Biogades FoodTech

image
Guillermo Boto y José Barea, junto a su caviar, que estará en las primeras tiendas en poco más de un mes. De aquí a final de año prevén facturar 120.000 euros.

Lo que han hecho los fundadores de esta empresa gaditana –Guillermo Boto, José Barea y Juan Carlos Caballero– es una auténtica innovación para el paladar. “Hemos incorporado un nuevo elemento a la gastronomía. Hasta ahora, el vino se ha utilizado bebiéndolo en copa o como acompañamiento en los platos en salsas o en reducciones. Con las esferificaciones, hemos conseguido que el vino esté emplatado, maridado en perfecta sincronía con los alimentos que se sirven en el plato, en postres, en coctelería, etc. Hacemos caviar de vinos, licores y bebidas espirituosas. Nuestra principal aportación es que nuestros caviares se conservan perfectamente durante un año sin necesidad de cadena de frío. Eso sí, una vez abierto, lógicamente, recomendamos conservarlo en nevera. Hace algo más de un año detectamos que había en el mercado un falso caviar con distintos sabores, que tuvo que retirarse del mercado porque tenía problemas de conservación. El nuestro tiene una materia prima de gran calidad y su forma se asemeja totalmente al auténtico caviar. La capa que recubre el líquido, que hemos conseguido con extracto de algas, se asemeja a la capa de una hueva auténtica. Y lo que va en el interior se mantiene líquido sin perder ninguna de sus propiedades”, señala Boto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Inicialmente, Biogades pensaba vender su caviar en unas bandejas preparadas junto a lonchas de jamón; sólo había que abrirlo y servirlo. “De esa idea inicial ha evolucionado a vender el producto individualmente en un bote elegante junto a un recetario para ayudar al comensal a sacarle un mayor provecho al producto”, aclara Boto, que afirma que han invertido hasta ahora unos 200.000 euros, gracias a préstamos del Ministerio de Industria y a diversos premios que han recibido, “lo que, además de liquidez, nos ha dado bastante reconocimiento y prestigio social”.

El mercado al que se dirigen tiene tres perfiles: tiendas gourmet, delicatessen o new style, así como tiendas especializadas en vino, “que quieran vender un producto novedoso, con un packaging muy cuidado para regalo. El segundo cliente es el sector Horeca –hoteles, restaurantes y catering de lujo–, que quiera incorporar nuestro caviar como algo novedoso. Y en tercer lugar, como empresa de servicio, nos dirigimos también a todas las bodegas, licorerías y empresas que se dediquen a producir vino, licores y bebidas espirituosas a esferificarles su propia marca, como les ha pasado a una empresa de whisky que nos ha pedido que les esferifiquemos 12.000 perlas para un evento de comunicación”.

De las tres líneas de negocio, han empezado con la primera: “Ya tenemos definidos el packaging y el display para las tiendas. Y estamos produciendo para empezar la comercialización en un mes aproximadamente en las primeras tiendas. De momento, tenemos una capacidad de producción pequeña, por lo que prevemos facturar de aquí a final de año unos 120.000 euros. Hemos calculado que para aumentar por cinco la capacidad productiva de nuestra máquina necesitamos unos 175.000 euros, y buscamos inversores. Para 2012 queremos ser más ambiciosos y aumentar nuestra capacidad productiva y alcanzar los 750.000 euros de facturación. Estamos trabajando con gran parte de esa segunda hornada de grandes cocineros españoles, para que sean nuestros prescriptores y nos aporten ideas para que nuestro departamento de investigación desarrolle nuevos productos”, confiesa Boto, que destaca el interés comercial que han suscitado en medio mundo: “Se han interesando por nuestro caviar de Belgrado, Francia, Rusia, Emiratos Árabes, Sudamérica… Pero queremos ir poco a poco. Sacar primero la producción nacional y luego, de la mano del Icex y de otros expertos, dar el salto internacional”.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Líderes