales y es capaz de puntuar la autenticidad de las informaciones (sean del idioma que sea) de forma completamente imparcial, dicen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Filtrado automático de la información

Otra alternativa por la que apuestan las startups es por el filtrado de noticias buenas y malas. En esta línea hemos visto Logically, una plataforma de machine learning para la curación de contenidos. Otra línea es la que está desarrollando FactMata, uno de los proyectos que más atención está atrayendo. Propone una combinación de inteligencia artificial y de inteligencia humana para acabar con los bulos. La tecnología ayuda a separar el grano de la paja casi en tiempo real y la participación de personas y además construyendo una comunidad garantiza que el proceso sea absolutamente confiable.

Análisis de bulos

Las versiones españolas contra las fake news son Maldito Bulo y Newtral y las dos parten de la misma idea: destapar bulos e informaciones manipuladas que circulan en las redes con un análisis de periodistas. Su forma de proceder es más análisis tradicional que uso de tecnología, aunque Maldito Bulo ha automatizado parte de su trabajo a través de @BuloBot donde se pueden comprobar informaciones copiando y pegando links: si ellos lo han analizado, te ofrece la respuesta de forma automática; si no es el caso, se comprometen a hacerlo.

Dar credibilidad al periodismo ciudadano

Plataformas de periodismo ciudadano o de noticias creadas por el público general ya había. Pero todas se han enfrentado al mismo problema: la falta de credibilidad de las fuentes. Nwzer quiere acabar con eso con una capa de inteligencia artificial y blockchain. Además, no se conforman con ser una plataforma de información local, que es lo que hasta ahora se han especializado los “medios” que recogen contenido creado por los ciudadanos, sino que quieren ser una agencia de noticias global. Algo así, dicen, como el Airbnb o el Uber de la industria de la información. Su idea es que cuando surjan múltiples publicaciones y discusiones sobre una misma información se le pueda dar sentido uniéndolas de forma automatizada. “La colaboración paralela es propensa a errores. Diferentes entradas pueden entrar en conflicto, borrar o duplicar contenido”, reconocen. Pero también defienden que “las multitudes pueden generar contenido mejor y más preciso que lo que un solo experto puede hacer por sí solo. Al igual que Wikipedia es una enciclopedia mejor que sus competidores de renombre, juntos, potencialmente podemos crear contenido de mayor calidad que el que Reuters y Bloombergs pueden crear por su cuenta”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Resolver los conflictos de reputación

La británica Right of Reply busca destapar las falsas noticias permitiendo que las personas afectadas puedan contar su verdad sobre los hechos en cualquier formato: artículos, imágenes, vídeos, comentarios de blogs o foros web. Así, a través de sus plataformas en línea las personas pueden responder a contenido negativo o erróneo con puntualidad y relevancia y evitar los daños de reputación que estas conllevan para los particulares y las marcas. Al mismo tiempo, el público puede acceder a múltiples perspectivas sobre contenido específico y formar una opinión completa e imparcial. La startup cuenta con tecnología patentada para facilitar la búsqueda, respuesta y publicación rápida y a bajo coste para contrarrestar los efectos negativos de los bulos. Fundada en 2016 en Londres, es la líder de reputación en línea contra la difamación.

Frenar la transmisión de noticias

Ya que uno de los principales problemas de las fake news es que tienen una capacidad de transmisión mucho mayor que las buenas noticias (dicen que se propagan seis veces más rápido y tienen un 70% más probabilidades de ser compartidas) parece lógico que cualquier propuesta para frenar este virus es un buen modelo de negocio. Esta línea es la que desarrolla la startup polaca Userfeeds que ha desarrollado una tecnología basada en blockchain capaz de frenar el consumo de este tipo de contenido. La idea es que ya que las redes sociales permiten que los usuarios conviertan en tendencia este tipo de bulos, se puede crear un sistema de oposición directa al consumo de tendencias con algoritmos de clasificación e intercambio de tokens digitales para reconocer la calidad de la información.

Una red de cazadores de noticias falsas

Trueinchain es un proyecto italiano basado en blockchain que propone crear una registro de noticias falsas sobre esta tecnología para garantizar que queden en evidencia, ya que el blockchain no se puede alterar y siempre deja un rastro (poniendo así también en evidencia a quienes propagan este tipo de noticias). La idea es que se cree una comunidad de expertos en detectar estos bulos y que se encarguen de marcarlos para el resto de usuarios. El equipo inicial está formado por un periodista, Marco Franco, pero también participa un analista de datos y un director de marketing que aspiran, dicen, a acabar con el agujero legal que existe para frenar este tipo de información que tanto están contribuyendo a la desinformación. “Nuestra fortaleza es que con el uso de la cadena de bloques se pueden rastrear noticias falsas con un solo clic. Al crear una comunidad, uniremos fuerzas hasta ahora dispersas y dejaremos la buena voluntad personal. Usaremos un sistema de incentivos para los detractores que se unirán al proyecto y juntos haremos que la vida de los constructores y propagadores de bulos sea un poco más complicada”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo