Baluwo: la startup que ayuda a los emigrantes a gestionar sus remesas de dinero

Les ofrece la posibilidad de que sus familiares compren directamente en sus países de origen

image
Baluwo

Josep Arroyo se considera multiemprendedor. Tras vender su ‘penúltimo’ proyecto a una compañía norteamericana, comenzó a buscar ideas para un nuevo proyecto. "Empecé a localizar problemas, porque detrás de un problema siempre hay clientes. Recordé que uno de mis antiguos empleados, que era de Gambia, enviaba dinero a su familia. Analizando ese entorno, descubrí varios problemas. Uno, que el coste de las remesas era bastante alto, y dos, que había una falta de control", recuerda.

Arroyo habló con emigrantes que le contaban que enviaban una parte importante de sus sueldos y que un porcentaje alto no se utilizaba de forma correcta. "Cuando hablaba con ellos me decían que hacían un esfuerzo enorme para enviar una parte importante de sus sueldos de está el 40% y que, a mediados de mes, sus familiares les llamaban porque necesitaban más dinero".

Arroyo estuvo más un año y medio analizando el entorno y decidió validar su modelo de negocio en un país pequeño como Gambia. "Mi idea pasaba por, en lugar de que enviaran directamente dinero a sus familiares, ofrecerles la posibilidad de que sus familiares pudieran comprar productos de primera necesidad en origen, como comida, electricidad, carga de móviles y materiales de construcción. Para ello, llegamos a acuerdos con unos 40 tenderos de Gambia para cubrir todas las zonas del país, y también con la compañía de teléfonos que opera allí y las agencias de cambio de divisas. Lo pusimos en marcha y vimos que la gente lo valoraba muy bien, porque se dieron cuenta que de esta forma existía un mejor control del dinero que enviaban a sus familiares, ya que sabían que ese dinero se iba a destinar a un fin muy concreto".

El siguiente paso fue probar el modelo en Senegal y Nigeria. "Y ahora estamos consolidando bien estos tres países antes de dar el salto a otros países como Ghana, Mali, Camerún, Marruecos y Argelia. Empezamos la prueba piloto siendo cuatro personas y ya somos más de 15", afirma Arroyo.

El procedimiento de Baluwo es muy sencillo: "El emigrante compra. El familiar recibe un SMS con el pedido, que puede ir a recoger a la tienda más cercana a su poblado. El tendero entrega el producto y cobra a través de la agencia de cambio".

Arroyo explica que Baluwo tiene dos tipos de clientes. "Uno que está suficientemente formado y que utiliza medios de pago electrónicos. Por ejemplo, un emigrante que vive en Suecia, que entra en nuestra plataforma y compra productos para sus familiares a través de ella. Y un segundo grupo, que no cree culturalmente en el sistema financiero, que lleva el dinero en el bolsillo, que no tiene tarjeta, o si la tiene, no la utiliza, y envía el dinero a sus familiares a través de un locutorio. En estos casos, el sistema de funcionamiento es muy sencillo: ellos compran, por ejemplo, un saco de arroz para un familiar suyo o un saco de cemento, porque tienen que hacer una obra. Nosotros nos comunicamos con el tendero a través de un SMS, en el que le decimos que una persona va a venir a recoger un saco de arroz que le ha comprado un familiar suyo. Le enviamos otro SMS al familiar con un PIN para que vaya a esa tienda concreta a recoger ese saco de arroz. El familiar le muestra al tendero el PIN para validar la venta y, si es correcto, le entrega el saco de arroz. Luego, cuando todo está correcto, enviamos otro PIN al tendero para que vaya a una agencia de cambio de divisas y allí cobre el precio del saco".

Entre los planes de futuro de Baluwo [que forma parte de nuestra III Lista Emprendedores] está que, "en 2025, el 25% de las remesas, que, en total son 600 millones de dólares a nivel mundial, se haga de forma controlada. Eso quiere decir que el uso será más eficiente. Por ejemplo, el 23% del PIB de Gambia son las remesas. Si eres eficiente en esa gestión, el impacto en el PIB puede ser muy grande. Nosotros estamos favoreciendo el comercio local, porque trabajamos directamente con las tiendas que hay en las aldeas".

Arroyo, que en noviembre de 2017 captó 600.000 euros de financiación de Cabiedes & Partners, SeedRocket 4Founders Capital y G8i, ya trabaja para ampliar la gama de productos que los familiares de los emigrantes podrán comprar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo