13 startups españolas con tecnologías disruptivas

Forman parte de nuestra tercera ‘Lista Emprendedores’, con las mejores startups innovadoras

Work colleagues brainstorming in creative office
Kelvin MurrayGetty Images

Forman parte de nuestra apuesta personal. Todas ellas son startups innovadoras que ya están triunfando o lo van a hacer a corto plazo y que trabajan o han desarrollado ya tecnologías de alto valor competitivo.

Isetic Technology

Inteligencia de procesos para automatizar tareas y procesos

Viendo el cariz que estaba tomando la tecnología en el mundo de la industria y las smart cities, en 2014, decidieron crear una plataforma para digitalizar empresas. Con el tiempo, esa idea 'genérica' fue mucho más allá "y gracias a nuestra tecnología, conseguimos información en tiempo real de máquinas, productos, sistemas… que nos permiten conocer sus estados y, sobre eso, facilitamos información a los clientes para que gestionen y automaticen sus tareas y procesos", señala Manuel Fandiño, fundador junto a Txemi Martínez, de Isetic Technology, ubicada en BIC Bizkaia Ezkerraldea.

Por ejemplo, encender y apagar las luces de una ciudad, "pero no a través de un sistema horario, sino, integrando datos meteorológicos. Imagina que, a las cinco de la tarde, a pesar de ser de día, se produce una gran tormenta que oscurece el cielo. Nuestra plataforma permite controlar las luces y encenderlas en determinadas zonas de una ciudad", subraya Fandiño, que ya cuentan con clientes en 10 países.

Y esa automatización de procesos, la pueden hacer igual para una empresa energética, que explota paneles solares, como para una industria de producción de piezas para el automóvil.

Su plataforma Zeus, basada en cloud computing, permite, además, predecir y subsanar las posibles incidencias que puedan surgir en esas máquinas. "Nuestra tecnología cuenta con una parte analítica que ayuda a los clientes a definir, optimizar y mejorar sus procesos productivos. Por ejemplo, a un cliente le hacemos las compras automatizadas de carburante: monitorizamos los precios del mercado, automatizamos esa información y compramos cuando mejor está y eso lo podemos hacer a cualquier hora del día".

Fandiño destaca también su modelo de tarifa plana, "donde el cliente no tiene que hacer inversiones iniciales y solo paga el servicio que consume".

Bioo

Electricidad a partir de la fotosíntesis de las plantas

¿Se puede obtener electricidad tratando la hoja de una planta como si fuera un panel solar? Esa es la pregunta que se hicieron Pablo M. Vidarte y Javier Rodríguez.

"A partir del análisis de numerosos estudios, nos dimos cuenta que sí se podía obtener electricidad a partir de sustancias orgánicas. Nos centramos en desarrollar un reactor que funcionara con plantas en entornos sólidos, es decir, crear electricidad a partir de la fontosíntesis. Nuestro reactor obtiene las sustancias que las plantas segregan de forma natural por las raíces. Las ‘rompemos’ con microorganismos, que se nutren de esas sustancias. En ese proceso, se crean electrones, que capturamos", explica Vidarte, director ejecutivo de Bioo.

Hicieron un prototipo, que, inicialmente, producía muy poca, pero, con el tiempo, cada vez más. "Siempre que podíamos, exponíamos nuestra idea con el objetivo de buscar recursos para hacer el proyecto más grande. Tuvimos una buena acogida en los medios de comunicación, de público y de grandes empresas interesadas en lo que hacíamos", afirma.

Con varios premios y una ronda de unos 300.000 euros, han desarrollado dos líneas de negocio. "Una de I+D, para mejorar los reactores y crear un panel de autoconsumo para jardines, parques, etc. Y una segunda línea de productos a pequeña escala". Ya tienen dos: BiooEd, un kit orientado a escuelas, para que los niños creen sus propias baterías biológicas para generar luz, y BiooPass, una maceta que da acceso wifi.

Drone Hopper

Drones escalables antiincendio

Todo comenzó con la idea de crear agua nebulizada [parecido al agua en forma de neblina que pulverizan en terrazas de bares y cafeterías en verano pero, a gran potencia y a gran escala] a partir del flujo de un motor para apagar incendios. "El parámetro que condiciona la capacidad de extinción del agua nebulizada es el tamaño de la gota. Así, cuanto mayor es la presión de aire, menor es el tamaño de la gota y mayor la eficiencia de extinción. Nuestros drones incorporan un sistema de control magnético del nebulizado que permite tener diferentes niveles de intensidad y tamaño de la gota. El sistema puede adaptarse a las características del incendio y hacer más eficiente el proceso de extinción", explica Pablo Flores, fundador de Drone Hopper, que ya ha cerrado acuerdos en Sudamérica y también "hay interés en Centroamérica, EEUU, Canadá, Portugal y África".

Este ingeniero aeronáutico, que ha trabajado en Airbus, hizo dos prototipos: de 80 y de 300 litros. Consiguió un premio de la Agencia Espacial Europea y entró en la incubadora ESA BIC. Flores se apoyó en un grupo de investigación de la Universidad Carlos III para el desarrollo de los drones.

Ya han diseñado tres tamaños antiincendio (200, 400 y 600 litros) y otro de 100 para la agricultura. "Tenemos en mente aplicaciones para vigilancia o pequeña paquetería y otra línea para rescate y grandes cargas. Y gracias al CDTI estamos trabajando en un proyecto con un diseño muy innovador junto un socio de La India, para el control de incendios urbanos. En mente, también tenemos introducir inteligencia artificial para que nuestros drones se adapten al entorno de forma autónoma".

Wallbox

Soluciones de carga para los vehículos eléctricos

"Diseñamos, desarrollamos y fabricamos cargadores para coches eléctricos. Nos ocupamos del hardware y de todo lo que hay alrededor. Contamos con una plataforma cloud, que permite gestionar los equipos, con un servicio de instalación, otro de atención remota…, todos los sistemas necesarios para que cuando un cliente se compre un coche eléctrico tenga una solución completa", explica Enric Asunción, fundador, junto a Eduard Castañeda, Jorge Cano y su padre Enrique Asunción, de Wallbox, que ya tiene más del 80% de sus ventas en Noruega, Suecia y Alemania, entre otros países.

"Era responsable del programa de carga para Tesla en Europa –recuerda Asunción–. Buscaba proveedores, del estilo de lo que es ahora Wallbox, que pudieran darnos una solución completa e inteligente y que se adaptaran a cualquier instalación, pero o no me hacían caso o no lo sabían hacer y fue cuando decidimos dar el salto. Hemos desarrollado una tecnología que nos permite ser los mejores. Entre otras cosas, podemos cargar cuando la energía es más barata, controlar consumos, ajustar el cargador a la potencia utilizada en cada momento en el hogar…, tenemos una tecnología muy avanzada, tanto a nivel de plataforma como de hardware, con la que solucionamos el problema de la carga".

El primer año y medio lo dedicaron a desarrollo. "Como vimos la necesidad de contar con instalaciones para poder producir, en 2016, conseguimos la primera ronda de financiación. En 2017, nuestro primer año en el mercado, ya facturamos más de 2 millones de euros y prevemos superar los 10 en 2018. Nuestros clientes son compañías eléctricas, fabricantes de coches y particulares y empresas, que nos compran a través de nuestra tienda online o por distribuidores. Ya estamos en más de 30 países".

Stockare

Para 'seguir' activos en tiempo real

Lander Unanue, Jon Clemente y Aitor Gil, fundadores de Stockare, se dedican al seguimiento de activos en tiempo real tanto para interiores como exteriores.

"El valor que aportamos es que, al ser una gestión más eficiente de esos activos, nos permite tenerlos más controlados y evitar pérdidas y tiempos de espera muertos en localizarlos, saber dónde están o quién los tiene. Hay empresas que tienen muchas herramientas y equipamientos valiosos, sabiendo en todo momento quién los tiene, cuándo los han cogido y dónde están. Nosotros los geolocalizamos y monitorizados", señala Unanue.

Los inicios de Stockare, que han entrado en el programa de aceleración Bind 4.0, están en un problema que detectaron en el sector hospitalario, donde existía la necesidad de hacer reposiciones eficientes de los almacenes "y vimos que el sistema RFID, de identificación por radio frecuencia, era el que estaba empezando a implementarse en EEUU. Nada más salir al mercado, empezaron a llegarnos empresas industriales con una necesidad que se podía solucionar con nuestro sistema de radiofrecuencia, que consistía en poder relacionar qué operario cogía qué equipamiento o herramienta".

A principios de 2017, "empezamos a pivotar de la salud al sector industrial", afirma Unanue, que subraya que han empezado a desarrollar los primeros prototipos para incorporar la tecnología blockchain a sus desarrollos.

Holoe Systems

Holografía focalizada en la eficiencia energética

Más allá de los hologramas que hayas podido ver en las películas de la saga de La Guerra de las Galaxias, la holografía se puede aplicar a muchas cosas. "Los ejemplos más claros aparecen en los billetes o en las tarjetas de crédito, que incorporan hologramas arco iris de seguridad, y también se utilizan en los cazas de combate, que son los espejos holográficos para fijar la trayectoria de un disparo. Desde Holoe System, hemos conseguido llevar eso a la calle", sostiene Pedro Mas, fundador, junto a Antonio Fimia y Bernardo Hernández, de este proyecto que busca recursos financieros para aumentar su proceso de producción.

"Nuestra holografía tiene un enfoque transversal y se puede aplicar a la medicina, a la encriptación de datos, a la seguridad y defensa, a la eficiencia energética o incluso para dispositivos de identificación. Como somos una startup, nos hemos focalizado, por ahora, en la eficiencia energética".

Sus avances han conseguido filtrar luz de las cédulas fotovoltaicas y que genere más energía. "También hacemos controladores solares, donde, gracias a la holografía, podemos concentrar la luz en puntos muy pequeños y llegamos a tener niveles de iluminación muy grandes. Conseguimos que a la fotocédula solo le llegue la luz que le sirve y en mayor cantidad para generar mayor electricidad", explica. Y esto mismo lo aplican como aislamiento térmico, por ejemplo, en ventanas.

Odyssey Robotics

Guiado por visión artificial para vehículos industriales

Un día, arando, Javier Martínez, ingeniero mecánico que había trabajado desarrollando máquinas de control numérico, tuvo tiempo para pensar en si sería posible hacer que una máquina arara de forma autónoma. "Investigué el mercado y vi que la agricultura autónoma ya llevaba tiempo 'inventada'. Pero, me llamó la atención que la clave no era ni la máquina ni la automatización, que ya existían, sino el guiado de esas máquinas, que implica un desarrollo muy complejo. Me centré en ese aspecto y estudié el posicionado láser y el posicionado por balizas de radio. Pero, pensé que era más práctico usar lo que usan las personas cuando caminan: la vista", subraya Martínez, fundador de Odyssey Robotics, que ya ha ganado varios galardones: el 1º Premio global Santander YUZZ/Explorer 2017 y el 1º Premio 6º Edición Maratón de creación de empresas UMH.

Martínez empezó a empaparse de las técnicas de visión artificial. Elaboró un prototipo de guiado por visión e hizo pruebas. Contactó con varios fabricantes de maquinaria industrial, pero descubrió que no era el momento de vender robótica a la agricultura. A través de una empresa industrial, conoció el concepto AGV (vehículo de guiado automático) y empezó a desarrollar el sistema de guiado por visión artificial para este tipo de vehículos para almacenes. "Diseñé un modelo a escala, lo probamos y el resultado fue muy satisfactorio. Ahora, trabajamos con inteligencia artificial aplicada a la visión artificial y le damos a las máquinas capacidades para que carguen y descarguen camiones lateralmente de forma autónoma", destaca.

Muon Systems

Mantenimiento de equipos industriales a través de la tomografía muónica

Utilizan la tomografía muónica para el mantenimiento de equipos industriales, sobre todo, aquellos que son críticos para el proceso productivo como tuberías, calderas o altos hornos. ¿Y qué es eso de la tomografía muónica?

"Hay equipos que no se pueden parar porque son críticos para el proceso de producción y además, presentan condiciones extremas en su interior de humedad, presión, etc., que hacen que sufran cambios y desgastes. Para medir esos desgastes, muchas veces, es necesario hacer paradas preventivas para ver en qué condiciones está el interior de esos equipos y después, reiniciar todo el proceso. Eso lleva asociado un alto coste tanto económico como energético, sobre todo, si las paradas son imprevistas cuando se sospecha que algo malo está pasando o que puede pasar", explica Carlos Díez, fundador, junto a Pablo Martínez y Pablo Gómez, de Muon Systems, que han desarrollado una solución que mide desde el exterior cuáles son los espesores internos de esas máquinas para saber en qué estado se encuentran.

Para ello, "utilizamos los muones, que son unas partículas con una masa mayor que la de un electrón y que se generan de forma natural en las capas altas de la atmósfera y llegan a la superficie de la tierra con un alto poder de penetración. Atraviesan casi todo lo que se pone a su paso, llegando hasta 800 metros por debajo del subsuelo. Cuando un muón atraviesa un objeto, interacciona con él. Va a mucha velocidad y cuando atraviesa un objeto se desvía de su trayectoria inicial y además pierde energía. La desviación depende mucho de la densidad del objeto. Con esto y con un algoritmo de reconstrucción, generamos una imagen tridimensional del objeto y medimos su espesor sin necesidad de contacto físico con el interior".

Neosentec

Para crear contenidos propios de realidad aumentada

Para ir abriendo mercado, decidieron desarrollar sus propios productos y lanzarlos al mercado. "Eso nos sirvió para darnos visibilidad y conseguir recursos de tesorería para financiar nuestro motor de desarrollo".

Así recuerda Pedro Javier Sáez los inicios, junto a Carlos González y Pablo Soto, de su proyecto Neosentec, que ofrece soluciones de realidad aumentada a través de su propio motor de desarrollo, llamado Onirix.

"Con él conseguimos que cualquier empresa sea capaz de crear sus propios contenidos de realidad aumentada sin necesidad de tener conocimientos previos y de una forma rápida, fácil y a un precio asumible".

Cuando empezaron en 2014, el mercado de la realidad aumentada estaba muy poco maduro. "Todavía no había interés por parte de las empresas. Decidimos aprovechar Onirix para crear productos propios", apunta Sáez.

El más destacado fue Lazzus, una app para discapacitados visuales, que les ayuda a saber lo que hay allí donde apuntan con su dispositivo móvil. "Este producto fue un éxito. Tuvo varios premios. Conseguimos inversión e hicimos una spin-off, y ya funciona de forma independiente. Luego, hicimos otro para llevar la realidad aumentada a los museos a través de visitas guiadas, que se llamó GuiARt. El primero en utilizar esta tecnología fue el Museo de Bellas Artes de Asturias".

En 2016, empezaron con proyectos sobre marketing experiencial para empresas y, en 2017, con desarrollos de realidad aumentada para la industria 4.0 con grandes empresas como Unilever, ThyssenKrupp o TSK. A la espera de conseguir un Neotec del CDTI y financiación privada, en mente tienen ampliar el equipo.

"Ofrecemos Onirix de manera interna a las empresas y, con los recursos que consigamos, pasaremos a SaaS, para ser más escalables", subraya Sáez.

CFZ Cobots

Brazos robóticos para la industria 4.0

Decidieron invertir sus más de 20 años de experiencia en el mercado maduro de la automatización industrial para poner en marcha, en 2017, CFZ Cobots, empresa de soluciones tecnológicas. "Con toda esa experiencia, tuvimos la posibilidad de entrar en el mundo de la robótica colaborativa y decidimos emprender", recuerda Borja Coronado, fundador, junto a Paco Felici y Antonio Zafra, de esta empresa, ubicada en el Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández, de Elche (Alicante), que se está enfocando en los todos los periféricos de los robots colaborativos.

"Comercializamos una serie de materiales, tanto hardware como software, de varios fabricantes internacionales. Nos apoyamos en ingenierías para aportar valor a los clientes. Estas herramientas se están utilizando, en primera instancia, en el mercado de la automoción. Por ejemplo, los fabricantes de automóviles las están integrando. El siguiente anillo son los proveedores de componentes para automoción. Y a partir de ahí, se está extrapolando a otros sectores, como el del plástico, alimentación, el de la madera o incluso sectores no industriales como clínicas".

Coronado destaca las ventajas de implantar estas tecnologías en un proceso: "Básicamente, primera, el retorno muy rápido de la inversión. Segunda, flexibilidad y personalización en cuanto a producción. Tercera, son muy compactos. Y cuarta, son muy fáciles de programar. Ya no asustan al cliente".

Optimus 3D

Fabricación aditiva para mejorar los procesos

Si se puede diseñar, lo podemos fabricar. Ese es el lema de la empresa Optimus3D, fundada por Fernando Oharriz y Alberto Ruiz de Olano, que desde hace varios años se dedican a la fabricación aditiva, y dan servicio a empresas de máquina-herramienta, automoción, aeroespacial y salud.

"Dentro de la fabricación aditiva, nos hemos especializado en las más maduras y más avanzadas, en aquellas que tienen aplicaciones reales para clientes reales. Así, trabajamos con materiales como el titanio, los polímeros de todo tipo y con algunas resinas. El valor añadido que le aportamos a nuestros clientes es que todas estas tecnologías y la ingeniería que hay detrás, que es mucho más importante casi que la propia tecnología aditiva, permite un complemento a todas las tecnologías tradicionales para llegar allí donde no se llegaba antes, es decir, con el mecanizado o la fundición hay geometrías que no son fabricables por su complejidad o por otros factores, y con la tecnología de fabricación aditiva, esas geometrías se convierten en fabricables, con lo que conseguimos complementar, y nunca eliminar, soluciones que había hasta ahora en el mercado industrial", afirma Oharriz, que tienen como socio a la multinacional del sector de la automoción RPK.

Empezaron trabajando con una máquina de polímeros y ya tienen seis, con las que pueden hacer piezas complejas de titanio para, por ejemplo, empresas del sector de la aeronáutica.

Useful Wastes

Reutilización de los residuos desalados

El objetivo de Useful Wastes, fundada por dos ingenieros agroalimentarios, Cristina Varona y Ricardo Martínez, es solucionar dos de los problemas que más castigan al sector agrícola: el deficit hídrico, por un lado, y la contaminación producida por las explotaciones agrícolas, por otro.

"Ofrecemos un sistema novedoso, registrado como modelo de uso por la oficina de patentes, para la reutilización de los residuos procedentes de desaladoras agrícolas. De manera, que los agricultores pueden desalar agua para el riego evitando los problemas medioambientales que provocan los vertidos", afirma Varona.

Con sus investigaciones, han conseguido transformar los residuos de desalinizadoras para crear agua a menor coste y convertir los residuos generados en otros productos con alto valor comercial. "Imagina que en un proceso de ósmosis inversa (para desalinizar el agua), las agroalimentarias utilizan 100 m3 y solo aprovechan 50, que son los que tienen menos sales para su proceso de fabricación de sus productos, y el resto lo desechan. Nosotros reaprovechamos todo eso y transformamos la salmuera en nuevos recursos".

Useful Wastes, ubicada en Tudela (Navarra), fue seleccionada por Sodena para participar en el programa de aceleración Orizont en su segunda edición (2016/2017) y también recibió una ayuda confinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

VisionQuality

Sistemas automáticos de inspección y clasificación

Cuentan con dos líneas enfocadas a la inspección y clasificación, a través de la visión y la inteligencia artificial, para el sector agroalimentario.

"La primera son máquinas para verificar y evitar problemas en el embotellado. Ya la estamos comercializando para los bodegueros. Y la segunda, con la que llevamos un año de desarrollo, son máquinas para inspeccionar materia prima en gran volumen. Esta segunda línea es con la que podemos tener un mayor valor de mercado porque, aunque, es verdad que las grandes empresas ya utilizan esta tecnología, también es cierto que es muy cara, de fabricación extranjera y poco accesible a la pyme española", asegura Alfredo J. Ferrer, fundador de VisionQuality, que va a potenciar la línea de embotellado en Cataluña, Navarra y La Rioja.

"En la línea de embotellado, tenemos un mercado potencial de 800 bodegas que podrían demandar este tipo de tecnología. Y sobre la segunda, tenemos perspectivas a corto plazo de estar vendiendo, porque nos falta una parte de desarrollo. A partir de ahí, abriremos una segunda fase de desarrollo. Después, trabajaremos con la tecnología espectral, que consiste en analizar imágenes en diferentes longitudes de onda y que, en agroalimentaria, nos permitirá ver defectos en los productos imposibles de detectar de otra forma".

Publicidad - Sigue leyendo debajo